InicioNacionalCAMPECHE: 521 MDP A EMPRESAS AMIGAS

CAMPECHE: 521 MDP A EMPRESAS AMIGAS

 

* Alejandro Moreno  y su sustituto Carlos Miguel Aysa González cerrará el sexenio con “broche de oro” en cuanto al despilfarro de recursos públicos se trata, con la obra faraónica de la Ciudad Administrativa , donde  se han gastado 521 millones pesos, y todo parece indicar que no lograrán concluirla

*La Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e Infraestructura ha apapachado con esta inversión a las empresas predilectas del sexenio, entre las que destacan las compañías de la familia Gordillo, pero también otras ligadas a constructores favorecidos por los anteriores gobiernos priístas.

*El proyecto del nuevo conjunto gubernamental inició el año pasado en plena contingencia sanitaria, ha costado 521 millones 238 mil 315 pesos, 46% más de lo que se destinó a toda la Secretaría de Salud en 2020

Redacción /Sol Campeche/ La Opinión de México 

Campeche. – La administración de Alejandro Moreno Cárdenas y su sustituto Carlos Miguel Aysa González cerrará el sexenio con “broche de oro” en cuanto al despilfarro de recursos públicos se trata, con la obra faraónica de la Ciudad Administrativa en la que ya se han gastado más de 521 millones pesos, y todo parece indicar que no lograrán concluirla a escasos dos meses para que entreguen el poder.

El millonario proyecto que será un nuevo conjunto de oficinas para dependencias ubicadas en la capital, deja en claro que la prioridad del gobierno del estado no ha sido la salud de los campechanos, puesto que su construcción inició justo en los meses más complicados de la pandemia de COVID-19 durante el 2020, por lo que el presupuesto que se ha repartido entre los constructores favoritos bien pudo aplicarse en el precario sistema de salud estatal.

La Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) registra que hasta el momento se han efectuado un total de 31 contratos para la edificación de la Ciudad Administrativa, por un monto total de 521 millones 238 mil 315 pesos; 11 han sido procedimientos de licitación pública, 12 mediante invitación restringida a cuando menos tres personas y ocho se han celebrado mediante la modalidad de adjudicación directa.

El monto erogado es superior a lo que se destinó a la Secretaría de Salud en todo 2020, pues esta dependencia ejerció 356 millones 582 mil 74 pesos, pero la prioridad para Aysa González fue contar con nuevas oficinas en lugar de invertir en un mejor combate a la contingencia sanitaria en la entidad.

Como es costumbre, la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e Infraestructura (Seduopi) ha apapachado con esta inversión a las empresas predilectas del sexenio, entre las que destacan las compañías de la familia Gordillo, pero también otras ligadas a

constructores favorecidos por los anteriores gobiernos priistas.

Atrasado y sin beneficio

Además del evidente retraso en la construcción, el costo-beneficio de la Ciudad Administrativa también está en duda, los trabajos iniciaron el año pasado y aunque en fotos el titular de la Seduopi, Edilberto Buenfil Montalvo, ha presumido que se lleva un 70 por ciento de avance, lo cierto es que parece poco probable que el edificio pueda ser ocupado antes del próximo 15 de septiembre, último día de la administración priista, esto aunque pretenden que sean ocho dependencias las que se muden a la nueva ubicación.

Por su parte, a inicio de este año el titular de la Secretaría de Planeación (Seplan), Tirso García Sandoval, justificó el gasto al afirmar que con esta construcción se dejará de pagar por el arrendamiento de oficinas para dependencias que no cuentan con su propio edificio, lo que significará un ahorro anual cercano a los 30 millones de pesos.

No obstante, las declaraciones del secretario de Seplan exhiben que la faraónica Ciudad Administrativa no es redituable, pues al dividir el supuesto ahorro para el gobierno del estado en pago de rentas por 30 millones de pesos anuales, entre los 521 millones que se han gastado hasta el momento, resulta que el nuevo edificio se pagará hasta dentro de 17 años, harán falta casi tres sexenios para que se recupere la inversión con lo que se ahorranen el arrendamiento de inmuebles en la capital.

A todo ello hay que agregar que todavía es un misterio cuáles serán las dependencias que serán trasladarán a este nuevo conjunto gubernamental, se habla de entre siete u ocho, loque implicará un gasto extra para el equipamiento de mobiliario, cómputo y otros enseres que se requieran, lo que sólo aumentará aún más el costo de este proyecto quepresuntamente era para generar un ahorro.

Faltando dos meses para el cambio de gobierno, no se ha realizado licitación alguna respecto al equipamiento necesario de las nuevas oficinas, ni se ha avisado a ninguna dependencia para que comience la preparación de la mudanza.

El pueblo paga

Aunque la Ciudad Administrativa inició bajo la gestión del sustituto Carlos Miguel Aysa González, el proyecto ya estaba planeado un año antes de que “Alito” Moreno dimitiera del cargo; el 18 de mayo de 2018 se firmó el primer contrato de este proyecto, con el expediente SEDUOPI/SOP/AD/058/2018 se entregó mediante adjudicación directa la elaboración de un estudio de pre inversión y zonificación a la empresa Barreiro Construcciones S.A. de C.V., por 580 mil pesos.

Sin embargo, la iniciativa quedó en pausa, fue hasta 5 de marzo del 2020 cuando se firmó el contrato SEDUOPI/SOP/AD/006/2020 por adjudicación directa para el proyecto ejecutivo de la Ciudad Administrativa, a favor de la empresa Bi-Tec Arquitectos S.A. de C.V., por 19 millones 720 mil pesos.

Cabe mencionar que de todo el presupuesto, el 77 por ciento se erogó durante 2020 con más de 400 millones de pesos, lo cual superó el presupuesto de dependencias como laSecretaría de Salud.

Entre los montos más elevados se encuentran Construcciones y Conservaciones Calakmul, de Jorge Manuel Gordillo Coral, recibió 9 millones 28 mil 185 pesos para la construcción

de zapatas para el núcleo de cimentación del edificio 4, expediente "SEDUOPI/SSOP/PE/E13/2020PARTIDA 1.- APOYO II, el 20 de mayo.

También para este grupo familiar, a través de Constructora Gordillo S.A. de C.V., les correspondió el contrato SEDUOPI/SSOP/PE/E17/2020 por 228 millones 65 mil 934 pesos, para la construcción del edificio 4 a base de estructura metálica, firmado el 19 de junio del año pasado.

El 29 de julio se entregaron 53 millones 236 mil 702 pesos a Manuel de Jesús Gordillo Zepeda, con el contrato SEDUOPI/SSDU/PE/005/2020 para la construcción de la avenida de acceso a la ciudad administrativa, desde la intersección con la avenida Lázaro Cárdenas hasta la avenida Maestros Campechanos.

La empresa M Industria S.A. de C.V. cobró 36 millones 765 mil 361 pesos por el suministro y colocación de cancelería de aluminio y cristal en las fachadas del edificio 4 con el expediente SEDUOPI/SSOP/PE/E23/2020.

Constructora Gordillo recibió un segundo contrato por 26 millones 158 mil 999 pesos, expediente SEDUOPI/SSOP/PE/E13/2021 para la fabricación, suministro, instalación ypuesta en operación de ascensores de servicio en cilindros 2, 2-A y 3, además de escaleras eléctricas del edificio 4.

Corporativo Empresarial HC S.A. de C.V. cobró 28 millones 121 mil 973 pesos para la construcción de la red eléctrica para la línea de interconexión de agua potable, contrato SEDUOPI/SSOP/PE/E12/2021.

Proyectos y Servicios Peninsulares S. de R.L. de C.V., 28 millones 520 mil 332 pesos para el suministro, instalación y puesta en operación del sistema de aire acondicionado del edificio 4, contrato SEDUOPI/SSOP/PE/E14/2021

Para Proyectos Eléctricos del Sureste S.A. de C.V. se entregaron 36 millones 309 mil 126pesos para el suministro y puesta en operación de subestaciones compactas, plantas de emergencia y ramales de media tensión con el contrato SEDUOPI/SSOP/PE/E15/2021.

Esto sólo por mencionar los procedimientos más caros, en total se trata de 31 contratos con un monto que asciende a 521 millones 238 mil 315 pesos sólo para el cascarón de la Ciudad Administrativa, pues todavía hará falta el equipamiento del edificio.

El tiempo se agota para la administración de Moreno-Aysa, y se corre el riesgo de que este proyecto quede como un “elefante blanco” de fin de sexenio, uno que representará el despilfarro en tiempos de la pandemia, todo por cumplir un capricho con la justificación de que se generará un supuesto ahorro que será redituable hasta dentro de 17 años.

 

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados