DEL ABSURDO

Francisco Medina/La Opinión de México

De tonto sólo tiene la cara

Si muchos piensan que López Obrador es una persona muy tonta, déjeme decirles que están totalmente equivocados ya que es sumamente astuto y hábil. Su intención de vengarse de los mexicanos que no lo apoyaron o que abiertamente lo repudiaron se materializa en su estrategia chavista de empobrecer al país sin importar los medios, mientras simultáneamente acapara el poder para ejercer su gobierno populista sin contrapesos y enriquecer a su familia.

López Obrador se apoya en la masa resentida e ignorante -como el mismo López-, cuya emotividad es muy fácil de manipular.

Empobrecer al país es y ha sido su objetivo. No ha tomado decisiones erróneas sino muy acertadas para su plan de venganza y poder.

Lo que anhela es tener de rodillas a la clase media y amedrentarla con el resentimiento de los sectores populares que él mismo se encarga de fomentar y enardecer.

La militarización del país responde al mismo objetivo, ya que en cuanto las carencias sean insoportables para quienes no son sus socios ni tengan la oportunidad de establecerse fuera del país, exigirán lo ya para entonces será imposible, y esa guardia “nacional” -infiltrada de chavistas y guerrilleros latinoamericanos- será la que le ayude a permanecer en el poder, eliminar a sus oponentes y establecer una calma chicha, hasta que la pobreza generalizada se tiña de sangre.

Por lo tanto, llamar errores a sus decisiones parece una visión equívoca que genera respuestas también desatinadas y menos profundas o radicales de lo que exige el momento.

Lo que sí es una realidad es que quienes se han visto beneficiados con su famosa cuarta transformación son sus familiares y veamos por qué.

Su hermano Ramiro es acusado de peculado.

Pío, fue grabado recibiendo “aportaciones” para la campaña de su hermano Andrés Manuel que nunca fueron declaradas.

Su cuñada Jessica Moreno Torres, fue denunciada por desvío de recursos del gobierno de Javier Duarte en Veracruz para la campaña de López Obrador.

Su prima Felipa Obrador, con contratos millonarios con Pemex, IMSS y otras empresas estatales, además de ser beneficiada con terrenos cercanos al Tren Maya. Además, su hija, administra dos resort por donde pasará el Tren Maya en Palenque.

Su esposa, Beatriz Gutiérrez Muller, subió de nivel en el sistema nacional de investigadores y cobra sueldo sin mostrar título ni investigar nada.

Los tres hijos mayores de López Obrador fundaron dos fábricas, una de cerveza y otra de chocolates, sin tener ingresos declarados.

Así las cosas, podemos afirmar que de tonto solo tiene la cara, porque resultó ser una persona muy inteligente que busca poder y dinero.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados