InicioNacionalesECHEVARRÍA GARCÍA: OTRA “FICHITA” AD HOC PARA LA 4-T

ECHEVARRÍA GARCÍA: OTRA “FICHITA” AD HOC PARA LA 4-T

*El todavía gobernador de Nayarit presto al llamado del presidente

*No sabe aún dónde lo va a acomodar AMLO, pero ya dijo que sí

*Todo un “rosario” de irregularidades, hasta vínculos con el narco

*Juntos, padre e hijo ya, defraudaban al estado desde el 2002

*“Los Echevarría gobernaremos Nayarit como una dinastía china”

José Sánchez | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

Nayarit.- Al igual que el gobernador de Sinaloa, el priísta Quirino Ordaz Coppel, el gobernante panista de Nayarit, Antonio Echevarría García no dudó en atender solícito el llamado del presidente Andrés Manuel López Obrador para sumarse a su gabinete, aunque hasta ahora no sabe que posición podría ocupar.

Sobre ambos, Ordaz Coppel y Echevarría García, en opinión de los mismos partidos que los llevaron al poder, pesan señalamientos y acusaciones en su contra, lo mismo por su mal desempeño como servidores públicos que como presuntos responsables de hechos ilícitos, como posibles vínculos con el crimen organizado,

Durante una gira de trabajo, López Obrador destacó la labor de Antonio Echevarría al frente del gobierno de Nayarit y, sin ofrecer detalles sobre qué funciones desempeñaría el gobernador, anticipó que le invitaría a trabajar.

«Ha sido tan bueno el trabajo de Toño, que estoy pensando. Nada más quiero que me den tiempo porque luego me empiezan a presionar, me empiezan a decir ¿y en dónde? pero yo voy a invitar a Toño a que nos siga apoyando en el gobierno federal», dijo el presidente López.

NEGRO HISTORIAL DE LOS ECHEVARRÍA, PADRE E HIJO

Antonio Echevarría Domínguez, renunció en 1998 a su militancia en el PRI bajo el argumento de no ser tomado en cuenta y se alió a la coalición Alianza para el Cambio, integrada por los partidos PAN, PRD y PT; en esa época, los presidentes del PAN y del PRD eran, paradójicamente, Felipe Calderón y López Obrador.

Como acaudalado hombre de negocios y exitosa cabeza de un poderoso grupo empresarial, la coalición no tuvo empacho alguno en acogerlo y tan buena fue la aceptación, que en breve decidieron postularlo como candidato a la gubernatura de Nayarit; un estado que había sido gobernado por el PRI durante los últimos 66 años.

El voto de castigo no se hizo esperar y Echevarría Domínguez asumió la gubernatura el 19 de septiembre de 1999. Los nayaritas esperaban un verdadero cambio de gobierno.

Sólo unos cuantos meses duró la careta de buen gobierno, pues al fin visionario hombre de negocios, ideó una y mil maneras de sacar tajada de su nuevo cargo y para ello que mejor que invitar al primogénito, por lo que crearon una comercializadora de abarrotes y comestibles para obtener millonarias ganancias vendiendo despensas al Sistema DIF Nayarit.

Antonio Echevarría hijo, creó la empresa Comercializadora Mar de Occidente S.A. de C.V., con Registro Federal de Contribuyentes: CMO-010904-PQ4 e ingresan como proveedores del gobierno de Nayarit, como se comprueba en el Catálogo de Oferentes del gobierno.

En agosto de 2002, el analista político Enrique Hernández Quintero, narró en una entrevista cómo el gobernador Antonio Echevarría Domínguez se aprovechó del presupuesto público haciendo negocios con su familia.

Señaló que Antonio hijo, a través de su comercializadora, le “ganó” un concurso a DICONSA en el que obtuvo un contrato de 46 millones de pesos para surtir despensas al DIF Nayarit.

En esa operación, Echevarría García utilizó a Mario Abeyta Ruiz como representante legal.

Por esos hechos, el gerente local de DICONSA, Mauricio Porras Domínguez, casualmente primo del gobernador Echevarría Domínguez, fue destituido de su puesto al quedar bajo sospecha de corrupción, porque supuestamente olvidó presentar el acta constitutiva de DICONSA en el proceso del concurso público.

Fue el entonces diputado local Abelino Ramos Parra, quien informó al Congreso del Estado y solicitó a la Comisión Permanente llamar a comparecer a los titulares de DICONSA y del DIF Nayarit, ya que el desabasto de alimentos básicos en la zona serrana, permitía al DIF Nayarit generar una especulación con sus despensas, afectando principalmente a los indígenas de menores recursos económicos.

Pese a los intentos de obligar a transparentar las operaciones del DIF Nayarit, los Echevarría lograron salirse con la suya durante todo el sexenio, además que la empresa comercializadora de Echevarría García, que a la postre también sería gobernador, fue la única empresa nayarita en el padrón de proveedores del DIF del gobierno federal.

De esa manera, durante cinco años Abeyta Ruiz ganó licitaciones en varios estados por más de 100 millones de pesos a través de diversas empresas, además de la comercializadora Mar, entre ellas AB Alimentos Nutraséuticos, vendiendo despensas y alimentos al DIF, cobrando cheques por separado con montos de 250 mil pesos.

Los fraudes que realizaron el gobernador Echevarría y su hijo Antonio, en complicidad con Abeyta, tuvieron repercusiones inmediatas, toda vez que simularon un desabasto de despensas y evitaron que la paraestatal DICONSA fuera elegida como proveedora del DIF Nayarit.

Otra acción ilícita fue puesta al descubierto en marzo del 2019, por choferes de taxis, combis, camiones, y concesionarios que denunciaron que Echevarría García, ya como gobernador, se apoderó de más de 200 permisos tanto para él como para un grupo de líderes charros afines a su “política”.

Esas fueron algunas de las operaciones del clan Echevarría que se aprovechó del presupuesto público de Nayarit para verse beneficiado.

Más leido
Relacionados