InicioSin categoríaEL CABALLO “ARETE” MURIÓ EN 1952 

EL CABALLO “ARETE” MURIÓ EN 1952 

*El investigador Luis Francisco Macías, en diciembre de 2007, quizá a consecuencia del poder que obligó a Humberto Musacchio a “borrar” de una enciclopedia sobre México toda referencia a Mariles

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México

(Tercera de siete partes)

Ciudad de México.- El investigador Luis Francisco Macías, del diario La Prensa, en esta ciudad informó en diciembre de 2007, que comenzaron a surgir en Internet algunos datos que permanecieron mucho tiempo en lo oscuro, quizá a consecuencia del poder que obligó a Humberto Musacchio a “borrar” de una enciclopedia sobre México toda referencia a Mariles.

El caballo “Arete” murió en 1952 y fue enterrado en terrenos del Comité Olímpico Mexicano, donde se le dedicó una estatua. Además, la danzonera de Acerina grabó “Las hazañas de Arete”.

En cambio, al general Mariles se le ha negado la justa reivindicación por sus hazañas en equipo ecuestre.

A dos años y medio del conflicto de tránsito con el albañil agresivo y heridor, sucedió un gran problema que alteró profundamente a Mariles, en febrero de 1962, pues por un decreto presidencial un grupo de soldados arrasó el “feudo” del general quien dijo entonces: “Que los periodistas digan que como militar y como mexicano me avergüenzo de la actuación del Ejército y la declaración la puedo firmar”.

Eran unos terrenos ocupados por una asociación ecuestre, cercanos al Hipódromo de las Américas. Fueron sitiados por el Octavo Batallón y por cerca de 40 transportes de la Dirección de Ingeniería Militar.

Además de los soldados, armados para campaña, iban varios transportes con “personal de fajina”, elementos de infantería encargados de la destrucción de instalaciones y su acarreo a los citados camiones.

Pistas, habitaciones y mobiliario fueron derribados -narró Luis Francisco Macías- y muchos caballos que había en aquellos momentos fueron conducidos a las caballerizas del Estado Mayor, para ser entregados posteriormente a la persona que la asociación ecuestre destinaría al efecto.

Cuando se efectuaba la desocupación de los terrenos, se presentó Vicky Mariles, hija del general Humberto Mariles Cortés, en compañía de un niño de 8 años de edad, hijo de Ruffo Figueroa, entonces subdirector del ISSSTE, querían efectuar sus prácticas diarias de equitación.

Un teniente les ordenó que se retiraran y ellos se negaron a hacerlo, el militar dio orden a dos soldados para que los sacaran de las pistas y el menor, asustado, corrió hacia el auto de Vicky.

Uno de los militares lo siguió, máuser en mano y lo encañonó en el automóvil. La caballista pidió que lo dejaran, porque se retirarían en paz. Pocos minutos después llegaron a los terrenos el general Mariles, Luis Viñals León, vicepresidente de la Asociación Ecuestre, Florencio Gavito y el licenciado Herminio Ahumada, asesor jurídico de la asociación, en compañía de varias señoras miembros de la agrupación deportiva.

En ese momento comenzó el verdadero declive social, militar y deportivo de Humberto Mariles Cortés, quien comenzó a insultar y amenazar a soldados de menor graduación.

 

 

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados