DESAFÍO

*Seis Autogoles

*De las “Carpas”

RAFAEL LORET DE MOLA/ LA OPINIÓN DE MÉXICO

Imagínense a un equipo que encajara seis auotogoles para colocarse al borde del precipicio; vamos, el Barsa recibió ocho goles severos por parte del Bayern Munich no hace mucho y quedó tan hondamente afectado que su estrella Messi dijo que se marchaba pero no lo hizo luego de reclamar mejores prestaciones; algo muy parecido a López Obrador, aunque este no sea virtuoso de nada como Leo sí es en el fútbol, quien pretende hacer de sus mayores fracasos las puntas de lanza de un gobierno fallido y una intención, la 4T, desgarrada por la ignorancia de los jugadores, la terquedad del técnico en jefe y la proclividad irremediable hacia la corrupción. Pío, Pío, Pío… los pollitos se alebrestan.

El encuentro con la realidad ya lo perdió AMLO; tan solo en los últimos días, a una velocidad esquizofrénica, ha perdido los estribos y el balón en, cuando menos, seis ocasiones. Hagamos la crónica:

Primer autogol: Asegurar que tenía bajo control la economía cuando había perdido el balón del equilibrio; su secretario de Hacienda, Arturo Herrera –un remedo de mediocridad-, disparó contra su propia meta al asegurar que 2021 será peor que 1932 cuando arrastramos la “cola” de la recesión del 29 en USA. No podría haber tenido mejor tino para mantener la incertidumbre y el temor en un país golpeado severamente.

Segundo autogol: Manipuló el tema de la encuesta para llevar a proceso a los ex presidentes enviando al Senado la minuta al respecto para que este, a su vez, la remitiera a la Suprema Corte de Justicia al tiempo de que los hijos… de Morena, casi mofándose, procedían a elaborar una ley de amnistía para regalarles la impunidad y el mandatario torpe insistí en que él votaría en contra de la pregunta por él elaborada sobre si se iniciaban los procedimientos. ¡Y de él nació la tal iniciativa para subrayar así que rompía con el pasado! Ahora, la mafia del poder está junto a él.

Tercer autogol: en el caso de los agricultores de Chihuahua optó por aferrarse a un viejo y anquilosado tratado de 1944, sin ningún beneficio para México, y habilitó a la Guardia Nacional para resguardar la presa de La Boquilla de quienes protegían su agua con justa razón. El drama terminó con el asesinato de una dama por la espalda, cobardemente, por parte de los genízaros sin escrúpulos. Hasta hoy, por cierto, no se conoce quien disparó.

Círculo cerrado por un cabezazo del mandatario.

Cuarto autogol: presenta, a todo vapor como lo hacía “La Saeta” en el Real Madrid, las imágenes de las ruinas del aeropuerto de Texcoco –obviamente erosionadas por el abandono-, y se guarda de mostrar las severas inundaciones de la “nueva” refinería de Dos Bocas, en Tabasco, que demuestran lo dicho por los ambientalistas sobre la inviabilidad de las obras. Para colmo, una de las constructoras se retira del proyecto por lesión, esto es por los sobrecostos y el gobierno mira hacia otro lado mientras el portero come plátanos.

Quinto autogol: la estúpida y a la vez perversa rifa del avión José María Morelos dejó un hueco en la portería difícil de cubrir. Fue el ridículo porque la pelota se introdujo pasando bajo las piernas de todo el equipo. ¡Pagó el gobierno 500 millones de pesos para adquirir un millón de cachitos en vista de que la venta fue un rotundo fracaso y así esperar que alguno de los hospitales se llevara un premio de 20 millones de pesos si tenía suerte! Es la primera vez en la historia que la Lotería pierde dinero en un sorteo y no faltaron los cursis pretextos de Olga Sánchez Cordero insistiendo en lo contrario contra la visión del árbitro, esto es la opinión pública.

Sexto autogol: el fin de semana anterior el grupo FRENAAA realizó una manifestación pacífica interceptada por granaderos, a la vieja usanza, y miembros de la Guardia Nacional, a la nueva. No permitieron que ocupasen el Zócalo con sus protestas olvidándose de las tantas veces que los simpatizantes de López Obrador lo han hecho incluso durante los gobiernos de derecha a los que tanto fustigaba. El balón rebotó en la línea y cayó sobre la cabeza del propio AMLO quien la metió en sus redes al insistir en que cuidaría a los manifestantes respetando sus libertades ¡cuándo les cancelaba, con elementos blindados, la garantía al libro tránsito y de libre manifestación contrariando a la Carta Magna. Con cinismo inaudito, les desafió a permanecer bajo sus casas de campaña, adquiridas por ellos e inundados por las lluvias torrenciales, para que supieran “lo que se siente” acaso refiriéndose a su largo plantón de 2006 cuando instaló carpas, sin gente, desde el Zócalo hasta la mitad del Paseo de la Reforma, sin que durmiera él una sola noche bajo las mismas. Me consta.

La conclusión no puede ser otra; con un marcador cualquier equipo estaría obligado a renovarse, esto es con la salida del técnico, en este caso AMLO, el más grande farsante y manipulador de la historia de México a la altura de López de Santa Anna, Iturbide autocoronado emperador y el enajenado barbado de Miramar.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados