InicioSin categoríaDESDE LA BARRERA

DESDE LA BARRERA

Aletia Molina/La Opinión de México

 

un circo de pulgas

¿Han escuchado hablar de un circo de pulgas? Pues así es este gobierno, un presidente que promete  y que, en sus primeros dos años de gestión, entrega un país en quiebra y convertido en un cementerio, un gobierno que, con todo el peso del Estado, rifó un avión sin avión y que termina por burlar y violar la Constitución. Un gobierno que en todos los medios públicos y privados promueve una campaña de vacunación, sin vacunas… Sí, el de López Obrador es un pomposo circo de pulgas.

Además, AMLO ha formulado casi 50 mil mentiras en 26 meses y en todo ese tiempo ha dicho cientos de veces que “tiene otros datos”, en abierto reto a la realidad. En días recientes, el gobierno de AMLO debió responder por la campaña de vacunación sin vacunas, a lo que los genios cuatroteros inventaron una página de internet inservible que debía capturar datos de los mexicanos mayores de 60 años, para procesar su vacunación lo más pronto posible, sin embargo la página tardó muchos días en funcionar porque la verdadera intención era distraer la atención clientelar de AMLO.

Esto ya parece un patrón, uno muy viciado y malvado, como aquello de rifar un avión sin avión o aquella de emprender una campaña de vacunación, sin vacunas. Es decir, que el gobierno de AMLO no compró vacunas contra el COVID-19, pero mientras “compone”, entretiene.

Y qué vimos esta semana: el Presidente ‘inauguró’ una importante remodelación de la Base Militar de Santa Lucía, que eventualmente será un nuevo aeropuerto civil. Hay nuevos hangares militares y una pista más larga y mejor asfaltada, pero sin terminales y la nueva torre de control en construcción. El vuelo ‘inaugural’ que realizó desde el aeropuerto Benito Juárez en la Ciudad de México, sólo fue un aterrizaje en la nueva pista que seguirá siendo de uso militar cuando acabe de construirse el aeropuerto.

Pues bien, no hay dinero para comprar vacunas, nos alcanza para las rusas y las chinas, aunque eso qué importa si al final del día la gente queda contenta con la 4T.

El gobierno de AMLO está quebrado, comprometió buena parte del Presupuesto para los programas políticos asistenciales, en los cuales los afiliados aumentan con el tiempo, además de los incrementos presupuestales que han tenido en estos dos años.

Por supuesto las tres obras insignia: Santa Lucía, Dos Bocas y Tren Maya jalan recursos que son indispensables para comprar vacunas para inmunizar a 75 millones de mexicanos para así alcanzar la inmunidad de rebaño y con ello vencer al coronavirus.

Pero López ya no tiene excedentes, se los gastó todos y ante el pago de la deuda y los intereses, no hay dinero que alcance para remediar un problema mayúsculo como la pandemia.

Si se cambiaran las prioridades, alcanzaría sobradamente para comprar la vacuna de Moderna y Pfizer, pero, ¿cómo podríamos creer que esta personita que tardó 18 años en llegar al poder, que soñó tantas cosas en su cabecita, va a renunciar a su circo de pulgas en vez de ayudar a los mexicanos como siempre ha versado?

Nos prometieron que en enero iba estar vacunado todo el personal de salud del sector público y que los adultos mayores empezarían este proceso. Pero no ha pasado ni lo uno, ni otro.

Un gobierno en quiebra, que sólo está vendiéndonos espejitos, sin estrategia para paliar los efectos de la pandemia, sin vacunas y con la muerte acechando, eso es lo único que ofrece la #4T.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados