InicioHoy EscribeDesafío: Delincuente electoral / Y rey de los crímenes

Desafío: Delincuente electoral / Y rey de los crímenes

Por Rafael Loret de Mola

No hay duda alguna acerca de que el mandante de Palacio es también un delincuente electoral por su grosera intervención en los comicios recientes. Ya en 2023 pretendió compensar a la maestra de primaria y doctora en corrupción, Delfina Gómez, volviéndola a señalar como candidata de su Morena al gobierno del Estado de México; después, intervino burdamente en la sucesión en el Estado de Coahuila, donde la ventaja y muy amplia siempre fue para el aspirante de la alianza PRI-PAN-PRD, Manolo Jiménez Salinas, exigiendo al Verde Lenin Pérez a retirarse de la contienda nueve días antes de la jornada electoral al valorar que su candidato, el gran empresario del carbón y cacique estatal, Armando Guadiana Tijerina, ya fallecido, no podía siquiera situarse a menos de veinte puntos de su adversario. Y lo mismo pretendió en el caso del PT y su abanderado Ricardo Mejía Berdeja, exsubsecretario de Seguridad Nacional, a quien le exigió, primero, no usar su sagrado nombre, el de AMLO, y lo presionó también para dejar su candidatura a favor del sombrerudo Guadiana. Tal fue el ejercicio para 2024 y sus consecuencias.

El descaro no tiene parangón en la vida institucional del país y fue una advertencia a cuanto esperaba el mandante para el 2024, esto es un dominio asfixiante del proceso bajo el peso de la propaganda manipuladora que convierte en virtudes los peores pecados de la democracia; por ejemplo, el manejo inmoral de las encuestas ahora dominadas por los bots y los hackers -como los que determinaron la victoria de Trump hace ya casi ocho años bajo el manto de Moscú-, que más bien inducen a los votantes y no les informan imparcialmente. ¿Han resultado positivos los tantos sondeos de opinión? Debo decir que a lo largo de mi carrera jamás he sido interrogado para un registro estadístico. Ya es algo.

Muchos piensan que las elecciones en el Estado de México y Coahuila, hace un año, fueron el preámbulo indiscutible para las presidenciales de 2024 -en donde además estuvieron en juego nueve las gubernaturas y la renovación del Legislativo con la ilusoria mayoría calificada para el partido del mandante en turno-, con el objetivo puesto en la continuidad de AMLO como “jefe máximo” si este no alcanza su utopía de convertirse en secretario general de una organización internacional paralela a la OEA siguiendo los pasos de Luis Echeverría quien pretendió serlo de la ONU y no obtuvo un solo voto con su “Carta de los Derechos y Deberes de los Pueblos del Tercer Mundo” equiparable a la torpe “cartilla moral” de Andrés, el tabasqueño, quien jamás pudo ser gobernador de su entidad, pero convirtió a uno de los mandatarios de la misma en su esbirro más descarado, Adán Augusto López, quien prácticamente, tras ser una pobre corcholata sin premio, yace en los basureros.

De allí la enorme importancia de los comicios. No fue un episodio más sino el preámbulo de cuanto puede suceder en México si no se enderezan los métodos y el mandante sigue metiendo las manos para cobijar el futuro rastrero de su marioneta notable, Claudia Sheinbaum, aun cuando MORENA perdiera en la Ciudad de México que ella gobernó con desesperación por buscar candilejas abriendo parques temáticos, teleféricos mal hechos, estaciones del Metro con alto riesgo, mínima manutención a los segundos pisos y un fehaciente desprecio por las mayores necesidades de los citadinos: agua, sobre todo, y combustible barato amén de servicios públicos dignos, limpios y eficaces. ¡Fuera máscaras! Le reviramos.

Lo que revela las mayores mentiras del régimen fueron las manipuladas encuestas que insistieron, incluso en los medios más opositores, una aprobación al mandante por arriba del sesenta por ciento cuando es otra la realidad que se palpa. ¿Dónde están los defensores de AMLO? Solo podríamos encontrarlos, en masa, en las granjas de bots o entre quienes, por abandono del propio gobierno, subsisten en la ignorancia más atroz que, como alguna vez subrayó el mandante pelafustán, es la que prodiga votos a MORENA, sobre todo los analfabetos o tuertos políticos que no solo no saben leer, sino que igualmente carecen de elementos para poder superar la educación al estilo de Goebbels, el gran propagandista del Tercer Reich a la vera de Adolf Hitler Hitler -su madre también llevaba este apellido-, el austriaco que se apoderó de Alemania hasta convertirla en la nación más bélica de su época.

Con esta doctrina en boga, ¿sirven las elecciones? Sí, siempre y cuando, llegue el añorado cambio.

         La Anécdota

Las muertes como consecuencia de disputas armadas o de actos del crimen organizado o de los arrebatos militares, suman, en promedio, más de cien al día. Si consideramos que, por el momento, ya se han dado mil novecientos crímenes es muy factible que al final del período de López, precisamente el 30 de septiembre de 2024, se llegue a la dolorosa cifra de más de doscientos mil asesinatos en el lapso vergonzoso de la 4T, más que en ninguna otra época ni siquiera en los días del más crudo peñismo.

No debieran los morenistas comparar con nadie a su mandante, quien por cierto jamás podrá decirse que ha sido el “presidente de todos los mexicanos” -aunque insista en ello el más bajo de los “informadores”, Carlos Pozos, Lord Molécula quien se dice “periodista de corazón”; esto es del corazón de sus patrones-.

En todos los comparativos, el actual mandante sale perdiendo respecto a sus predecesores, los peores de la historia y desde luego de los dos que se salvan en la historia reciente. Ni ha sido el más austero -honor que corresponde a Adolfo Ruiz Cortines-, ni el más patriota -el referente sería Lázaro Cárdenas-, ni el más dichirachero -le gana Fox-. Pero, en cambio, sí ha sido el más corrupto -por encima de Peña-, el más perverso -superando a Salinas-, el más torpe para manejar la economía -mucho más que López Portillo-, y el mejor negociador con el narcotráfico -mucho más eficaz que Calderón-. 

Andrés: ya estás condenado, irremisiblemente, por la historia que alguna vez pretendiste conquistar.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados