InicioReportajes EspecialesCAPTURA DE “EL POZOLES”, EVIDENCIÓ A LA UNIÓN TEPITO 

CAPTURA DE “EL POZOLES”, EVIDENCIÓ A LA UNIÓN TEPITO 

*Ocurrida el 3 de febrero de 2018, los puso al descubierto; también estaba involucrada no sólo en las muertes de las novias del grupo criminal, sino también en los asesinatos de varias de las escorts que llegaron a México

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Cinco de seis partes)

Ciudad de México.- La captura del sujeto apodado “El Pozoles”, en Nezahualcóyotl, Estado de México, el 3 de febrero de 2018, puso al descubierto que La Unión Tepito, también estaba involucrada no sólo en las muertes de las novias del grupo criminal, sino también en los asesinatos de varias de las escorts que llegaron a México.

Las jóvenes, que no rebasaban los 30 años de edad y ofrecían sus servicios como compañía, fueron asesinadas en la Ciudad de México, en Cancún, Quintana Roo y en el Estado de México.

El primero fue el crimen de la escort venezolana Génesis, el 17 de noviembre del 2017, en la delegación Venustiano Carranza. Su cuerpo fue encontrado en el cuarto de un hotel y según la necropsia, falleció por asfixia por estrangulamiento y heridas causadas por un instrumento punzocortante en el abdomen.

La víctima, según un reporte de la procuraduría capitalina, se encontraba totalmente desnuda, amordazada y atada de pies y manos con cinta adhesiva transparente.

Después el cuerpo de la argentina Karen, de 23 años, fue encontrado sin vida en un cuarto de hotel en la delegación Benito Juárez, el 30 de diciembre.

Fue encontrada en un charco de sangre, a un costado de la cama, presentaba dos disparos en la cabeza y cortes profundos en su cuerpo, razón por la que las autoridades creen que trató de defenderse.

Kenni Mireya Finol, conocida como La Muñequita de Vitrina, fue hallada muerta en 2018. Había llegado a la Ciudad de México huyendo de la pobreza y la violencia de Venezuela, pero sólo encontró la muerte a manos de un sicario.

En 2015, ya radicada en México y sabedora de su belleza, pensó que podría ayudar a su familia anotándose como dama de compañía. Eligió el sitio Zona Divas y la prostitución fue su fuente de ingresos.

Nacida en un barrio pobre de Maracaibo, Kenni siempre vivió rodeada de delincuentes y siempre se sintió atraída por los rateros de baja monta, aunque decía detestar a los sicarios, hasta que comenzó a salir con uno de ellos sin saberlo.

En una fiesta conoció a Brayan Mauricio Miranda González, “El Pozoles”, otro de los fundados de La Unión y a partir de allí entablaron una relación de noviazgo.

Dijo que al principio sólo sabía que a su pareja le decían “El Pozoles”, pero no sabía quién era, ni a qué se dedicaba, ni que era uno de los líderes de La Unión Tepito, hasta que lo vio matar frente a ella.

En abril de 2017, la joven sintió que su vida peligraba a su lado y decidió grabar un primer video en el que revelaba que estaba saliendo con “El Pozoles”.

A finales de septiembre de ese mismo año, la relación entre Kenni y el sicario llegó a su fin. «Él mata por hobby, ni porque le paguen. Viví con él y varias veces mató por nada, en mi cara», reveló en otro video.

Cuando supo del primer video, Brayan la secuestro por unas horas junto con una de sus amigas a Kenni. Media docena de sujetos, liderados por “El Pozoles” las golpearon, las ultrajaron y las sometieron a toda clase de vejaciones.

A ella le fracturaron el brazo, la cara le quedó hinchada por los golpes. Horas después la dejaron en su vivienda. Apenas podía moverse.

Decidió terminar con su relación, pero “El Pozoles” la siguió buscando y le exigió que dejara su profesión. No quería que estuviera más en Zona Divas. Le ordenó que abandonara el país y la amenazó con matarla si no obedecía.

La situación empeoró cuando Brayan comenzó a vincularse con su amiga Karen Ailen Gradzniski, de la misma Zona Divas. “El Pozoles” le había ordenado que le informara si su ex publicaba nuevamente para conseguir clientes.

Días después, el cuerpo de su amiga Karen fue hallado sin vida en el Hotel Pasadena, con un disparo en la cabeza. Kenni supo inmediatamente quien había sido el culpable y temía más que nunca por su vida, además de que el mismo Brayan se lo confirmó: “Acabo de matar a Karen porque no obedeció”.

Kenni subió entonces a las redes lo que sería su último video: “Ese hombre acababa de matar a Karen y me va a matar a mí”.

El 25 de febrero, Kenni finalmente fue asesinada. Su cuerpo había sido abandonado en una calle frente a la escuela colonia Casa Nueva de Ecatepec.

Había sido torturada e incluso la autopsia reveló que le habían arrojado ácido en el rostro. Murió asfixiada.

Más leído

¡EMERGENCIA!

HOY ESCRIBE
Relacionados