InicioPortadaASÍ ABATIERON A “EL CHORE”

ASÍ ABATIERON A “EL CHORE”

*Era el hombre de todas las confianzas de La Chapiza

*Protagonista principal en el “Culiacanazo” para liberar a Ovidio

José Sánchez López/Corresponsalías Nacionales/La Opinión de México

Sinaloa. – Aún estaba obscuro. No era posible apreciar los detalles en uno de tantos parajes de El Dorado, localizado a 50 kilómetros de Culiacán, Sinaloa. Si acaso algunos leves destellos de claridad dejaban ver por instantes las condiciones del terreno y un inmueble, objetivo principal de las acciones.

Con sumo cuidado, un numeroso contingente de soldados y elementos de la Guardia Nacional se aproximaban, por entre yerbas y árboles, a una de las bodegas ubicada en la comunidad de Sánchez Celis, en Venustiano Carranza y Vicente Guerrero, en una de las llamadas “yardas” por los lugareños que así denominan a los espacios abiertos donde se resguardan los tráileres.

Los trabajos de inteligencia de meses atrás habían rendido fruto, y se había podido ubicar el sitio exacto donde se ocultaba uno de los principales hombres de confianza de Iván Archibaldo Guzmán Salazar, “El Chapito” mayor.

A las 04.25 horas de la mañana del domingo, cuando aún no clareaba del todo, militares y guardias tenían ya completamente rodeada y cercada la zona. Sólo esperaban la orden superior para actuar.

Faltaban escasos 9 minutos para las cinco de la mañana, cuando vino el mandato. Simultáneamente, tres helicópteros surcaron la zona y echaron sus reflectores hacia la zona para alumbrar el objetivo.

Eso bastó para que de la bodega salieran ráfagas de metralla contra el personal de a pie, que tuvo que parapetarse para no sufrir bajas, al tiempo que respondieron la agresión.

Desde el aire también los artilleros de las naves abrieron fuego contra la bodega.

Uno de los primeros en caer fue Raúl Alberto Carrasco Lechuga, “El Chore”, de 34 años, aproximadamente, y junto con él, al menos siete de sus gatilleros fueron abatidos.

Por parte de los militares y los guardias nacionales no hubo ninguna baja.

Se supo que en la bodega donde se alojan tráileres en tránsito, estaban tres menores de edad que iban al lugar para lavar los camiones, Los jovencitos quedaron atrapados en el fuego cruzado.

A las 05-02 horas, Cecilia, madre de uno de esos jóvenes, recibió el llamado de su hijo Omar, de 17 años de edad, que formaba parte del grupo dedicado al lavado de los tráileres.

Entre gritos y llantos le pedía a su madre que fuera por él, pues estaba en medio de una balacera.

“Me habló llorando, gritando, que fuera por él, porque había llegado gobierno y se había desatado la balacera. Allá está él, es menor de edad. Hay otro niño de 12 y no sé si hay otro de 11”, indicó Cecilia.

-Él me gritaba no me dejes aquí, añadió, y ya cuando gritó, yo le dije: ¿Qué pasó? Ya no me contestó ni nada, nada más gritaba y otro niño también gritaba y se escuchaba que golpeaban los portones.

La balacera se prolongó por más de 40 minutos. Cuando finalmente Cecilia pudo llegar al sitio del enfrentamiento y trató de entrar para saber qué había pasado con su hijo, no se lo permitieron y hasta el cierre de esta edición no había ninguna información oficial respecto a los menores de edad.

Los familiares de los otros menores también desconocen su paradero, al haber perdido toda comunicación con ellos

Tampoco se han proporcionado cifras oficiales de muertos, heridos y detenidos.

QUIÉN ERA «EL CHORE»

“El Chore” o «Choreco», mote despectivo adjudicado por problemas auditivos (sordera), era considerado por las autoridades como uno de los más cercanos a Iván Archivaldo Guzmán, líder de la facción Los Chapitos.

Su nombre cobró fama a partir del “Culiacanazo”, como se le conoce al operativo en el que fue capturado y después liberado Ovidio Guzmán López, El Ratón; hijo del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Carrasco Lechuga, como jefe de seguridad de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, líder del grupo, tenía como misión proteger a los hermanos, aun a costa de su vida para evitar que fueran detenidos. También se le señala de ser uno de los sujetos responsables en coordinar el tráfico de drogas a Estados Unidos.

Como resultado de su destacado desempeño dentro de la organización criminal, le compusieron varios corridos en los que relatan sus andanzas.

En uno de ellos se cuenta la relación que tenía con Iván Archivaldo, la cual data de muchos años atrás, en el que se resalta la lealtad que tuvo para con la Chapiza, quienes le dieron la plaza de El Dorado luego que fue expulsado el clan de “Los Dámaso”.

Unas de las coplas de esas composiciones, dicen:

“Cuando 13 años apenitas cumplí
En la fila de los jefes me iniciaron
Desde entonces la bandera defendí
Con el tiempo las cosas se acomodaron
Y con los Guzmán sigo firme aquí”.

Otro de los corridos, detalla:

“Del nuevo rango y la nueva camada
la camisa la cargo amacizada.
Soy joven, pero tengo la experiencia
y la confianza me la dio la empresa.
A los patrones yo le agradezco
por su amistad de hace tiempo,
yo soy El Chore pa’ que se ubiquen”.

De acuerdo con esta narración, El Chore se habría involucrado con el crimen organizado a muy temprana edad y desde sus primeras incursiones en el grupo delictivo, habría sido cobijado de manera personal por Iván Archibaldo.

El fragmento de una de las canciones que se hizo viral, fue el siguiente:

“Lleno de orgullo yo les presumo,
al jefe Iván no lo iguala ninguno.
‘La MB’, así le apodaron
y ahorita se las voy descifrando,
‘La Mera V…’, pa’ que lo sepan,
mis respetos pa’ Los Chapos
por el apoyo que me brindaron,
nunca voy a defraudarlos”.

Esa turbulenta vida llegó a su fin el pasado domingo, al ser abatido por las Fuerzas Federales; hasta ahí llegaron las correrías del apodado Chore, mano derecha del Chapito.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados