CHIAPAS: EL TERROR

*Después de ser uno de los estados con menor violencia de alto impacto, Chiapas pasó a ser una de las entidades con mayor violencia. La razón: El reacomodo de fuerzas criminales que se originó después de las elecciones del 6 de junio, donde el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ganó los principales estados y municipios donde se centran las operaciones de la delincuencia organizada.

*Dicho reacomodo incendió la violencia en la entidad, sobre todo en la zona tsotsil de Pantelhó y Chenalhó, donde fue ejecutado el activista Simón Pérez y fueron obligadas a desplazarse unas dos mil personas debido a la violencia perpetrada por el crimen. Ante este escenario de terror, ninguna autoridad local ni federal vinterviene para impedirlo, por lo que Chiapas y su frontera con Guatemala –la más porosa del país– se convirtió en una zona sin ley.

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/ Sol Quintana Roo/ Sol Yucatán / Sol Campeche

(Parte uno de tres)

Ciudad de México.- Puerta de entrada de la droga y precursores químicos que provienen de Sudamérica y Centroamérica; zona de abastecimiento de los cárteles, territorio donde por años imperaron los pactos para evitar la violencia, el estado de Chiapas se ha convertido en un infierno: Tres grupos criminales –el Cártel de Sinaloa, así como los cárteles del Golfo y Jalisco Nueva Generación– están en abierta disputa por el control de ese territorio.

Tales enfrentamientos –que se agudizaron la semana pasada– han provocado el desplazamiento de al menos unas dos mil personas que, hasta la fecha, huyen de la violencia perpetrada por el crimen organizado en la zona tsotsil de Pantelhó-Chenalhó. La región –se asegura– ha sido abandonada debido a la ola de muertes causadas por los enfrentamientos entre los cárteles. Ninguna autoridad local ni federal interviene para impedirlo.

No es todo: En medio del fuego que han desatado estos tres grupos criminales fue asesinado Simón Pedro Pérez López, un activista defensor de los derechos humanos que, el pasado 6 de julio, fue ejecutado de un disparo en la cabeza.

De acuerdo con testigos de los hechos, el autor del crimen fue un sujeto que viajaba a bordo de una motocicleta. El activista era miembro  de la Organización Civil Las Abejas Acteal, organismo de la que fue presidente en el año 2020.

Según las investigaciones consultadas, los hechos ocurrieron a las 10:00 de la mañana en el municipio de Simojovel. En ese momento, Simón Pedro –un indígena tsotsil– realizaba compras en compañía de su hijo. La víctima, además de ser defensor de los derechos humanos, era catequista de la parroquia de Santa Catarina en Pantelhó.

El párroco de esa población, Marcelo Pérez, señaló que Simón Pérez era una de las tantas víctimas de la violencia estructural en Pantelhó. El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas repudió “la acción criminal que está imperando en los Altos de Chiapas”.

Expuso su versión: “Desde su trabajo como integrantes de Las Abejas Acteal y como servidor de la iglesia trabajó en la promoción y defensa de los derechos de los pueblos indígenas, desde esa labor había estado acompañando a comunidades que han denunciado la violencia, solicitando su cese y la búsqueda de justicia”.

Y agregó en otro apartado de su comunicado: “Exigimos a las autoridades del gobierno del estado de Chiapas una investigación diligente”.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados