InicioNacionalCAMPECHE: DESVÍAN 3,900 MILLONES

CAMPECHE: DESVÍAN 3,900 MILLONES

*La ASF detectó que la administración de Alejandro Moreno y Carlos Miguel Aysa desvió, mal ejerció, no comprobó, ni justificó recursos federales entre 2016 y 2019, afectando principalmente la atención a la salud de los campechanos

*También hay anomalías detectadas en el ejercicio de recursos para la remodelación de la Concha Acústica, el centro de San Román y la Casa del Adulto Mayor, una de las denominadas “mega-obras” de “Alito” Moreno, donde se malgastaron 63.6 millones de pesos

*Lo más grave: cuentan con señalamientos en el ejercicio de 616.2 millones correspondientes al Seguro Popular y al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, que dejaron sin la debida atención de salud a los campechanos, en estos tiempos de emergencia sanitaria por el Covid-19

Redacción/Sol Campeche/ La Opinión de México 

Campeche. – La administración estatal de Alejandro Moreno Cárdenas y Carlos Miguel Aysa González tiene pendiente por aclarar, justificar o devolver cerca de tres mil 900 millones de pesos a la hacienda pública federal, por irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entre los años 2016 y 2019.

De acuerdo con las estadísticas de la ASF, expuestas en su sitio de Internet, hasta el 14 de abril del 2021, los gobiernos de Alejandro Moreno y Carlos Miguel Aysa tienen por aclarar, devolver o justificar, al menos tres mil 895 millones 700 mil pesos de recursos federales mal ejercidos.

El organismo fiscalizador federal ha señalado en las cuentas públicas de los últimos cuatro años revisados las millonarias cantidades ejercidas irregularmente por Moreno Cárdenas y su sustituto, Aysa González, principalmente la no comprobación ni justificación de cerca de tres mil millones de pesos de las participaciones federales en el año 2018.

Pero esto no ha sido todo, también hay anomalías detectadas en el ejercicio de recursos para la remodelación de la Concha Acústica, el centro de San Román y la Casa del Adulto Mayor, una de las denominadas “mega-obras” de “Alito” Moreno, donde no se utilizaron correctamente 63.6 millones de pesos.

“Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 63 millones 617 mil pesos, más los rendimientos financieros generados desde su disposición hasta su reintegro a la Tesorería de la Federación (Tesofe), por realizar dos obras que no se encuentran terminadas, debido a que sufrieron cambios en las metas programadas con respecto a los proyectos autorizados”, dictaminó la ASF.

Y lo más grave es que cuentan con señalamientos en el ejercicio de 616.2 millones correspondientes al Seguro Popular y al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (Fassa), que dejaron sin la debida atención de salud a los campechanos, en estos tiempos de emergencia sanitaria por el Covid-19.

“Alito” Moreno y Aysa mal utilizaron 465 millones 900 mil pesos del Fassa y 150 millones 300 mil pesos del Seguro Popular, entre el 2016 y el 2019, afectando los servicios de salud que estaban obligados a proporcionar a los campechanos.

En repetidas ocasiones los pobladores de Campeche se han quejado de la mala calidad en el servicio de salud, de la falta de medicamentos, material y equipo para atenderlos, especialmente ahora con la pandemia provocada por el Coronavirus SARS-CoV-2.

En 2016, 122.7 millones pendientes

En la cuenta pública del 2016 la ASF aplicó 16 auditorías a la administración estatal, en las que determinó irregularidades en el manejo de 181 millones 700 pesos, de los que ya recuperó 53 millones 200 mil pesos, se aclararon cinco millones 200 mil pesos, están en procedimiento resarcitorio tres millones y le faltan por aclarar, devolver o justificar 122 millones 700 mil pesos.

De esta cantidad pendiente, un millón 500 mil corresponden a los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, pues la Auditoría determinó la falta de 29 millones 200 mil, fueron recuperados 26 millones 200 mil y aclarados un millón 500 mil.

“En el ejercicio de los recursos del Fassa, la Entidad Fiscalizada registró inobservancias a la normativa, principalmente en materia de destino de los recursos y servicios personales, así como de la Ley de Coordinación Fiscal”, dictaminó la Auditoría.

En la revisión al Seguro Popular, el organismo fiscalizador encontró anomalías en el ejercicio de 113.8 millones, pero antes de entregar su resultado, el Gobierno Estatal aclaró o devolvió 41.7 millones. Igualmente halló un subejercicio por 5.7 millones de pesos.

Ahora, el Gobierno de “Alito” tiene por aclarar, devolver o justificar 72 millones 100 mil pesos del Régimen Estatal de Protección Social en Salud (REPSS), pues solamente se logró la recuperación de 100 mil pesos de los 72 millones 200 mil pesos observados por la ASF.

Aquella vez, la ASF dictaminó que “la Entidad Fiscalizada incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente en materia de transferencia de recursos, registro e información financiera de las operaciones y destino de los recursos, ya que el REPSS en Campeche realizó transferencias a una cuenta bancaria del Indesalud, donde se administraron recursos del FASSA 2016 por 64 millones de pesos” y no se acreditó su ejercicio en los objetivos del Seguro Popular 2016.

También observó “un importe de ocho millones 74.8 mil pesos, por destinar recursos de la cuota social 2016 para el pago de mantenimiento de equipo médico de ejercicios fiscales anteriores; 69.2 mil pesos, por realizar pago de intervenciones que carecen de contrato correspondiente; y 39.8 mil pesos, por destinar recursos de la Cuota Social 2016 para el pago de intereses en la presentación extemporánea de los pagos al ISSSTE y Fovissste”.

En 2017, 299 millones por aclarar

En la cuenta pública del 2017, el Gobierno de Campeche tiene pendientes 299 millones de pesos de los recursos federales otorgados a la Entidad, como detectó en 24 auditorías el organismo fiscalizador, que determinó la falta de 481 millones 900 mil pesos, de los cuales ya recuperó un millón 100 mil pesos y se aclararon 181 millones 700 mil pesos.

De los recursos no aclarados por la administración de Moreno Cárdenas, 117 millones corresponden al Fassa, de los cuales se habían determinado anomalías en el ejercicio de 121 millones 200 mil pesos, pero ya se aclararon cuatro millones de pesos.

En el Seguro Popular, la ASF detectó también que faltó por justificar 15 plazas “de la plataforma que hubieran laborado en alguna área médica de los Servicios de Salud, lo que representó un monto de 4.2 millones de pesos”. La administración estatal logró entregar documentación antes de terminar la revisión para justificar a estos trabajadores no encontrados.

Asimismo, “no fueron localizadas en la visita física ni justificadas 13 personas en sus áreas de adscripción, que representan un monto de 1.5 millones de pesos”, pero igual que en el caso anterior, se entregó documentación para justificarlas.

Adicionalmente, este año la administración de “Alito” Moreno desvió cerca de 158 millones de pesos del Programa de Fortalecimiento Financiero (Fortafin), por hacer aportaciones a las universidades autónomas del Carmen y de Campeche, y al Seguro Popular, y 21 millones 700 mil pesos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo (Fone), por pagar indebidamente salarios a trabajadores de la Secretaría de Educación (Seduc) y comisionados a su servicio y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

En el 2018, 3,430 millones sin comprobar

En la cuenta pública del 2018, la gestión de Alejandro Moreno mal ejerció tres mil 477 millones 600 mil pesos, detectados por la Auditoría Superior de la Federación en las 23 auditorías realizadas, de los que sólo se recuperaron 900 mil pesos, se aclararon 45 millones 700 mil pesos y faltan por recuperar o aclarar tres mil 430 millones 900 mil pesos.

Resalta la determinación de la ASF para que la administración de Alejandro Moreno aclare, justifique o devuelva dos mil 941 millones de pesos de las participaciones federales recibidas en el 2018, por “no presentar documentación comprobatoria y justificativa del gasto”.

“En el ejercicio de los recursos, el Estado incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente en materia de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, del Código Fiscal de la Federación y de otras disposiciones de carácter

Local”, precisó.

En el dictamen se concluyó que el Gobierno del Estado de Campeche “no realizó una gestión eficiente y transparente de las Participaciones Federales a Entidades Federativas 2018, apegada a la normativa que regula su ejercicio”, y constató que “los objetivos de las Participaciones Federales se cumplieron parcialmente, ya que no se presentó documentación comprobatoria y justificativa del gasto de la Secretaría de Finanzas y 73 ejecutores”.

Además, el Gobierno Estatal tiene pendiente por explicar el destino de 339 millones 100 mil pesos, que corresponden a recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, de los que se habían observado 378 millones 700 mil pesos, pero ya se aclararon 39 millones 700 mil pesos.

“En el ejercicio de los recursos, el Gobierno del Estado de Campeche incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente en materia de transferencia de recursos, registro e información financiera de las operaciones, destino de los recursos, servicios personales y adquisiciones, control y entrega de bienes y servicios, así como de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios”, expuso la Auditoría.

Otras de las observaciones fue que “el Indesalud abrió una cuenta bancaria productiva dentro del plazo establecido en la norma para la recepción de los recursos del Fassa 2018; sin embargo, existieron recursos que fueron transferidos a otras cuentas pagadoras de nómina y de impuestos federales para el pago correspondiente, en las que se mezclan con recursos de otros fondos y programas”.

Asimismo, en la revisión al Seguro Popular, la ASF detectó el desvío de 51 millones 400 mil pesos, pues la administración de Alejandro Moreno hizo pagos improcedentes por 3.3 millones de pesos e intentó comprobar gastos con facturas del 2017 por 48 millones de pesos.

En el 2019, 42.9 millones por recuperar

En la cuenta pública del 2019, a la entrada del Gobernador sustituto, Carlos Miguel Aysa, no hubo cambio alguno, pues ese año hubo 22 auditorías, las que revelaron que hacían falta 43 millones 100 mil pesos y sólo se lograron recuperar 200 mil pesos.

De esta cantidad, ocho millones 400 mil pesos corresponden a recursos del Fassa, de los que sólo se recuperaron 200 mil pesos y, por lo tanto, faltan por recuperar o aclarar ocho millones 200 mil pesos.

El organismo fiscalizador determinó que, “en el ejercicio de los recursos, el Gobierno del Estado de Campeche registró inobservancias a la normativa, principalmente en materia de destino de los recursos, servicios personales y adquisiciones, control y entrega de bienes y servicios, así como de la Ley General de Contabilidad Gubernamental y de la Ley de Coordinación Fiscal”.

Específicamente, detalló que “cinco millones cuatro mil 900 pesos, más los rendimientos financieros generados desde su disposición hasta su reintegro a la Tesorería de la Federación, fueron por los pagos por concepto de las percepciones denominadas ‘Compensación Comunidades de Bajo Desarrollo’, a 56 trabajadores, de los que no se proporcionó la autorización y validación, ni de las unidades médicas por parte de la Secretaría de Salud; asimismo, no se comprobaron los mecanismos para determinar que los centros de trabajo se localizan en comunidades geográficamente dispersas o de bajo desarrollo, ni se proporcionó la documentación que acredite que el personal cumplió con los compromisos establecidos en los lineamientos del programa de estímulos”.

Otros 256 mil 250.60 pesos fueron observados “por los pagos con recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud 2019 a dos proveedores, de los que no se acreditó la prestación de servicios de limpieza y servicios de mantenimiento de automóviles”.

Del Seguro Popular falta por aclarar el uso de 26 millones 800 mil pesos, de los 26 millones 900 mil pesos que la ASF observó al Gobierno Estatal.

Estas inobservancias, agregó, fueron “por realizar pagos de pasivos que corresponden al Ejercicio Fiscal 2018; por realizar pagos de tres trabajadores que no acreditaron el perfil por el cual se les pago durante el Ejercicio Fiscal 2019; por el pago a siete trabajadores de los que no se justificó ni se presentó documentación que avale su ausencia en el centro de trabajo, y por el pago en exceso al importe convenido de un trabajador y por pagos no considerados en el contrato de dos trabajadores”.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados