InicioPortadaEL ENCONO DE SANTIAGO NIETO CONTRA ELÍAS BELTRÁN

EL ENCONO DE SANTIAGO NIETO CONTRA ELÍAS BELTRÁN

  • No es resultado de la casualidad, sino de un odio incubado desde hace tres años, cuando Alberto cesó a Santiago, como titular de la Fepade

Redacción/La Opinión de México

Ciudad de México.- Por órdenes de Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, le fueron congeladas las cuentas bancarias al ex procurador interino de la Procuraduría General de la República, Alberto Elías Beltrán, como resultado de las indagatorias realizadas en su contra por la Fiscalía General de la República, por operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero).

Los embates de Santiago Nieto Castillo en contra de Alberto Elías Beltrán, el primero titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y el segundo, ex procurador interino de la desaparecida Procuraduría General de la República, no es resultado de la casualidad, sino de un odio incubado desde hace tres años, cuando Alberto cesó a Santiago, como titular de la Fiscalía Especial para Delitos Electorales.

Nieto Castillo aseguró en esa ocasión que no descansaría hasta llevar a la cárcel a Elías Beltrán, procurador intervino tras la salida de Raúl Cervantes Andrade, y ahora, por esas vueltas que da la vida, está en la posición adecuada para cumplir su promesa.

El 19 de octubre de 2017, Nieto Castillo como titular de la FEPADE, dio a conocer a un medio de circulación nacional que Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), investigado por actos de corrupción relacionados con la empresa Odebrecht, le había enviado una carta a título personal.

En la misiva, según Nieto Castillo, le exigía que lo declarara inocente de los cargos por los que le investigaba y además le ofreciera una disculpa.

Dos días después, al filo del mediodía, la PGR dio a conocer el cese de Santiago Nieto Castillo y ratificó su compromiso de vigilar que las actuaciones de los servidores públicos serían apegadas a la legalidad y ética institucional, así como a las disposiciones de la investigación en curso de acuerdo al sistema procesal acusatorio.

De acuerdo al comunicado, Nieto Castillo fue cesado como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales por haber transgredido el código de conducta de la Procuraduría General de la República (PGR), al revelar indebidamente información de diversas investigaciones y poner en riesgo las indagatorias al posibilitar que presuntos delincuentes no sean juzgados al alegar violaciones al debido proceso.

En respuesta a su remoción, el ex funcionario difundió a través de su cuenta de twitter que era un hombre de leyes y que acudiría al Senado, ya que al haber sido ratificado por ese órgano legislativo, su destitución podía ser objetada por el voto de la mayoría de los miembros de esa cámara en una sesión a realizar en los siguientes 10 días hábiles.

Por su parte, Elías Beltrán, afirmó que el cese fue porque Nieto Castillo realizó diversas declaraciones en medios de comunicación en las que violentó la reserva estricta que establece la Constitución y el Código Penal.

En otras palabras, esa violación tan estricta y reservada de las investigaciones es tan grave que puede provocar que un inocente sea incriminado o que un probable delincuente quede en libertad, por lo que la procuraduría no va a permitir que por supuestos errores se beneficien personas que están sujetas a una investigación de la probable comisión de un delito, sea quien fuere.

“No permitiremos que por esa clase de errores los presuntos tengan algún beneficio que les prometa su libertad y se violente el debido proceso”, declaró tajante Elías Beltrán.

Dos horas después, en su cuenta de twitter Nieto Castillo fijó su postura ante su cese e indicó que llevaría el caso al Senado, órgano que lo había designado titular de la FEPADE en febrero de 2015, puesto en el que estaría hasta el 30 de noviembre de 2018.

Todo el embrollo se derivó del caso Odebrecht y Lozoya Austin, ya que durante su gestión como titular de la FEPADE se inició una carpeta de investigación en contra del ex director de Pemex, porque supuestamente participó en una red de funcionarios públicos que recibió 10.5 millones de dólares como soborno para que se adjudicaran contratos a la empresa brasileña, y parte de ese dinero habría sido utilizado en cuestiones electorales en 2012.

Pero no era la primera ocasión en que el locuaz Nieto Castillo hablaba de investigaciones en curso, lo que le generaba críticas o cuestionamientos de mandos de la PGR, pero debido a su autonomía no se le había cesado.

Otro caso en el que realizó declaraciones a medios de comunicación, en las que ventiló públicamente sus actuaciones sucedió en septiembre de 2015, cuando el ex titular de la Fepade solicitó una orden de aprehensión en contra de Arturo Escobar y Vega, quien se desempeñaba como subsecretario de Gobernación.

Nieto Castillo, presumió que en 18 meses de investigación había recabado las pruebas suficientes y necesarias para fincarle responsabilidad penal por la compra de tarjetas “Premia Platino”.

Quizá la investigación estuvo bien hecha, pero Nieto Castillo echó todo a perder pues aun estando la indagatoria en curso, filtró a los medios la solicitud de la orden de aprehensión, con lo que abrió la puerta, como con Lozoya Austin, a un “indebido proceso” que propicia la libertad del inculpado, sea culpable o no.

El asunto generó revuelo, ya que Arturo Escobar era uno de los dirigentes importantes del Partido Verde Ecologista de México, y pese a que se presentó una denuncia en contra de Nieto Castillo ante la Visitaduría General de la PGR no fue sancionado.

Pero en el caso de Lozoya Austin las cosas no fueron igual. Había sido la última aventura de Nieto Castillo como titular de la Fiscalía Especial de Atención para Delitos Electorales, en la que ni siquiera la Cámara de Senadores pudo defenderlo y menos sostenerlo.

Con base en la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República, el encargado de despacho de la institución federal, Alberto Elías Beltrán dispuso echarlo de la PGR.

Los opositores no perdieron tiempo para tratar de llevar agua a su molino y fue hasta entonces que “se dieron cuenta” que Elías Beltrán no podía suplir a Cervantes Andrade por no tener 10 años de ejercer la abogacía, detallie en el que no habían reparado hasta que les “tumbaron” a su fiscal.

En opinión de los abogados de Lozoya, en la misiva su cliente no pedía que no fuera inculpado, ni tampoco amenazó, se trató únicamente de apreciaciones personales y una flagrante violación a la secrecía y sigilo de la carpeta de investigación, por parte de Nieto Castillo.

Tras ser defenestrado Nieto Castillo, líderes de partidos políticos, principalmente del PRD, aquellos a los que recién había defendido el entonces fiscal, cuando se propuso retirarles el financiamiento gubernamental y eliminar a los plurinominales, pusieron el grito en el cielo y exigieron que fuera restituido.

Y como no, si Nieto había afirmado que en lugar de quitarles el dinero y desaparecer a los plurinominales (hay no menos de 200 por los que nadie votó), había que cuidar y consolidar el modelo electoral, “porque de otra manera se abrirían la puertas al narco y a empresarios poco confiables para financiar las campañas”, dijo entonces.

En contraposición la respuesta del PVEM no se hizo esperar, denunció a Santiago por violar la secrecía de la investigación y además por omitir en su currículum, para ser nombrado fiscal electoral, que había trabajado año y medio como asesor del PRD, cobrando un millón 80 mil pesos.

Curiosamente, la denuncia contra Escobar y Vega había sido presentada por el PRD, antiguo patrón de Santiago y de haber incluido esos datos en su currícula, lógicamente no hubiera podido ser aceptado como titular de la Fepade.

Quedó entonces al descubierto el conflicto de intereses, por lo que la jueza Rosa María Cervantes desechó el caso y si en cambio, Santiago tuvo que declarar en calidad de indiciado, pero aun así siguió siendo fiscal electoral.

Tras su cese se dio una rebatiña en Cámara Alta, con tomas de tribuna, aplazamientos de otros asuntos y demás, para exigir que Santiago fuera restituido y que al que corrieran fuera a Elías Beltrán, porque no cumplía con los requisitos para ser procurador”, dijeron.

Los días transcurrieron y antes de que se diera una resolución en el Senado, Santiago envió una carta en la que dijo que declinaba a ser restituido, “porque no hay condiciones para desempeñar el cargo con la misma libertad que tuve”.

Nuevamente los partidos de oposición hicieron correr la especie de que Santiago tuvo que renunciar porque fue amenazado, pero ya nadie le hizo caso.

Pero la vida da vueltas y ahora, como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, merced a que al quedarse sin cargo Nieto Castillo se sumó a la campaña de Andrés Manuel López Obrador, tiene todas las armas necesarias para proceder contra su entrañable enemigo.

De tal suerte que ahora Santiago Nieto, como jefe máximo de la Unidad de Inteligencia Financiera, va con todo contra Alberto Elías Beltrán, último jefe de la PGR durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

La UIF revisa no sólo las cuentas bancarias de Elías Beltrán y de su esposa, Marcela Kuchle López, sino que ha extendido sus investigaciones al hermano de ésta, Oswaldo Kuchle López, quien fue detenido en febrero de 2010 en Estados Unidos y sentenciado a pasar 24 meses en prisión por un fraude de más de 3 millones de dólares.

Oswaldo Kuchle López fue detenido en febrero de 2010 en EstadosUnidos y sentenciado a pasar 24 meses en prisión por un fraude de más de 3 millones de dólares cometido contra el Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos Ex ImBank.

En octubre de 2010 Oswaldo Kuchle se declaró culpable de defraudar al Ex Im Bank, pues los fondos proporcionados por la institución para una inversión fueron para uso personal.

El pasado 23 de octubre la UIF solicitó autorización a un juez para requerir información bancaria financiera de Elías Beltrán, de su esposa y su cuñado así como de diversas personas morales.

Este requerimiento se derivó de la carpeta de investigación FED VG UNAI CDMX 0000450 2019, iniciada el pasado 19 dejunio de 2019 luego de la denuncia presentada por Martha Ledesma Gutiérrez, titular de la Dirección General de Procesos Legales de la UI.

De acuerdo con autoridades federales en esta indagatoria. a las finanzas de Elías Beltrán habrían encontrado casi 100 millones de pesos provenientes presuntamente de actividades ilícitas que derivaron en lavado de dinero.

Ahora, con el sartén por el mango, Nieto Castillo arremete con todo contra Elías Beltrán y de acuerdo a la situación política, todo indica que el rencoroso Santiago Nieto podrá llevar a cabo sus amenazas, llevar a prisión a quien se atrevió a correrlo vergonzosamente de la desaparecida Procuraduría General de la República.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados