InicioSin categoríaCaso Lozoya: Ahora puede ser investigado por presuntos delitos electorales

Caso Lozoya: Ahora puede ser investigado por presuntos delitos electorales

Ricardo Ravelo/ La Opinión de México

–El dinero de los sobornos de Odebrecht se usaron para financiar las campañas del PRI en 2015 y en 2012 hubo dinero para la campaña de Enrique Peña Nieto

Un tribunal de alzada determinó que sí procede que la Fiscalía General de la República (FGR) investigue a Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (PEMEX) durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, por delitos electores, al utilizarse los sobornos de la empresa Odebrecht para la campaña del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República en el año 2012.

Esta determinación se dio a raíz de que al exfuncionario federal le negaron un amparo, promovido por sus anteriores abogados, representados por Javier Coello Trejo, en el que se decidió la no prescripción del delito, el cual se configuró por el presunto financiamiento ilegal a las campañas electorales del PRI en 2015.

Por ello, la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de la FGR puede continuar con la indagatoria por delito electoral en contra de Emilio Lozoya, a pesar de que las transferencias de dinero se realizaron en 2014.

La defensa de Lozoya impugnó una resolución por la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales el 3 de junio de 2019, en la que se declararon prescritos los delitos electorales que derivaron el financiamiento de Odebrecht para la campaña electoral, en 2012, de Enrique Peña Nieto.

En esa misma determinación la Fiscalía que investiga los delitos electorales consideró que los depósitos de dinero que Lozoya presuntamente recibió de la empresa brasileña Odebrecht en 2014 no habían prescrito, por lo que la FGR puede continuar y reabrir la indagatoria sobre el probable financiamiento ilegal para las campañas electorales del año 2015.

Ante esta decisión, la defensa de Emilio Lozoya presentaron un juicio de amparo en materia penal ante un tribunal de la capital del país, pero la juez María Ortega Tlapa lo negó en primera instancia.

Por ello, los defensores de Lozoya presentaron el recurso de revisión, el cual les fue negado en forma definitiva por el Tribunal Colegiado, autoridad judicial que notificó su fallo al juzgado de origen, según se desprende del expediente 548/2019.

Después de fugarse de la acción de la justicia, al cierre del sexenio anterior, Emilio Lozoya se refugió en Alemania, donde radica su esposa; luego fue ubicado y detenido en Málaga, España, donde estuvo unos tres meses preso. Ahí le notificaron que el gobierno mexicano había formalizado la solicitud de extradición. El exfuncionario federal expuso que no vendría a México y que pelearía hasta sus últimas consecuencias para quedarse en España.

Sin embargo, la FGR y Lozoya terminaron negociando su allanamiento y decidió renunciar a su defensa contra la extradición para venir a México a presentarse ante la justicia y responder por los delitos que se le imputaban, todos relacionados con sobornos multimillonarios otorgados por Odebrecht antes y durante la campaña presidencial del 2012.

Después, a Lozoya se le encontraron depósitos millonarios en sus cuentas de Suiza que, se dijo, eran pagos de Odebrecht tanto para la campaña del PRI como para garantizar el otorgamiento de contratos por parte de Pemex.

El caso Lozoya se agravó cuando se supo que la paraestatal había comprado la planta Agronitrogenados, propiedad de Alonso Ancira Elizondo, dueño de Altos Hornos de México, con un sobreprecio millonario, lo que generó un quebranto en las finanzas de Pemex que había contribuido a la quiebra financiera de la empresa.

Actualmente, Emilio Lozoya está resguardado en una casa especial pagada por la FGR. Él tiene la calidad de testigo colaborador. Tras su arribo a México, hace casi dos meses, procedente de España, fue hospitalizado para ser atendido de un problema de anemia, según adujo la FGR.

No pisó la cárcel debido a la negociación que cerró con la FGR. Como testigo ya ofreció pruebas como un video donde se observa que colaboradores suyos entregan dinero en las instalaciones del Senado de la República, presuntamente para que los legisladores aprobaran la Reforma Energética.

De igual forma, presentó una denuncia en contra del expresidente Enrique Peña y Luis Videgaray, a quienes acusa de ser los artífices del saqueo en Pemex. El exdirector de la paraestatal argumenta que fue obligado a actuar en contra de los intereses de la empresa.

Con base en dicha denuncia –de la que se desprende la posible comisión de varios delitos en contra de Peñe Nieto y Luis Videgaray –se abre la posibilidad de que el expresidente y el exsecretario de Hacienda pueden ser citados a declarar ante la justicia. Videgaray vive en Estados Unidos, en tanto que Peña Nieto radica en Madrid, España.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados