InicioReportajes EspecialesCorrupciónCÓMPLICE DE GARCÍA LUNA CONTINUARÁ EN PRISIÓN

CÓMPLICE DE GARCÍA LUNA CONTINUARÁ EN PRISIÓN

José Sánchez López/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

*Lo exoneran por un delito pero está sujeto a proceso por otros más

*El historial del hombre de confianza y cómplice de Genaro García Luna

*Ambos, reconocidos en Estados Unidos por su “eficiencia”

*Ahora, jefe y subalterno presos, y con el riesgo de prisión de por vida                     

Ciudad de México.- Porque la Fiscalía General de la República no presentó pruebas suficientes en el caso “Rápido y Furioso” para iniciar un proceso penal en contra de Luis Cárdenas Palomino, conocido en el argot policíaco como “El Pollo”, una juez federal decretó la libertad del hombre de todas las confianzas de Genaro García Luna, pero de todos modos seguirá en prisión, por estar sujeto a varios procesos más.

El expediente relativo al caso alude al tráfico de armas realizado entre 2009 y 2011, durante los gobiernos de Felipe Calderón y Barack Obama, en el que se acordó permitir el ingreso de armas con un chip a territorio mexicano para geolocalizar a operadores de organizaciones criminales. conocer su destino y actuar en su contra; sin embargo, se salió de control y sólo sirvió para que a los cárteles llegaran armas de alto poder.   

Karina Almada Rábago, titular del Juzgado Noveno de Distrito en Sonora, argumentó que si bien la FGR exhibió documentos, videos y testimonios de funcionarios estadunidenses, ninguna de las pruebas señala que Cárdenas Palomino estuviera enterado de dicho operativo, por lo que dictó su libertad.

No obstante, el excoordinador de Inteligencia de la extinta Policía Federal, detenido el lunes 5 de julio del 2021, continuará preso en el penal de El Altiplano, en el Estado de México, debido a que enfrenta otro proceso por el delito de tortura contra Mario Vallarta Cisneros, su sobrino Sergio Cortez Vallarta y los hermanos Eduardo y Ricardo Estrada Granados, en el caso de la banda de secuestradores «Los Zodiaco».

Asimismo, Cárdenas Palomino es también coacusado de García Luna en el mismo proceso que se lleva a cabo en una corte federal de Nueva York, por presuntos vínculos con el crimen organizado, tráfico de drogas y falsos testimonios.

HISTORIAL DEL “POLLO PALOMINO”

Luis Cárdenas Palomino resulta todo un compendio en la historia criminal de nuestro país, ya que lo mismo fue fichado por homicidio que relacionado, igual que su jefe y amigo, Genaro García, con diferentes cárteles de la droga.

Desde 1987, mucho antes que llegara a ser la “fulgurante estrella policíaca” de la AFI y después de la PFP, Cárdenas Palomino fue fichado como copartícipe en un triple homicidio calificado.

A la fecha, esos hechos permanecen impunes y los presuntos nunca fueron castigados, gracias a la protección que recibieron del entonces director de la Policía Judicial del Distrito, Jesús Miyazawa Álvarez, fallecido en enero del 2014.

Conforme a las averiguaciones previas 13/4413/987 y 13/4419/987, Cárdenas Palomino, en ese entonces de 18 años, René Alavéz Rosas, de la misma edad y Octavio Navarro Medellín, de 21, estuvieron involucrados en el crimen de un taxista y de dos automovilistas.

Nunca fueron detenidos, aunque Cárdenas Palomino sí fue incorporado al fichero delincuencial y se hizo su ficha señalética.

Pese a sus antecedentes, ingresó a la AFI como uno de los altos jefes, y año y medio año después, en mayo de 2002, surgió el primer escándalo con la captura del canadiense Kenneth Charles Fisher y los mexicanos Arnulfo Pisllonett, “El Capitán”, y Raúl Ríos Escalante.

José Luis Santiago Vasconcelos, subprocurador de la entonces Subprocuraduría de Investigaciones Especiales en Delincuencia Organizada (SIEDO), anunció la desarticulación de una red internacional de narcotraficantes en la llamada “Operación Maple”, pero el cerebro financiero nunca apareció.

Después se sabría que Cárdenas Palomino y su gente lo habían aprehendido en la colonia Portales, junto con su esposa que estaba encinta, pero “en el camino se les perdió”. Se habló entonces de un arreglo multimillonario para que ni siquiera figurara en la averiguación previa.

Una de las vergüenzas que tuvo que pasar el exprocurador Rafael Marcial Macedo de la Concha, quien apadrinó la boda de Cárdenas Palomino con Minerva Castillejos Cervantes, hija del abogado Marcos Castillejos Escobar (ejecutado el 9 de julio de 2008), fue cuando en la conferencia de prensa del 9 de marzo de 2004, dio a conocer la captura de 16 peligrosos secuestradores.

Entre los plagiarios, fue mostrada la fotografía del “secuestrador” Roberto Santos Prado Córdova, contra quien, dijeron, ya se había ejercido acción penal, sólo que al verse en las pantallas televisivas, el “plagiario” aclaró que sí había sido detenido, pero por un “error de la AFI” por lo que tuvieron que liberarlo.

Ello provocó que el entonces procurador tuviera que aclarar la situación y ofreciera una disculpa pública al haber sido difamada una persona inocente.

En diversas ocasiones, Cárdenas Palomino fue mencionado no sólo como protector del “Chapo” Guzmán Loera, sino también de Los Beltrán Leyva y del Cártel del Golfo, lo que originó ejecuciones de varios de esos altos jefes, al no cumplir con lo pactado con los capos y atreverse a vender dos veces una misma plaza a organizaciones fuertes y rivales entre sí.

Cuando se hizo mención de sus presuntos vínculos con el narcotráfico, Cárdenas Palomino era ya dueño de cuatro fastuosas residencias, a nombre de su esposa Minerva: una en Cuernavaca, otra en Bosques de las Lomas, una más en Acapulco y otra más en La Herradura.

Otro craso error de Cárdenas Palomino fue la “fallida” captura de Luis de la Barreda Moreno, contra quien había cinco órdenes de aprehensión por su participación en la “Guerra Sucia”.

La explicación resultaba simple:

Cárdenas Palomino era quien debía detenerlo, mientras que Marcos  Castillejos Escobar, suegro del entonces director de Investigación Policial, era el abogado defensor del presunto, además de que Humberto Castillejos Cervantes, cuñado del jefe policiaco, era asesor de Macedo de la Concha.

Luis de la Barreda Moreno falleció de muerte natural el 9 de junio de 2008 y, obviamente, nunca fue localizado y menos detenido.

El “Pollo”, como era apodado Cárdenas Palomino, también se vio involucrado en la extorsión y asesinato de Enrique Salinas de Gortari, ya que en su calidad de director de Investigación Policial, se dijo que habría desviado las pesquisas, además de que mal informó a la INTERPOL.

En el caso de la banda de plagiarios “La Flor”, se sabe que desde el año 2003, Cárdenas Palomino y Facundo Rosas sabían de su existencia y su modus operandi, además de que fueron los que llevaron directamente a Lorena González Hernández, “La Lore”, a la AFI, para asumir la Subdirección que ocupaba Omar Ramírez Aguilar, otro de los hombres de Genaro, que sería ejecutado en octubre de 2007.

En diciembre de 2005, Cárdenas Palomino, junto con Lizeth Parra, fueron los autores de la “recreación” que se hizo de la captura de la banda de secuestradores de la que formaba parte la francesa Florence Cassez, montaje que llevó al ridículo a la justicia mexicana a nivel internacional.

Asimismo, tanto Genaro como su gente fueron señalados en narcomantas y en averiguaciones previas, de ser protectores de narcotraficantes, principalmente del Cártel de Sinaloa del “Mayo” y el  “Chapo”.

Edgar Valdéz Villarreal, “La Barbie”, lo señaló directamente como quien recibía dinero del narco, lo mismo que su jefe, García Luna, Francisco Javier Garza Palacios, Facundo Rosas y otros jefes policíacos. Su argumento fue que era una reacción lógica de los narcotraficantes afectados que trataban de desprestigiarlos con acusaciones falsas.

Ambos, Genaro y Luis, están presos y en espera de una resolución judicial que, probablemente no les resulte nada favorable.

Pese a tales antecedentes, en marzo de 2001 el FBI de Estados Unidos le otorgó un reconocimiento por su labor en el Servicio Público; en 2005, el Premio Innova por la implementación de Tecnología de Punta; en agosto de 2009, la Condecoración de la Orden del Mérito Policial de España, la Medalla al Valor por el Presidente Felipe Calderón y en noviembre de 2010 fue reconocido por la Comunidad de Policías de América, como el Mejor Policía de México.

Ya tras las rejas, en varias ocasiones ha tratado de obtener beneficios como el cambio de penal de máxima seguridad a un reclusorio capitalino, pero los amparos que ha interpuesto le han sido negados.

El Poder Judicial ha considerado infundados los argumentos del exjefe de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal y resolvió que debe permanecer en la prisión de alta seguridad por el tipo de delitos cometidos, características de personalidad, historial social y delictivo y a su índice de peligrosidad.

“Requiere de medidas de vigilancia especial, ya que ejerció funciones de dirección para la desarticulación de organizaciones delictivas; cuenta con alta capacidad de análisis, síntesis, organización, planeación, liderazgo y negociación, además de ser experto en el manejo de armas y tiene vínculos con servidores públicos de elevado estatus y poder adquisitivo importante”, resolvió u tribunal de alzada.

De tal manera que el hombre de todas las confianzas del ex súper policía Genaro García Luna, preso y sujeto a juicio por corrupto en una prisión de Estados Unidos, seguirá recluido en El Altiplano donde se encuentra desde hace casi tres años y todavía pesa en su contra el riesgo latente de ir a hacerle compañía a su jefe, socio y entrañable amigo.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados