¡DE OLÍMPICO A MAFIOSO!

 

*Florian Tudor, el líder de la mafia rumana, fue un remero que compitió en el Ocho masculino en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 .

*Nació en Braila, Rumanía, el 23 de mayo de 1973 y vivió en Italia, donde fue detenido por el robo de varios camiones de carga

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México 

(Primera de siete partes)

Cancún.- Florian Tudor, el líder de la mafia rumana, fue un remero que compitió en el Ocho masculino en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, un deportista destacado que con el paso de los años decidió dejar lo sano para convertirse en delincuente de gran envergadura.

Nació en Braila, Rumanía, el 23 de mayo de 1973 (tiene 48 años) y vivió en Italia, donde fue detenido por el robo de varios camiones de carga. La operación criminal le permitió recaudar una robusta fortuna que le ayudó a hacerse pasar por un empresario inmobiliario afincado en Cancún.

Su fortuna la logró de la mano de Adrián Constantin Tiugan, que llegó a México con documentación falsa, lo que le permitió crear una inmobiliaria. Con esa empresa construyó varias propiedades de lujo en Cancún y sus negocios se expandieron a otros sectores.

Con su compañía Top Life Servicios instaló cajeros Instacash en localidades turísticas de Quintana Roo, Puerto Vallarta, Jalisco, Sayulita, Nayarit y Cabo San Lucas, Baja California Sur. Con sus propias casas de cambio, la red criminal que construyó lavaba el dinero extraído de las cuentas de los turistas defraudados.

El pasado jueves 27 de mayo, el rumano fue detenido por elementos de la Fiscalía General de la República. Anteriormente, la Fiscalía de Rumanía había conseguido la orden de aprehensión en contra de Tudor, asentado en Quintana Roo, junto con una banda que se dedicaba a la presunta clonación de tarjetas bancarias.

De esta manera, de nueva cuenta la justicia del país vuelve a dar la razón a Grupo Sol Corporativo en sus investigaciones, esto al ratificar las afirmaciones hechas por estos medios informativos a través de investigaciones especiales.

PRIMERO, LIBERARON ORDEN DE APREHENSIÓN

Florian Tudor “El Tiburón”, presunto líder de la “Mafia Rumana”, contaba con una orden de aprehensión en Rumanía, la cual fue concedida por el tribunal de Bucarest por los delitos de instigación para el intento de asesinato, chantaje y la formación de un grupo delictivo.

Tras un largo proceso legal en Rumanía, la Dirección de Investigación contra Delincuencia Organizada y Terrorismo (DIICOT) de la Fiscalía rumana habían conseguido la orden de aprehensión en contra de Tudor, junto con su banda, dedicada a la presunta clonación de tarjetas bancarias en diversos destinos turísticos.

Entre México y Rumanía no existe tratado alguno de extradición; sin embargo, desde 2018 ambas naciones acordaron detallar instrumentos pendientes para la exitosa cooperación policial, intercambio de información y en consecuencia, la extradición.

Aun así, las autoridades mexicanas siguen poniéndolo en la mira, en particular la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), la responsable de la congelación de las cuentas ligadas a la “Mafia Rumana”, más la ya conocida denuncia que se había presentado ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Florian Tudor siguió negando las acusaciones en su contra y recalcó que había una campaña de desprestigio proveniente directamente del gobierno de Quintana Roo. El presunto líder ha causado revuelo recientemente pues se reunió con la secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Rosa Ícela Rodríguez, por las órdenes directas de Andrés Manuel López Obrador.

En aquella ocasión, Rodríguez le había conseguido a Tudor una cita con la UIF; sin embargo, él no asistió.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados