InicioHoy EscribeRicardo Ravelo GalóCASO IGUALA: AMIGOS DE AMLO GANAN AMPARO

CASO IGUALA: AMIGOS DE AMLO GANAN AMPARO

Ricardo Ravelo / La Opinión de México

–María de los Ángeles Pineda Villa, esposa de José Luis Abarca, exalcalde de Iguala, podría quedar libre en algunos meses si el juez tercero de distrito rechaza el auto de formal prisión que la mantiene encarcelada. Ella y su están acusados de participar en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, lavado de dinero y delincuencia organizada. A Pineda Villa se le vincula con los cárteles Guerreros Unidos y con los Beltrán Leyva.

 

Después de que el gobierno de la Cuarta Transformación echó abajo la tesis sobre la llamada “verdad histórica” sobre el caso Ayotzinapa, el rompecabezas de esa trágica historia se empieza a reacomodar, pero a favor de personajes presuntamente vinculados con el crimen organizado.

Lejos se ve aún la posibilidad de que el gobierno federal esclarezca el caso y podamos saber realmente qué pasó con los 43 estudiantes de Ayotzinapa que desaparecieron en Iguala, Guerrero, en septiembre de 2014.

El gobierno de Enrique Peña Nieto hizo varias detenciones, pero la falta de pruebas puso en la calle a personajes como Sidronio Casarrubias –líder del cártel Guerreros Unidos, presuntamente los autores del secuestro y muerte de los normalistas –entre otros personajes de la delincuencia organizada.

 

Ahora el caso parece que pronto podría dar un giro drástico por lo que respecta a José Luis Abarca –exalcalde de Iguala –y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, exprimera dama de ese municipio, ambos acusados de haber ordenado el secuestro de los estudiantes.

Y es que un Tribunal Federal concedió un amparo a Pineda Villa y ordenó cancelar el auto de formal prisión emitido en su contra para que nuevamente declare en la acusación por delincuencia organizada por la que permanece en prisión.

En estricto sentido, el amparo es para efectos y con ese fallo se repone el procedimiento, pues ella deberá volver a declarar sobre el delito de delincuencia organizada de que se le acusa –también carga el delito de lavado de dinero –y deberá conocer la identidad de los testigos colaboradores que la acusan, entre ellos “Mateo” y otro al que en el expediente sólo se le identifica como testigo “X”.

Este fallo judicial no implica que Pineda Villa podrá salir de prisión, lo que ordena es que se reponga el procedimiento –que vuelva a rendir su declaración preparatoria, conozca la identidad de los testigos –y después de que se desahoguen estas diligencias el juez Tercero de Distrito deberá resolver si confirma el auto de formal prisión de la acusada o no.

José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda Villa fueron señalados en 2017 de haber participado, al dar presuntamente la orden del secuestro, en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El día de la desaparición, José Luis Abarca, entonces alcalde de Iguala, rendía su informe de gobierno cuando los estudiantes normalistas secuestraron varios camiones de pasajeros al organizar una protesta.

De acuerdo con las investigaciones, Abarca supuso que los estudiantes iban a boicotear su informe y, supuestamente, ordenó que los estudiantes fueran detenidos y desviados hacia otro punto para que no le interrumpieran; sin embargo, aquí sucedió lo inesperado: los normalistas fueron secuestrados presuntamente por miembros del cártel Guerreros Unidos.

En la historia de este caso se afirma que el camión que los estudiantes secuestraron había un cargamento de droga. No se sabe si los estudiantes tenían o no conocimiento de esto, lo cierto es que tras ser secuestrados extrañamente ni la policía municipal, ni la federal ni el Ejército Mexicano –que tuvieron conocimiento de los hechos –intervinieron, lo que reforzó la sospecha de que estas corporaciones y los militares estaban coludidos con el cártel Guerreros Unidos.

Después del secuestro presuntamente los estudiantes fueron asesinados por los criminales y, de acuerdo con la llamada “Verdad Histórica”, posteriormente habrían sido quemados en el basurero de Cocula, aunque hasta ahora no existen evidencias fehacientes en el sentido de que los 43 normalistas hayan sido calcinados. La tesis fue soportada inicialmente por el hallazgo de algunos restos incinerados, pero no confirma, hasta ahora, que los 43 hayan corrido la misma suerte.

 

De acuerdo con el General José Francisco Gallardo, en el caso Ayotzinapa existe la fuerte sospecha –lo que debe investigarse –de que el Ejército haya participado en la desaparición de los estudiantes.

“Los militares son los únicos que tienen la capacidad de desaparecer sin dejar rastro”, dijo en una entrevista que le concedió al periodista Federico Mastrogiovani, publicada en la revista “Variopinto” en 2014.

Siete años después de que Gallardo expuso esa versión, la Fiscalía General de la República (FGR) abrió una línea de investigación sobre la probable participación de militares en el secuestro y muerte de los normalistas. Dicha tesis fue descartada totalmente en el sexenio de Enrique Peña Nieto, pues el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam –actualmente investigado por este caso y por un derroche de recursos descomunal que, hasta ahora, no se ha comprobado –dijo que no había evidencias sobre la participación de soldados en el caso Iguala.

En el año 2017, tanto José Luis Abarca como su esposa fueron acusados de haber participado en la desaparición de los estudiantes; también se les encontraron propiedades y una fortuna que, de acuerdo con las investigaciones federales, no pudieron acreditar, por lo que después los acusaron de lavado de dinero y de estar ligados al cártel Guerreros Unidos. La señora Pineda Villa fue acusada, además, de tener vínculos con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva. Varios testigos protegidos declararon sobre tales nexos criminales.

Tras la acusación, la pareja se dio a la fuga. Durante meses estuvieron desaparecidos, pero fueron localizados en una casa arrumbada ubicada en Tláhuac, donde permanecieron escondidos. En esa propiedad fueron detenidos y encarcelados.

Llama la atención que ahora que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador echó abajo la llamada “Verdad Histórica” la señora Pineda Villa haya sido beneficiada con un amparo para efectos que ordena reponer el procedimiento en su contra, lo que abre la puerta para que vuelva a declarar sobre las acusaciones que pesan en su contra.

Pineda Villa y su esposo José Luis Abarca son amigos del presidente López Obrador: militaron en el PRD y públicamente se han exhibido fotografías en las que aparece López Obrador abrazado con José Luis Abarca, el exalcalde de Iguala, Guerrero.

En el caso de la señora Pineda Villa, luego de que se reponga el procedimiento, rinda su declaración preparatoria nuevamente y se conozca la identidad de los testigos que la acusan, el juez tercero de distrito resolverá nuevamente sobre su caso. De esto dependerá si le confirma el auto de formal prisión o la deja libre. En caso de que ocurra lo segundo, es probable que su esposo, José Luis Abarca, también recobre su libertad.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados