InicioHoy EscribeJosé Sánchez LópezCOLUMNA LA OPINIÓN DE MÉXICO

COLUMNA LA OPINIÓN DE MÉXICO

José Sánchez López / La Opinión de México

José Sánchez López / Sol Quintana Roo

¿JUECES A MODO PARA TIRAR TRIUNFOS POLICÍACOS?

La noche del 5 de marzo, policías municipales de Celaya, Guanajato,
detectaron una camioneta Pick Up,  GMC, “Sierra”, con reporte de robo.
Al aproximarse fueron atacados a tiros por varios sujetos que
escoltaban la unidad y el tripulante imprimió mayor velocidad y trató
de darse a la fuga.

Los policías pidieron refuerzos y se inició la persecución. La
balacera se generalizó.

Tres de los uniformados resultaron heridos, pero como ya había llegado
el apoyo detuvieron al conductor de la camioneta.

Los sicarios que escoltaban la vanguardia y retaguardia lograron huir.

Cuando se identificó al manejador, resultó ser Rodolfo Juan Yépez,
padre de Juan Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”; líder principal del
“huachicoleo” en el estado de Guanajuato.

Luego de ser llevado al cuartel policíaco, se le puso a disposición
del Ministerio Público y éste lo consignó.

Hasta ahí las cosas iban bien.

El padre del criminal quedó a disposición de la titular del Juzgado de
Control Penal de Oralidad Tercera Región de Celaya.

En principio se contempló la prisión preventiva oficiosa, dados los
elementos que concurrieron en su detención.

Pero conforme pasó el tiempo la situación se suavizó y se dijo que
podría ser arraigo domiciliario.

Pero no, las cosas cambiaron ¿o las cambiaron? que el sábado 27 don
Rodolfo logró salir de la cárcel. Fue acusado de “robo equiparado”, a
pesar de que las autoridades de procuración de justicia de Guanajuato
presentaron pruebas suficientes para fincarle presunta responsabilidad
por otros ilícitos.

Pero no le fue fácil, tuvo que pagar la estratosférica cantidad de ¡10
mil pesos! de fianza.

Aunque realmente no fueron 10 ml, sino solamente mil 500 pesos, el 15
por ciento, que es lo que marca la ley. El resto lo garantizó con
alguno de sus terrenitos.

Hira después de que don Rodolfo abandonò la prisión, también lo hizo
la señora María Ortiz, mamá del “Marro”, junto con cuatro de sus
escoltas.

La juez Paulina Iraís Medina Manzano, consideró que el Ministerio
Público Federal no aportó las pruebas necesarias para fincarle
presunta responsabilidad por el delito de narcomenudeo.

Antes, el 30 de enero, Karina Mora, esposa del “Marro”, fue detenida
junto con dos de sus guardaespaldas, en una de sus casas donde se
aseguraron armas de fuego de grueso calibre.

La resolución de otro peculiar juez fue similar.

Fue puesta en libertad ocho horas después.

Los huecos, lagunas y resquicios legales son aprovechados a la
perfección por los sagaces abogados de “la maña” y si se encuentran un
juez benevolente, pues ya estuvo.

Siguen los abrazos.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados