InicioReportajes EspecialesNarcotráficoEL DESTINO DE “EL DOCTOR” 

EL DESTINO DE “EL DOCTOR” 

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo / Sol Yucatán / Sol Campeche/ La Opinión de México

(Cuarta y última parte)

Eduardo  Arellano Félix fue condenado en 2013 a quince años de prisión. Los cargos: lavado de dinero y conspiración para el uso de ganancias ilícitas en Estados Unidos. Pero después de su sentencia, el miembro del cártel de Tijuana se declaró culpable y por esa razón le redujeron la pena. Su liberación está programada para el mes de agosto próximo.

El famoso “Doctor” está recluido en una prisión federal de baja seguridad en Allentown, Pensilvania, según datos del Departamento de Prisiones (BOP).

El cártel de Tijuana –uno de los más poderosos de América Latina –monopolizó a lo largo de veinte años el tráfico de drogas en la frontera y buena parte del noroeste de México y Eduardo Arellano –quien actualmente tiene 64 años de edad –fue una pieza clave en ese esquema de tráfico de drogas.

Tras negociar con las autoridades estadunidenses, el capo llegó a un arreglo. Parte del acuerdo, según se pudo saber, fue aceptar su culpabilidad, lo que además incluía que fuese condenado sólo por dos de los siete delitos por los cuales había sido extraditado desde México, en agosto de 2012.

Casi todos los documentos judiciales sobre su caso se encuentran sellados, no así los de su hermano menor, Francisco Javier, El Tigrillo”, quien está preso y condenado a una cadena perpetua.

Dichos documentos establecen que su hermano se ha reunido en varias ocasiones con agentes de la DEA para ofrecerles detalles sobre el funcionamiento y la estructura de los remanentes del cártel de Tijuana.

Benjamín Arellano –quien por más de una década y media fue el jefe máximo de ese grupo criminal –está sentenciado a 25 años de cárcel. Eduardo, “El Doctor”, enfrenta una condena de quince años por tráfico de marihuana y cocaína, la cual se ha reducido significativamente, a grado tal, que su liberación está programada para el mes de agosto de este año.

Sobre quien no pesan investigaciones ni en México ni en Estados Unidos es sobre Enedina Arellano Félix, conocida en el mundo criminal como “La Madrina”, de quien se afirma que está ligada con las actividades de lavado de activos, aunque nunca ha sido detenida ni molestada.

Enedina Arellano ha visto transformarse al cártel de Tijuana que sus hermanos fundaron a finales de los años setenta y principios de los ochenta en la ciudad fronteriza de Tijuana, pero ella nunca ha enfrentado problemas con la justicia.

Se asegura que es una mujer discreta que se deja ver poco, mantiene un bajo perfil y no es asidua a acudir a lugares públicos ni fiestas. Desde que sus hermanos empezaron a caer en desgracia, Enedina Arellano se ha ocultado, manteniéndose fuera de los reflectores.

 

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados