InicioNacionalCAMPECHE: FRAUDE DE LAYDA

CAMPECHE: FRAUDE DE LAYDA

*Fue destituido el delegado del Infonavit, Rafael Lezama, a petición de la candidata de Morena por negarse a utilizar la dependencia para la campaña de la candidata a gobernadora

*Más de 72 familias viven en la zozobra, al haber adquirido sus viviendas en el fraccionamiento Residencial Carzabela, megaproyecto inmobiliario de la constructora Sakbé, propiedad del exgobernador Abelardo Carrillo Zavala

Redacción/ Sol Campeche/ La Opinión de México 

Campeche. – Hasta ahora, más de 72 familias viven en la zozobra, al haber adquirido sus viviendas en el fraccionamiento Residencial Carzabela, megaproyecto inmobiliario de la constructora Sakbé, propiedad del exgobernador Abelardo Carrillo Zavala, por el cual fue destituido el exdelegado del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), Rafael Lezama Minaya.

Luego de ser renunciado, Lezama Minaya denunció que, para su salida, habían intervenido allegados a la candidata de Morena a la Gubernatura, Layda Sansores San Román, específicamente el subdelegado de Programas Federales, José Cardozo Rivero, vinculado al exsenador panista encarcelado, Jorge Luis Lavalle Maury, ante su negativa de avalar el fraudulento fraccionamiento.

Todo comenzó el 31 de julio del 2018. La Unidad de Comunicación Social del Gobierno de Alejandro Moreno Cárdenas informó sobre la presentación del desarrollo inmobiliario Carzabela Campeche: “el Gobernador @alitomorenoc y el Dir. Gral. del @Infonavit, @davidpenchyna, en la presentación del desarrollo inmobiliario "Carzabela #Campeche&quot, donde se proyecta invertir más de 283 millones de pesos y generar más de mil empleos directos e indirectos. Se construirían mil 116 viviendas”.

Entre las fotos de ese día, se ve a David Penchyna explicando el gasto que se haría para edificar el residencial y, en otra, a Moreno Cárdenas, atento a lo que decía el funcionario priista; a Carrillo Zavala, distraído; así como al titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e infraestructura (Seduopi), Edilberto Buenfil Montalvo, y al entonces Alcalde de Campeche y ahora Secretario Estatal de Protección Civil, Edgar Hernández Hernández, quien otorgó los permisos para la edificación de este residencial.

El exdelegado del Infonavit declaró que para la construcción del fraccionamiento, la institución federal otorgó 50 millones de pesos para los permisos y la urbanización del terreno.

Aseveró que Carrillo Zavala es el responsable de las irregularidades en el lugar, porque es el encargado del Grupo Carzabela, al que pertenece la Constructora Sakbé, que ahora se niega a reconocer las deficiencias, y fue a la que se frenó que fuera sancionada, con su salida del Infonavit.

El 25 de febrero pasado fue destituido Rafael Lezama y el tres de marzo dio a conocer que al no querer utilizar el Infonavit para la campaña de la candidata de Morena, fue hostigado por el Subdelegado del Gobierno Federal, José Cardozo.

“La semana pasada fue notificada mi baja como representante del Infonavit en Campeche por razones ajenas a mi desempeño profesional, porque desde el mes de diciembre del año pasado estuve siendo objeto de acoso laboral y presiones para favorecer a la precandidata Layda Sansores”, subrayó en conferencia de prensa.

Dijo que su salida la pide Layda Sansores, a solicitud de Abelardo Carrillo Zavala, y pidió recordar que fue por “un fraccionamiento que causó muchos problemas, de hecho, sigue causando”, el Carzabela, ya que durante el tiempo que fue delegado, documentó los perjuicios a sus acreditados.

La constructora argumenta que no tienen los recursos para poder cumplir con las mejoras de los departamentos, mientras más de 72 trabajadores continúan con un panorama incierto, por el que no debían pasar, pues sólo querían un lugar dónde establecer su hogar.

NUEVA DELEGADA DICE IGNORAR TODO DE CARZABELA

Este 12 de abril, tras manifestarse una semana frente a las oficinas del Infonavit, los vecinos de Carzabela, ubicado entre la calle Cooperativa Kalá y la calle Mónaco de la Colonia México, fueron atendidos por la actual delegada, Nayely Guadalupe Balam Chan, quien negó conocer todo sobre el fraccionamiento.

“Dice que no es algo seguro que se vaya a revertir el crédito, ella dice que lo que procede es que harán un levantamiento, departamento por departamento, con un especialista, para saber si realmente las viviendas presentan daños, para saber si se puede revertir o no, ya se está dejando al aire; si en el reporte el especialista dice que mi casa no tiene ningún daño, me voy a chingar, porque me la tengo que quedar”, expresó una de las afectadas, Cynthia Che.

Manifestó que esto le deja un mal sabor de boca, porque quiere decir que la lucha que empezaron hace un año no ha servido de nada, dado que este 13 de abril, en rueda de prensa, dijeron haber entregado un documento a la delegada, en el que se detallan cronológicamente las acciones que han realizado y, cómo el proyecto que se presentó en el 2018, ante el Gobernador de ese entonces, Alejandro Moreno, y el Alcalde Edgar Hernández, fue totalmente cambiado, y ninguna de estas autoridades dijo nada.

“Es un proyecto de mil 116 viviendas construidas con bloques de 15 centímetros, pero sobre la marcha van haciendo los cambios, sustituyendo el concreto con hielo seco, sustituyendo los muros de 15 por los de 10 centímetros, todo eso sin hacerlo con previa autorización”, denunció.

El 12 de abril, previo al diálogo con Balam Chan, el Infonavit emitió un comunicado en el que informó que ya había firmado un convenio de colaboración con la empresa administradora del conjunto habitacional, además de que crearon “un plan de trabajo para solucionar dichas afectaciones”.

El boletín de prensa agregó que el convenio establece que la empresa administradora estará obligada a realizar las reparaciones que sean necesarias, así como a atender los vicios ocultos de las viviendas, a través de una constructora que habrá de ser designada por el Infonavit, con el objetivo de ofrecer a las y los trabajadores una vivienda adecuada y en condiciones de habitabilidad. De igual forma, se seleccionará una empresa verificadora para asegurar la calidad de los trabajos realizados.

“Para la implementación del convenio, el Infonavit y la empresa administradora acordaron un plan de trabajo que contempla llevar a cabo labores, como inventariar irregularidades en cada una de las viviendas afectadas, realizar las reparaciones que sean necesarias, atender los vicios ocultos y supervisar el avance de las obras cada semana, hasta que sean de la entera satisfacción del instituto, en representación de las personas afectadas”, aseveró el Infonavit.

EL VIACRUCIS DE LOS AFECTADOS

Ante esto, otro de los afectados, Guilber Javier Puch Quetzal, manifestó que hubo una tardía respuesta de las autoridades.

“Estamos aquí por quinto día en el Infonavit, tratando de que nos escuchen y la realidad es que, a diferencia de los otros días anteriores, hoy ni siquiera un sólo administrativo del Infonavit se nos ha presentado, como ustedes ya saben, esta problemática de Carzabela viene de tiempo atrás, de más de un año y, obviamente, lo que estamos pidiendo es que nos hagan una devolución de nuestro crédito, porque se generaron los intereses, porque nos dieron unas prórrogas y ahorita ya las están cobrando”, destacó.

Puch Quetzal aseguró que son 72 trabajadores afectados, pero que en pocos días van a ser más, pues hace un mes la empresa decidió entregar alrededor de 35 a 40 casas más, bajo la promesa de que ahora irían amuebladas y la gente se dejó llevar por esa “oportunidad”, aunque supieran el estado en que se encuentran los departamentos del residencial.

Afirmó que el otro beneficio que tienen los nuevos habitantes es que los bloques de sus departamentos sí son de 15 centímetros, porque a los primeros sólo les pusieron de 10 centímetros, lo que hizo que muchas de estas estructuras se cuartearan, por lo que desde un principio la empresa incumplió con el contrato.

De su lado, Blanca Sáenz Alavez declaró que ellos sólo piden que les hagan la reversión del crédito que utilizaron para comprar los departamentos en Carzabela, dado que no cumplieron con lo contratado.

“Tengo cuatro meses viviendo en mi departamento y cuando pasó la maquinaria de la zona de atrás se rajó el baño, el techo del baño, se rajó en la puerta principal de los cuartos, ahí están las grietas y los pisos no tienen mucho y ya se están levantando, vas a reclamar y que según te van a reparar, a mí no me han ido a reparar nada, ese es el detalle, apenas cuatro meses y ya estoy sufriendo de todos los daños que se están percibiendo. Mis vecinos están peor”, destacó.

Señaló que el crédito que solicitó fue de 512 mil pesos y que desde hace cuatro meses le están quitando más de tres mil pesos mensuales por habitar en un lugar inhabitable.

Detalló que, además de las grietas que se hicieron en pocos meses de construcción, también el departamento está desnivelado, pues constantemente la fosa se desborda o el agua no se va enseguida a este sitio, sino que llega a salir hasta la sala.

Precisó que ella cuida a sus padres, a sus dos hijos y se encarga de la familia, por ello es por lo que le preocupa que no haya una solución pronta, porque los tiene en el departamento de Carzabela y teme que puedan enfermarse o pasarles algo, por la mala calidad de la estructura.

En su caso, Karen Cruz mencionó que a ella la culparon que su casa se llenara de aguas sucias de la fosa del departamento, pero en realidad fue que los encargados de la construcción no hicieron de forma adecuada la fosa.

“En mi departamento primero fue el techo, todo el techo estaba agrietado, hasta se me rebosó el sumidero, a tres meses de haberme pasado abrieron ahí adelante y no habían ellos cortado el tubo para que se desahogara el agua, estaba tapado, lo dejaron sellado, ahí empezamos mal porque era una cosa de ellos”, detalló.

“Luego me querían echar la culpa de que yo lo tapé, echándole un pañal, cuando no, yo tenía las pruebas de que no estaba abierto el tubo, de ahí en el techo, todo mi techo, la cocina, la sala se me agrietó; en los cuartos la pared se humedeció, le salió moho, quedó anaranjada, todos los accesorios de baño están oxidados, es un vil desastre la casa, no tiene materiales de calidad”, afirmó.

Mencionó que lleva un año y cuatro meses viviendo en el lugar, pero que no puede irse a otro sitio porque es lo único que tiene, así que insiste en que le devuelvan su crédito para buscar una vivienda digna, que sí le cumpla lo que prometió desde el principio.

Externó que el departamento le costó a su esposo un crédito de 470 mil pesos, dado que la empresa le hizo un descuento de 100 mil pesos, pero que mes a mes le siguen descontando los tres mil 900 pesos, lo que los hace quedarse apretados en sus gastos, dado que la prórroga que les ofrecieron terminó.

“En mi casa sólo una vez se han acercado de todo el tiempo que llevo viviendo ahí, sólo una vez se han acercado a repararla, fue para lo del tubo y las paredes, las cuales ya se volvieron a abrir. El agua también está horrible, huele a orines y heces el agua que nos bombean, porque no tenemos un contrato con el Sistema Municipal de Agua Potable, no está municipalizado y nos bombean agua de un pozo, el agua está asquerosa, con eso tenemos que bañarnos y todo, tengo un bebé que ya se nos enfermó de la piel”, relató.

Rafael Cuevas expuso que todavía no habita el departamento, pero que desde el primer día que recibió la casa se inunda constantemente por las lluvias, así que eso le demuestra que no fue buena idea.

“Mi casa se inundó por la parte de atrás, porque yo vivo en la parte de abajo, también tuvo cuarteaduras de barda, parte de la casa de adentro tiene fisuras, estamos exigiendo casas de calidad, evidentemente no están como nos las prometieron, a mí me prometieron algo bueno y bien, pero nada de eso, una casa a medias, destruida, cuando llueve se inunda; algo digno de vivir es lo que exigimos”, declaró.

Apuntó que cerca de seis meses lleva con el departamento y que se fue a lo grande, porque quería irse con su familia de cinco personas, pero que, al no estar en buen estado, prefieren no habitarla todavía. “Como me fui a lo grande fue más grande el precio, por eso exijo una casa decente”, apuntó.

EL TINTE POLÍTICO EN LAS GRIETAS DE CARZABELA

Además de su inconformidad por el estado en que se encuentra su departamento, Guilber Javier Puch apuntó que todo esto sucede por defender o beneficiar a los políticos de siempre, como en el caso del exgobernador Abelardo Carrillo Zavala, quien es el dueño de Carzabela y que fue el que obtuvo los permisos para cimentarlo.

“Ha salido a relucir el nombre de Abelardo Carrillo, él es el responsable principal, al parecer, de todo esto, tenemos algunos documentos donde él pide que se autorice este proyecto de Carzabela, porque era parte del Infonavit en esos años”, contó.

Resaltó que no sólo se estaría hablando de Carrillo Zavala, sino también del personal del Ayuntamiento que otorgó los permisos para edificar en el espacio en que se encuentra el residencial.

“Los permisos no deberían haber existido, porque no se contaba con las condiciones necesarias para construir en ese lugar, tenemos unos estudios de mecánica de suelo, en el que se afirma que el terreno donde está construido Carzabela es un terreno sólido, seco, que no sufre de inundaciones y que está en óptimas condiciones, la realidad de esto es que no es así, conocemos el lugar de por sí fangoso, se inunda y prueba de eso es que ya construida las casas nos hemos inundado en una sección, se han ido hundiendo

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados