DESAFÍO

Rafael Loret de Mola / La Opinión de México

*El Eje Corruptor

*Pretensa Auditora

– – – – – – – – – – – –

“Hay que combatir la corrupción de arriba hacia abajo, de arriba hacia abajo”.

Con la voz adormilada porque sus médicos le han recomendado al presidente no molestarse ni salirse de tono, además de una dieta rigurosa y el inevitable ejercicio -¿habrá montado, a hurtadillas, un gimnasio particular en el Palacio Nacional “su” casa virreinal?-, Andrés Manuel repite, una y otra vez su consigna central aun cuando se trata de responder a las crecientes acusaciones sobre que solapa, por decir lo menos, las mayores complicidades dentro de un gabinete que comienza a enseñar las garras motivado por la impunidad que el brinda el patrón dorado a los mayores dinosaurios del establishment. Actúa exactamente en línea opuesta a cuanto prometió y merece el calificativo de farsante.

Entre los desmanes permitidos por la superioridad encontramos la abyecta protección a Ricardo Salinas Pliego al entregarle un jugoso contrato por parte de la Secretaría de Educación Pública (SE), por 969 millones de pesos, a Seguros Azteca con el fin de asegurar “bienes patrimoniales, carga y embarcaciones -¿habrá aulas en los barcos?-, semovientes -¿se referirá a los bípedos funcionarios o a los animales que los mantienen?- y flora” –seguro las plantas de los edificios de la dependencia necesitan regarse-. Un abuso para apoyar al empresario que llamó a romper la cuarentena alegando la necesidad de no frenar la economía y en sus empresas exigió a sus trabajadores asistir a sus labores con o sin medidas de higiene. Así procede quien fue jefe, durante 18 años, de Moctezuma Barragán quien se mantuvo como presidente de la Fundación Azteca destinada a un fatuo altruismo con sucedáneos del Teletón de Televisa.

El resultado fue muy triste: uno de sus empleados, cuando menos, Rodolfo Huvy Cruz, fue visitad por el COVID-19 que lo asesinó. Esto bastaría para abrirle proceso penal al magnate. ¡Perdón! Se nos olvidaba que el presidente en funciones ya lo declaró, públicamente, como su amigo lo mismo al conductor de noticiaros gritón al servicio del magnate.

Igualmente, una vez más, protege a Manuel Bartlett, superviviente del jurásico mexicano, mediante siete contratos de diversos calibres y distintas secretarías –Defensa, Marina, Salud, además del IMSS y el ISSSTE-, por 162 millones de pesos, nada menos, si bien el junior de marras alega que “no me ayudó mi papá”. El funcionario ya cursa por los 84 años de edad y es un tipo con pasado tenebroso y propiedades valuadas en 800 millones de pesos como se demostró apenas hace unos meses. Ante ello, el señor de Palacio sólo hizo el comentario que se investigará el asunto para de esta manera obligar a la ciudadanía a aplicar la famosa medicina del tiempo que provoca la amnesia.

Y falta mencionar los negocios de Alfonso Romo Garza quien ya se siente dueño de la península de Yucatán de donde extrae el agua que le arrebata a los ejidatarios. Pero al gobierno “de los pobres” tal no le interesa en absoluto.

¡Adelante la corrupción, Andrés Manuel, mientras también te enriqueces!

La Anécdota

Por supuesto tenemos para indagar las ilegalidades y los excesos a la Secretaría de la Función Pública que no ha servido nunca para nada. En el sexenio anterior se instruyó a su titular, el amanerado Virgilio Andrade, para que averiguara si hubo irregularidades en la compra de las famosas “casas blancas” supuestamente de Angélica Rivera. ¿Alguien creyó que este imbécil iba a proceder contra su jefe del alma?

Y en el mismo tenor, Andrés exigió a la titular actual del ramo investigar las concesiones, sin licitaciones, entregadas al junior de Bartlett. Acaso olvidó que Irma Eréndira Sandoval, rehén del SARS-2-COV, está en cuarentena y su oficina funciona a un tercio. Pasará el tiempo y luego de la pandemia sabremos si podremos restaurarnos bajo la esperada peor recesión de la historia.

Vaya presidente que tenemos.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados