InicioPortadaCRIMEN SIN CUARENTENA

CRIMEN SIN CUARENTENA

  • Día a día se rompen récords de muertes violentas
  • Promesa incumplida de AMLO en el rubro más sensible
  • Expertos en seguridad y penalistas, lo consideran su mayor fracaso

STAFF SOL QUINTANA ROO/SOL YUCATÁN/LA OPINIÓN DE MÉXICO

CIUDAD DE MÉXICO.-En el año 2018, correspondiente a la gestión de Enrique Peña Nieto, se cometieron 33 mil 341 asesinatos; en el 2019, ya con Andrés Manuel López Obrador en el poder, 35 mil 588 y en los cuatro meses que van del presente año, suman ya 11 mil 206 los crímenes violentos.

Ante esas cifras, expertos en seguridad y prestigiados penalistas,coincidieron en señalar equivocada y fallida la estrategia
del presidente.

De diciembre de 2018 hasta diciembre de 2019, fueron asesinados en México al menos mil 17 servidores públicos relacionados con la
seguridad, entre policías, militares y elementos de la Guardia Nacional y en los 131 días que van de este año, han sido muertos 184, de acuerdo a estadísticas de la organización Causa en Común.

Desde el inicio de la administración de Andres Manuel López Obrador, hasta el pasado 30 de abril, se había registrado un total de 46 mil 794 crímenes y el mismo día que el presidente López Obrador pidió a los delincuentes: “ya bájenle”, se rebasó el número con más de 100 asesinatos.

De acuerdo a cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Segureidad Pública (SESNSP) y según apreciaciones del mismo López Obrador, el estado de Guanajuato, ocupa el 20 por ciento de los crímenes, lo que lo coloca en el nada honroso primer lugar en muertes violentas.

En segundo lugar figura el Estado de México, con el 17 por ciento; el tercer sitio corresponde a Guerrero, con el 13 por ciento, mientras
que los 29 estados restantes no mantienen un porcentaje promedio sino variante, por lo que los números aumenten o disminuyen, según los hechos violentos, principalmente cuando grupos de la delincuencia organizada se disputan el control de los territorios.

Pese a la grave situación causada por la pandemia del Covid 19, de acuerdo a cifras de la organización Causa en Común, en el mes de enero de este año se registraron 2 mil 819 muertes; en febrero, hubo un ligero descenso, con 2 mil 817 asesinatos; marzo rompió todos los récords con 3 mil 78 muertos y abril, cerró con 2 mil 492, con una disminución del 20 por ciento, aproximadamente.

Para ejemplificar, podríamos citar casos sobresalientes estado por estado, pero sólo nos remitiremos a varios de ellos por lo trágico de los acontecimientos, el número de víctimas o por las circunstancias.

Entre los hechos más violentos y que originron el mayor número de muertes, figura la tragedia de Tlahuelilpan, Hidalgo, ‪el sábado 18 de
enero, tras el estallido en un ducto de Pemex, causado por el crimen organizado dedicado al “huachicoleo” que hizo un boquete para robar combustible. La tragedia dejó un saldo de 137 personas muertas y gran número de heridos.

Para esas fechas, López Obrador declaraba ya en sus mañaneras que el robo de combustible había disminuido.

‪El lunes 3 de febrero, en Uruapan, Michoacán., cuatro hombres fuertemente armados, a bordo de una camioneta blindada, llegaron hasta un negocio de maquinitas tragamonedas, preguntaron por “El Pelón” y “El Ruso”, presuntos sicarios de Los Viagras.

Al no obtener respuesta abrieron fuego sobre los clientes, asesinando a nueve personas, entre ellas a los menores Luis, José, Óscar’ y Miguel, Ángel ‘B’, de 12, 14 , 17 y 13 años.

Trascemdiò que la ejecución fue realizada por miembros de la Nueva Familia Michoacana.

En el mes de marzo que batiò récords de asesinatos, ‪entre la noche del 23 y la madrugada del 24 de marzo, se dio un ataque armado en el bar “Oasis de la Cruz”, en Irapuato, Guanajuato que dejó un saldo de dos muertos y cuatro lesionados y en la madrugada, otra agresión a mano armada ocurrió en el “Negro’s Bar” de Celaya, con resultados similares

Esos dos atentados, sumados a los anteriores en contra de restaurant-bar, bares o centros nocturnos, localizados en los municipios del corredor industrial de la zona sur de Guanajuato, dejaron sin vida a 19 personas y 40 heridos de bala.

Y en el mes de abril, cuando el presidente López Obrador pidió a los criminales que ya le bajaran, que se portaram bien, se regitraron 114 crímenes.

Para Juan Carlos Montero, experto en seguridad y profesor de la
Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey, los resultados a la vista, demuestran que la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador no es la correcta, “aunque tampoco se puede negar su discurso de que los niveles de violencia son parte de una tendencia que no inició hace un año, sino que al menos tiene dos décadas”.

Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), que agrupa a los grandes empresarios del país, señaló que el hampa está desatada, que la estrategia de seguridad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador no está funcionando y que la violencia que vive el país, está causando la pérdida de confianza en la inversión y el consumo, por lo que exigió un giro de timón inmediato.

López Obrador, al asumir la Presidencia a fines de 2018, hizo la promesa de combatir la inseguridad ligada a los grupos del crimen
organizado y según datos de COPARMEX, el 65 por ciento de sus socios reportaron haber sido víctimas de algún delito.

En opinión del penalista Alberto Woolricha Ortíz, presidente de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de Méxixo, la
inseguridad es la principal promesa incumplida del mandatario.

Puntualizó que el proyecto de seguridad del gobierno de López Obrador, se basa en los programas de bienestar social, que, dice, generan paz y tranquilidad; la liberación de presos, la dignificación de las cárceles, el no confrontar a los criminales y la intervención de la Guardia Nacional con 75 mil elementos, “y nada de ello ha servido porque la inseguridad ha aumentado de manera alarmante”.

-El crimen no está en cuarentena, añadió, y de no darse un cambio radical en esa estrategia y si se mantiene la tendencia delictiva, hay
un consenso general entre expertos en la materia, que el presente año podría rebasar fácilmente las 40 mil muertes violentas, concluyó Woolrich Ortiz.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados