InicioPortadaNacionalECOCIDIO EN LAS CAVERNAS ENTRE PILAS Y CEMENTO

ECOCIDIO EN LAS CAVERNAS ENTRE PILAS Y CEMENTO

*La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) reconoció los derrames de cemento en al menos cuatro cuevas afectadas.

*Entre los daños al medioambiente también está el que ocasionan a las cuevas, que son sepultadas bajo el paso del megaproyecto. Un ejemplo es la cueva “La Pozita”

Claudia V. Arriaga Durán/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Quintana Roo. – “Y aquí señor presidente le quiero decir, que ya vinieron a limpiar justamente parte de todo el concreto que se derramó y todavía les falta un poquito por este lado, pero como lo hemos dicho anteriormente, el que lo hayan limpiado no implica que no exista un crimen, es como sí el criminal regresará a la escena del crimen a limpiar la sangre y por eso se le perdonará”, declaró en un video a través de redes sociales, el espeleólogo y activista medioambiental, Guillermo DChristy.

La escena del video exhibe el agua turbia por el concreto que se derramó. Corresponde a una de las cavernas de las 122 – contabilizadas hasta ahora- que conforman el sistema de cuevas por donde pasará el viaducto elevado del Tren Maya en el tramo 5 sur.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) reconoció los derrames de cemento en al menos cuatro cuevas afectadas: Garra del Jaguar, Oppenhermer, Manitas y Dos Balas. Todas tienen en común que soportarían el viaducto elevado del Tramo 5 sur del Tren Maya. Sin embargo, para las y los activistas, el daño es irreversible.

Entre los daños al medioambiente también está el que ocasionan a las cuevas, que son sepultadas bajo el paso del megaproyecto. Un ejemplo es la cueva “La Pozita”, cuya entrada fue ocultada con el material de construcción. En consecuencia, se destruye el hábitat del murciélago orejón.

“No sabemos por qué destruyen las cuevas. Sí hay alguna cueva o cenote en el trayecto los han rellenado. No entendemos la razón, posiblemente quieren dejar firme el piso que está alrededor del viaducto”, comentó Guillermo DChristy, espeleólogo e integrante de Cenotes S.O.S.

Es importante mencionar que las personas activistas medioambientalistas realizan recorridos periódicamente por la selva maya. Utilizan un GPS para georeferenciar las cuevas y en algunas también documenta el tiempo de especies que habitan en el interior.

En este caso, el activista medioambiental, Elias Siebenborn fue quien encontró la cueva “La Pozita” en julio del 2023. Explicó que si se hubiera seguido el trazado original no se habría afectado a la cueva. La halló por casualidad.

“Desde el dron logré ver la entrada. Si hubieran dejado el tramo original no la atravesarían. No es una cueva grande, pero ahí observamos al murciélago orejón brasileño”, expuso.

Para enterrar las cuevas, Guillermo describió que el personal del Tren Maya utiliza los martillos hidráulicos, destruyen las bóvedas y compactan.

“Llegan las máquinas con los taladros neumáticos y despedazan el suelo y techo, lo pican hasta que se desmorone y colapse, encima le ponen material pétreo del que están removimiento, luego vienen las motoconformadoras y compacta el suelo”, declaró.

LA OBRA ESTÁ SUSPENDIDA, PERO CONTINÚA

El Tren Maya estaba a cargo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur). En agosto del 2023 pasó el megaproyecto bajo la responsabilidad de la recién creada empresa Tren Maya S.A. de C.V., a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En el 2018, que inició la construcción, el proyecto ejecutivo se modificó en varias ocasiones, es decir, la ruta cambió repetidamente.

Específicamente en el Tramo 5 Sur se inició el desmonte sin la Manifestación de Impacto Ambiental y sin los cambios de uso de suelo. La suma de estas anomalías fue considerada y en febrero de este año, el Juzgado Primero de Distrito en Yucatán, le otorgó una suspensión definitiva.

En el documento del falló se determinó que “hasta en tanto se acredite ante el Juzgado Primero de Distrito en el Estado de Yucatán, que se han realizado los estudios geológicos, geofísicos y geohidrológicos a que se refieren las condicionantes 9 y 10 de la autorización ambiental, dándole a conocer sus resultados, y además, que haya existido un pronunciamiento previo de la autoridad ambiental, sobre esos resultados y su incidencia en la ejecución del proyecto”, se lee.

En otras palabras, podría hundirse el Tren Maya. Entre los factores señalaron que no había suficientes estudios geológicos. Y que el tipo de suelo, cuya característica es la karsticidad provoca que las rocas del subsuelo como el yeso, calizas y dolinas puedan ser disueltas por el agua de lluvia, lo que podría ocasionar la formación de cuevas y cenotes, hundimientos y socavones.

CAVERNAS Y CEMENTO

La limpieza de las cavernas en las que se derramó cemento como secuela a las perforaciones para colocar las pilas que sostendrán el puente atirantado, por el que pasará el Tren Maya está a cargo del mismo personal de la obra. Apenas el 2 de mayo intentaron remover el concreto de las cuevas “8 Balas” y “Oppenheimer”. En unas fotografías se observa cómo utilizan cubetas para sacar el material de construcción.

En respuesta, entre las acciones de las personas medioambientalistas que buscan frenar lo que califican como un ecocidio, el 29 de abril clausuraron simbólicamente las oficinas de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Reprochaban las omisiones de la delegación federal ante la devastación de la selva maya y la destrucción de los recursos naturales.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados