InicioPortadaCARTEL DE JALISCO VA CON TODO, EN ABIERTO DESAFÍO AL ESTADO MEXICANO

CARTEL DE JALISCO VA CON TODO, EN ABIERTO DESAFÍO AL ESTADO MEXICANO

*CJNG se abre paso en Zacatecas y Tamaulipas mediante el uso extremo de la fuerza, en un claro desafío al Estado mexicano. Estas incursiones de Jalisco Nueva Generación no son a la ligera ni al azar, sino que vienen con una estrategia detrás.

*Es la organización criminal que menos afectaciones tiene en su patrimonio. Tienen mucho flujo de efectivo y casi no invierten en casas, bodegas o restaurantes. Por eso es difícil que los ubiquen o decomisen propiedades, como sí ocurre con otras organizaciones

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

*Corresponsalías nacionales/Reportajes especiales

Tamaulipas.-El Gobierno Federal enfrenta el reto de imponerse al Cártel de Jalisco. Hasta el momento el CJNG ha respondido a su manera a la política de “abrazos no balazos”: trasiego de drogas, secuestros, extorsión, robo de hidrocarburo, lavado de dinero, lo que lo hace ver como el más poderoso, reporta la DEA.

Hasta ahora, el crimen organizado ha respondido con balazos a la oferta de abrazos del Presidente.

El Estado mismo no ha logrado encarar de forma tan eficaz, y el problema va crecer.

El recrudecimiento de la violencia en los estados de Tamaulipas y Zacatecas apunta a que el Cártel Jalisco Nueva Generación quiere todo y va con todo para arrebatar el control territorial a cárteles.

El nombre del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) se dibuja detrás de las más recientes masacres y actos de violencia que han sacudido a estados como Tamaulipas y Zacatecas, terrenos en donde esta agrupación criminal se abre paso mediante el uso extremo de la fuerza, en un abierto desafío al Estado mexicano.

Además, es la organización criminal que menos afectaciones tiene en su patrimonio, tienen mucho flujo de efectivo y casi no invierten en casas, bodegas o restaurantes. Por eso es difícil que les ubiquen o decomisen propiedades, como sí ocurre con otras organizaciones

El incremento de la violencia y enfrentamientos en Zacatecas y Tamaulipas se debe a la incursión de este Cártel y a su interés, no solo de adentrarse y tener presencia en estos territorios, sino de consolidarse como la organización hegemónica.

Estas incursiones de Jalisco Nueva Generación no son a la ligera ni al azar, sino que vienen con una estrategia detrás. “Es un cártel que tiene capacidades tácticas, es decir, mide muy bien cuáles son los siguientes pasos y creo que estos pasos no son en modo alguno inocentes, creo que ya hay toda una estrategia detrás; que están calculadas las posibilidades de ir introduciéndose en Tamaulipas y es lo que estamos viendo”, exponen expertos en seguridad.

TEMERARIOS 

El cartel plantea una “dialéctica de la violencia”, cuyo pico fue el atentado del que salió herido el secretario de Seguridad de Ciudad de México, Omar García Harfuch.

Pieza clave en la captura de varios narcotraficantes, García Harfuch responsabilizó al CJNG.

La inédita emboscada de 30 pistoleros en un lujoso barrio capitalino, que dejó tres muertos, no es el único manifiesto de la banda.

Sus sicarios mataron al juez Uriel Villegas y a su esposa en Colima.

Villegas llevaba uno de los procesos por los cuales fue extraditado “el Menchito”.

El último acto fue el video donde unos 80 uniformados junto a una veintena de vehículos blindados, equipados con armas de guerra, vociferan fidelidad al “señor Mencho”.

La prensa mexicana había revelado antes una lista de presuntos objetivos del CJNG. Figuraban García Harfuch, el canciller, Marcelo Ebrard, quien aprobó la extradición del «Menchito», y el jefe de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, artífice del bloqueo bancario.

El CJNG ha mostrado “temeridad” en el pasado, como lo demostró en 2015 al derribar un helicóptero militar.

Pero López Obrador repite que “es mejor la inteligencia que la fuerza” y que no declarará la guerra al narco, pues a su juicio esa estrategia condujo a la situación actual de violencia.

México acumula más de 290.000 asesinatos desde 2006, cuando el gobierno de Calderón lanzó una ofensiva militar antidroga.

“Los delincuentes no son suicidas y el gobierno no quiere imágenes de guerra civil”, escribió el analista Alejandro Hop.

El gobierno carece de una estrategia contra el crimen organizado. Mientras, los asesinatos han alcanzado máximos históricos, incluso durante el confinamiento por la pandemia.

Entre enero y junio del 2020 hubo 17.493 homicidios, un aumento de 1.7% igual al lapso de 2019, según el gobierno.

Y dada la belicosidad del CJNG, las cosas podrían empeorar: “Veremos una etapa de recrudecimiento de la violencia y los atentados (…) Este grupo está dispuesto a tomar medidas más cercanas al terrorismo político”

EL PODERÍO

Por su parte, el Departamento de Justicia de Estados Unidos lo ha identificado como el “cártel mejor armado de México”, mientras que un informe de la Administración de Drogas y Narcóticos (DEA) revela que actualmente tiene presencia en 26 ciudades de ese país como Orlando, en Florida, Honolulú, en Hawái, además de San Juan, Puerto Rico.

Uno de los principales aspectos que ha caracterizado la expansión de esta agrupación delincuencial es el uso desmedido de la fuerza y el uso de tecnología para estos fines. Por ejemplo, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) confirmó el 21 de abril pasado que este grupo empleó drones con explosivos en eventos registrados en Michoacán, Guanajuato y Jalisco.

Para los especialistas, el acelerado ascenso del CJNG confirma que la capacidad institucional en México quedó rebasada por el crimen organizado en su conjunto desde hace mucho tiempo.

El problema de las organizaciones delictivas se le salió al Estado mexicano de las manos desde hace mucho tiempo. […] Y tan rebasado está que un sólo grupo, el CJNG, ha logrado en tan poco tiempo construir esta enorme capacidad de fuego, de poder económico y también político en las regiones; y hay que recordar que el CJNG representa sólo a una organización, pero en su conjunto, la delincuencia organizada rebasó al Estado desde que se declaró la guerra contra el narcotráfico

El especialista resaltó que debido a que el Estado se vio superado por las estructuras criminales no tuvo otra alternativa que utilizar a las Fuerzas Armadas para enfrentar el problema que también “requería de otros instrumentos”, los cuales no se aplicaron ni en sexenios anteriores, ni en el actual.

Se tomaron decisiones equivocadas, como el uso de esta estrategia de militarización de la Seguridad Pública, y se dejaron de lado otras estrategias que desde ese momento se debieron haber implementado al mismo tiempo, como por ejemplo la formación de policías, entre otras.

Los especialistas destacaron la urgencia de que el Gobierno federal replantee su política de seguridad y su estrategia, sobre todo el tema de inteligencia operativa, si es que se quieren dar resultados reales en el combate al crimen organizado.

“Sin fortalecimiento institucional va a ser complicado que puedan desmantelar a una organización como Jalisco Nueva Generación. “El Estado seguirá siendo rebasado mientras no tengamos narrativas distintas de las que se ha venido haciendo durante los últimos 15 años”.

¿QUÉ ES EL CJNG?

Según la DEA “el grupo es uno de los más poderosos de México”, el Departamento de Justicia considera que es una de las cinco organizaciones criminales más peligrosas del mundo.

En un comunicado de octubre de 2018, la agencia dice que el cartel «es responsable del tráfico de toneladas de cocaína, metanfetamina y heroína con fentanilo a Estados Unidos, así como la violencia y pérdida significativa de vidas en México».

No siempre fue así, hasta 2010 el grupo era parte de la organización de Ignacio Coronel, «El Nacho», uno de los fundadores del Cartel de Sinaloa quien vivía en Jalisco.

El capo fue abatido durante un enfrentamiento con militares ese año, lo que provocó una fractura en la organización.

Uno de los líderes del grupo, Nemesio Oseguera Cervantes, «El Mencho», se quedó con el control del territorio. Su grupo se conoció después como Cartel Jalisco Nueva Generación.

El CJNG empezó una disputa con sus antiguos aliados, el Cartel de Sinaloa e inclusive el grupo fue investigado por la Fiscalía de Jalisco como probable autor del secuestro de dos hijos de Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo», uno de los fundadores del Cartel de Sinaloa y quien en ese entonces estaba encarcelado en México.

El plagio ocurrió en agosto de 2016 en un restaurante de Puerto Vallarta, dentro de un balneario en la costa del Océano Pacífico. La organización de Sinaloa era considerada la más fuerte en México.

Algunos especialistas como José Reveles, autor de varios libros sobre narcotráfico, advirtieron que el secuestro fue un mensaje de «El Mencho» a sus rivales, pero también a las autoridades.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados