InicioSin categoríaCOLUMNA LA OPINIÓN DE MÉXICO

COLUMNA LA OPINIÓN DE MÉXICO

El presidente López ha hecho de la simulación y la hipocresía su modus operandi. Su personalidad es muy adaptable a las circunstancias políticas, siempre velando por sus intereses personales y aspiraciones políticas.

Aquello de primero los pobres es parte de su escenografía electorera. Hoy, siendo jefe de Estado se comporta como un dirigente de un partido político: acusar, denostar, difamar, confrontar, es lo suyo. Fácil comprobarlo, solo con ver una de sus mañaneras.

El repertorio de disfraces del inquilino de Palacio Nacional es muy vasto…

En 2016, perfilándose ya como el aspirante de la izquierda a la Presidencia de la República, AMLO criticó severamente al entonces presidente Enrique Peña Nieto por haberse reunido con quien en esa fecha era el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

La reunión de ambos personajes fue tres meses antes de las elecciones en Estados Unidos, un encuentro que le costó al mandatario mexicano todo tipo de cuestionamientos y reclamos, pero que el republicano supo capitalizar políticamente para llegar a la presidencia de Estados Unidos.

Palabras más palabras menos, López Obrador dijo en aquel entonces que él no se hubiera reunido con Trump.

En 2017, AMLO publicó su libro Oye Trump, una especie de reclamo ante el creciente racismo y la política antiinmigrante aplicada en Estados Unidos por el magnate neoyorquino.

En 2018, aún como candidato presidencial y ya encarrilado con las preferencias a su favor, dijo que una vez llegando a Palacio  Nacional  contestaría cada tuit insultante de Trump sobre México.

En 2019, ya como primer mandatario, AMLO no solamente ha permanecido mudo ante los constantes insultos de su homólogo estadounidense hacia los inmigrantes mexicanos, sino que ahora lo llama amigo y va a Washington para agradecerle “su apoyo” a México.

Se supone que la figura del presidente López al lado de Donald Trump servirá para los mismos propósitos de hace cuatro años, cuando en agosto de 2016 el güero visitó a Peña Nieto: ganar los votos de la comunidad mexicana, aunque ahora el panorama no le es nada favorable al republicano, pues su adversario el demócrata Joe Biden, está 14 puntos arriba en las preferencias electorales.

De ser un duro crítico del racismo característico de Trump, el presidente López se convirtió en el obediente servidor a los intereses del mandatario estadounidense. Ver para creer.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados