DESAFÍO

Rafael Loret de Mola / La Opinión de México

*El Gran Ridículo

*Estamos muy Lejos

Seguramente el presidente en curso ya ganó su lugar como el mandatario más parlanchín de la historia superando en cerrado duelo a Echeverría y Fox quienes no dejaron en paz la lengua durante sus periodos ominosos. Pero Andrés con un agravante: acusa, señala y fustiga a sus predecesores con el fuete de las palabras y los dichos chocarreros –como los fantasmas de Palacio-, y luego simplemente deja pasar el tiempo y adopta argumentos tan simples que sólo provocan las carcajadas de quienes no están ciegos o amordazados por sus propios intereses presidencialistas.

Hace unos días alegó que deseaba ver el video filtrado por la familia Lozoya, sobre todo Juan Jesús hermano del soplón por excelencia, porque sería mejor que cualquier “pago por evento” lo que demuestra que da rienda suelta a su afición beisbolera –gracias a la cual ha invertido en estadios en tiempos de pandemia-, usando este modelo televisivo que tuvo su primer momento estelar a la vera de Julio César Chávez, el boxeador convertido en comentarista muy bien recomendado por

los sicarios que hacen las labores de enlace; es de Sinaloa, qué caray.

El soplón Lozoya, a trueque de no pisar la cárcel luego de varias semanas detenido en España –lo que ha de haber resultado ridículo hasta para las autoridades hispanas acostumbradas a los deslices de la Corona caduca-, ha filtrado documentos comprometedores que, por cierto, no ha admitido la Fiscalía General; acaso como el propio AMLO reveló que no hablaba con Alejandro Gertz Manero, el fiscal, “desde hace seis meses”, la comunicación de hechos confusos es consecuencia de la mala interpretación de las señales de humo al estilo Apache.

El caso es que López Obrador renunció a realizar la consulta prometida para cerciorarse, con el apoyo de la soberanía popular, si debía o no llevar a proceso a los ex presidentes, ahora canaliza su condena al pasado, sin preocuparse del presente, a través de discursos “mañaneros” incansables en los que fustiga a sus predecesores sin atreverse, medroso como es en realidad, a dar el siguiente paso. Un perfil poco estudiado de una personalidad muy contaminada por los traumas de juventud y los arrebatos de su interminable adolescencia política aún ahora cuando ya está en ruta de sumar 67 años.

Mientras la señora Rosario Robles es tratada como la peor desdichada cuando sus cuentas con la justicia ni siquiera se elevan sobre los talones de las infamias de Lozoya, el junior siempre protegido por su padre, Lozoya Thalman, quien fuera secretario de Energía –lo que le dio relevancia para manejar las cuestiones relacionadas con el petróleo-, bajo la batuta sexenal del presidente de la canalla política, Carlos Salinas de Gortari.

Esto significa que la ruta estaba trazada desde muy atrás y con verificaciones indiscutibles. ¿Quién lo iba a decir? Tenemos treinta y dos años bajo sobornos burdos y hasta ahora descubrimos los nexos porque el soplón los reveló sin confirmación judicial. Parece una fiesta infantil en donde el cumpleañero puede hacer trampa y los convidados lo complacen para que no llore en día tan significativo. No vaya a ser que el dinero recibido por Andrés de manos de Salinas en 1991, 9 millones de pesos se estima para reventar la manifestación desde Tabasco, haya sido consecuencia de la misma adulteración siniestra.

No se pierda el próximo capítulo… por pago por evento.

La Anécdota

Otra historia de intocables. Onésimo Cepeda Silva, curtido en las lides de Carlos Slim y fundador de Inbursa, llegó al Obispado fast track porque consideró, dice aún en su retiro, que “debíamos hacer algo por los pobres”. Y fue situado en Ecatepec con todas las canonjías.

Acusado, en abril de 2010, por el delito de fraude procesal luego de haberse guardado la pinacoteca de Olga Azcárraga, fallecida en 2003, y firmado por ello un cheque por ciento treinta millones de dólares, el “religioso” simplemente comentó:

–Jajaja. Falta mucho para que en México se atrevan a meter a la cárcel a un Obispo.

¿Y cuánto faltará para que se lleve a prisión a un ex presidente o a un mandatario en funciones, corroboradas sus acciones de alta corrupción?

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados