InicioNacionalCINCO HORAS DE BALACERA (2/2 PARTES)

CINCO HORAS DE BALACERA (2/2 PARTES)

Los habitantes de Culiacán, Sinaloa, consignaron en videos las cinco horas que duró la balacera del rescate de Ovidio Guzmán y la presencia de grupos de civiles fuertemente armados, bloqueos y la quema de vehículos. Hasta ahora, la única explicación dada a aquellos hechos, por el gobierno federal, es que tuvieron que ceder ante la superioridad numérica de los criminales y dejar libre al hijo del “Chapo” Guzmán.

 

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

 

Ciudad de México.- A través de las más de cinco horas que duraron las acciones – del rescate de Ovidio Guzmán-, los habitantes de Culiacán, Sinaloa, consignaron en videos las balaceras registradas, la presencia de grupos de civiles fuertemente armados en camionetas y diversos vehículos, los bloqueos y la quema de vehículos.

La gente corrió a refugiarse entre los autos estacionados metiéndose a comercios y a la misma Fiscalía Estatal, tirándose al piso, cubriéndose con estantes y parapetándose tras escritorios y mostradores.

Hasta ahora, la única explicación dada por el gobierno federal, es que tuvieron que ceder ante la superioridad numérica de los criminales y dejar libre al hijo del “Chapo” Guzmán al que retuvieron durante más de cinco horas.

El secretario de la Defensa, fue más allá y tuvo que admitir que se trató de un operativo mal implementado y que se actuó de manera precipitada, sin embargo no ofrecieron una explicación satisfactoria en cuanto a los motivos de la implementación del operativo, ya que a pesar de que se mencionó solamente a la Guardia Nacional y al Ejército, quien encabezó el convoy fueron dos camionetas de la Policía Federal Ministerial, a la que siguen unidades militares y de la GN.

Respecto a Iván Archibaldo, se supo que de camino hacia donde tenían a su hermano Ovidio, pasó por el penal de Aguaruto donde sometió al personal de custodia y liberó a 47 presos a los que dio armas y se los llevó para reforzar sus fuerzas que ya sumaban decenas de vehículos y cientos de hombres.

En el video donde comienza la acción, se ve cómo dos de las unidades de la Fiscalía General de la República, se dirigen lenta y silenciosamente al predio, mientras que militares y guardias corren al lado de las unidades que paulatinamente cercan el predio.

Hasta ese momento, en que ingresaron a la vivienda, no se aprecia que los hubieran recibido a tiros, sino minutos después, cuando ya ingresaron al inmueble, es cuando se comienza a oír detonaciones que después se generalizan no sólo en el lugar sino en otros sitios.

El tiempo y las balaceras continuaron y no cesaron hasta que Ovidio y sus acompañantes fueron dejados en libertad y entonces se produjo una tensa calma.

Sobre los hechos, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia mañanera desde Oaxaca, se negó en principio a tocar el tema, “hasta mañana, mañana va a haber declaraciones mañana, mañana, insistió, pero ante la presión de los medios terminó por hacer declaraciones y admitir que si fue dejado en libertad el hijo del “Chapo”.

“Fue una situación que se tornó muy difícil y no vale más la captura de un delincuente, que proteger las vidas humanas que están en riesgo y por eso toda la decisión de liberarlo, hecho que respaldo y apoyo”, dijo.

En opinión de viejos y experimentados comandantes federales, pudo haberse tratado de un operativo que finalmente se les salió de las manos, pero si como dijo Durazo Montaño hubo disparos contra las fuerzas federales, entonces se registra “flagrancia” y por lo tanto ya no necesitan ninguna orden de algún juez para actuar, sino debían responder en el acto a las agresiones, cosa que no hicieron.

También contemplaron la posibilidad de que los elementos hubieran actuado por cuenta propia, para realizar una captura importante y tratar de quedar bien con sus superiores, pero finalmente fueron superados en número y fuerza por los criminales.

Bajo su perspectiva, no encuentran lógica la postura de la GN y del Ejército que termina siendo sometido y humillado por enésima vez, bajo el argumento de que había sido para proteger a la ciudadanía, porque la exigencia de los criminales era una sola: La libertad del hijo del “Chapo”.

Durante la historia del Cártel de Sinaloa, señalaron, éste no ha actuado en contra de los ciudadanos, sino contra sus agresores y la prueba de que la intención no era lastimar a los sinaloenses, fue que no hubo ningún ciudadano muerto.

¿QUIÉNES SON OVIDIO E IVÁN GUZMÁN?

Ovidio Guzmán López, “El Ratón”; está acusado en los Estados Unidos de conspirar para distribuir drogas entre ellas: cocaína, metanfetamina y mariguana, para su importación en dicho país.

El Departamento del Tesoro de EU, designó a Ovidio y a su medio hermano Iván Archivaldo “El Chapito”, como personas involucradas en el lavado de dinero del Cártel de Sinaloa, por lo que prohibió a los norteamericanos realizar transacciones financieras o comerciales con los hijos del capo, a través de empresas fachada que tienen en México.

Asimismo, la Oficina de Bienes Extranjeros del Tesoro de los Estados Unidos los enlistó como miembros del Cártel de Sinaloa y los colocó dentro de la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico, conocida como Ley Kingpin.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados