DESAFÍO

Rafael Loret de Mola/Sol Campeche

*Exaltación de Pobreza

*El Hombre de Confianza

Lo pregona el presidente a pesar de la veda electoral que prohíbe expresamente adjudicarse mejoras sustantivas como ejercicios de proselitismo y MORENA, claro, lo aprovecha a satisfacción de quienes, ciegos o tuertos, no analizan los hechos liberados de prejuicios: las remesas que los mexicanos, muchas veces tratados como seres inferiores por sus patrones anglosajones, han roto los récords anteriores y sitúan al régimen actual, falsamente presentado como el de los pobres, como el más beneficiario por éstas.

Las remesas, frutos del sacrificio de millones de compatriotas quienes ofrendan sus ingresos, a veces comiendo solo chatarra, sirven para enviarles recursos a sus hogares depauperados por la permanente crisis económica en México; lo que sería digno de elogiar sería precisamente que estos ingresos fueran a la baja y en sentido contrario al Producto Interno Bruto generado por los mexicano en el interior del país y no fuera en donde recalan por la ausencia de oportunidades de trabajo y la necesidad de salvar a sus familias del empobrecimiento extremo.

No me imagino cuál sería la situación social en nuestro país de no contarse con las remesas y los sacrificios de los llamados indocumentados –los legales también mandan lo que pueden-, dispuestos a pagar hasta diez mil pesos por cruzar la frontera con todo y el muro de la ignominia y, por ende, contratados clandestinamente condición que abarata su mano de obra hasta hacerla muy, pero muy inferior a la de cualquier obrero o agricultor estadounidense, blanco o afroamericano que cuentan con esquemas para defenderse de la infame explotación de sus multimillonarios patrones. La desigualdad es evidente pero mucho más cuando se trata de los migrantes venidos del sur quienes, además, no suelen ser solidarios con sus propios compatriotas tal y como lo hacen otras comunidades de extranjeros en USA. Priva el egoísmo explicable de la pobreza extrema.

En 2020 las remesas enviadas, la mayor parte a través de las casas de cambio ligadas al Banco Azteca propiedad del impresentable Ricardo Salinas Pliego, el empresario favorito de Fox y AMLO como puntas de lanza, sumaron 40 mil 606 millones de dólares para mantener el signo de ser el más voluminoso ingreso desde el exterior para México. Y van en aumento: en el primer trimestre del año en curso se sumaron 10 mil 623 millones de dólares por el mismo concepto lo que representa un alza, respecto al mismo periodo del año anterior, del 13 por ciento.

Esto significa que, de seguir la tendencia, al fin de año tendríamos un alza en estos envíos de casi dos mil millones de dólares cuando menos y de tal se ufana el mandatario falsario que insiste en ser “de los pobres” cuando se alegra de que millones deban solicitar, como expresó López Mateos alguna vez, “una patria prestada teniendo ésta tan generosa, tan noble y tan entrañablemente nuestra”.

Pero ni Don Adolfo ni Andrés han puesto ningún cimiento para acotar esta realidad y López Obrador, para colmo, la festina como un logro… bastante execrable.

La Anécdota

“El licenciado Bartlett tiene toda mi confianza” expresó en una de sus interminables mañaneras el señor López Obrador para zanjar las denuncias sobre prevaricación, exhibida por la compra descomunal de inmuebles en la Ciudad de México y otros territorios, con pruebas irrefutables. Bastó la palabra del supremo hacedor de México para poner el punto final… a su exigua, inútil y fantasiosa lucha contra la corrupción.

Hoy, el hombre de todas las confianzas del mandatario-mandante, se enfrenta a un litigio internacional por el adeudo de 400 millones de dólares por la compra de gas a la poderosa empresa Goldman Sachs, la principal del ramo. Hasta este punto llega la confianza del prohombre del Palacio Nacional en plena devastación de la política y la dignidad.

¡Ni un solo voto para revalidar a este régimen profundamente corrupto, ineficaz y cuajado de complicidades!

 

 

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados