DESAFÍO

RAFAEL LORET DE MOLA / LA OPINIÓN DE MÉXICO

*Confusión Extrema

*¿Quién lo Extraña?

No quiero pensar que sean los dirigentes partidistas cuantos alientan los radicalismos viciados y los constantes arrebatos contra la libertad de expresión para intentar silenciar a las voces disidentes e incluso a los miembros de otros poderes de la Unión a guarecerse de las tempestades sobre todo el meteoro que nos está cayendo sobre la cabeza tras el tsunami lópezobradorista del primero de julio de 2018. Ni la pandemia ni la economía ayudan a su causa de cara al 2021.

Nadie duda –sería una insondable estupidez- la legitimidad democrática del presidente en funciones aunque algunas de sus decisiones obliguen al debate que él rechaza y animen a los desacatos con tal de ganar adherentes como en el caso del asturiano Paco Ignacio Taibol II motivo de querellas parlamentarias pasadas de tono hace un año y por esta línea se ha continuado; nunca un funcionario de tan escaso nivel había generado huracanes tan perniciosos y devastadores para el intelecto ni exhibido la ligereza de los juicios viscerales y hasta xenófobos de los miembros de sendas Cámaras; y, sin embargo, ahora las pieles están demasiado sensibles.

Uno de los episodios más preocupantes para el análisis del presente convulso y el autoritarismo presidencial, se dio el jueves 13 de diciembre de 2018 –el número del mal adagio-, cuando López Obrador asistió al último informe del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, entonces Luis María Aguilar Morales, quien en su mensaje final dictó una academia sobre la división de poderes y la autonomía entre éstos, casi de primer año, como una suerte de réplica al titular del Ejecutivo y a los legisladores empeñados, justamente, en el linchamiento de los togados por sus escandalosos emolumentos jamás justificados.

El sordo alegato para sostener la postura de los altos funcionario del poder judicial estriba en que así se diluyen las posibilidades de la corrupción –lo que no es cierto en la praxis-, y se blinda a quienes ejercen la justicia por las posibles reacciones de los afectados de alto nivel, por ejemplo los “capos” mayores, dispuestos a vengarse como parte de sus desviadas reglas amorales. De allí la reforma que con ahínco defiende el vigente presidente de la Corte, Aturo Zaldívar Lelo de Larrea, con el sambenito de proteger a los pobres… enredando los procesos y convirtiendo a todos los mexicanos en sospechosos.

Hasta el momento, por fortuna, son pocos los casos de algunos jueces de distrito acosados por los sicarios, por cierto, y no se conoce de ningún ministro de la Corte azuzado, secuestrado o ultimado mientras tan sólo en los últimos veintiún meses han sido asesinados veintisiete colegas periodistas. Sólo a Eduardo Medina Mora Icaza se le advirtió que dejara su toga para refugiarse vergonzosamente. La diferencia es atroz.

En fin, los radicales se asomaron a las puertas del Palacio Nacional y hasta las de la Suprema Corte, sin vallas metálicas y con escasos cuatro policías militares para cuidar el trayecto a pie del Primer Magistrado quien fue atropellado por la multitud que no le dejaba ni andar mientras éste había esfuerzos para saludar aun cuando los “baños de pueblo” le sentaban bien –así, en pasado- poco más que las medicinas diarias que toma para controlar sus cardiopatías desde diciembre de 2013 cuando sufrió un severo infarto que, literalmente, lo dejó yaciente durante algunos segundos en la mesa de operaciones.

Lo peor vino después cuando esa misma multitud vandalizó la salida de algunos funcionarios del poder judicial, entre ellos Jorge Camargo director de Comunicación Social del Consejo de la Judicatura cuyo vehículo fue interceptado por la fanaticada, la misma que se arremolinó al paso del presidente de la República, y severamente abollado, incluso con un cristal roto. Parecían tan bien organizados que nadie duda de la procedencia de los autores intelectuales en pleno desajuste de opiniones entre los tres poderes de la Unión. Eran signos de cuanto hemos padecido hasta hoy.

Los frentes callejeros conjurados por la barbarie, no así los pacíficos que son víctima de provocadores expertos bien pagados por Jesús Ramírez Cuevas, el vocerito, no son los cauces de la democracia sino los de la anarquía, entendida ésta como el extremismo de quienes detestan cualquier forma de gobierno en pro de una utópica libertad. No es esto por lo que votamos el primero de julio de 2018.

La Anécdota

Créanmelo o no, y ante mi creciente asombro, ya son varios los sitios que supongo heterogéneos –estadios, plazas-, en donde se escucha un grito para mí infame:

–¡Peña Nieto te extrañamos!

Pero lo más abyecto de ello, es decir de la amnesia colectiva y el radicalismo, es la consecuente ovación socarrona que llueve después como si con ello repudiaran al actual régimen… con dos años y once días de existencia. Lo segundo es espejo fiel.

¿No te dirá el espejito, Andrés Manuel, que algo anda muy mal, catastrófico diríamos, en el arranque del tercer año de la esperada “Cuarta Transformación”?

 

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados