InicioPortadaEL GALLITO, COMUNIDAD DE PODERÍO E IMPUNIDAD

EL GALLITO, COMUNIDAD DE PODERÍO E IMPUNIDAD

  • Es considerada como el centro de operaciones del Cártel de Sinaloa, al mando de la familia Coronel, por lo que, autoridades policíacas y militares evitan ingresar cerca de ahí.
  • Habitantes de las comunidades tanto del municipio de Othón P. Blanco como de Bacalar viven entre el temor por la reactivación de la narco-ruta.
  • Esa zona se mantiene insegura ante la falta de patrullajes de militares y policías, que facilita la actividad de los narcos.

STAFF LA OPINIÓN DE MÉXICO

Chetumal.- El Gallito, comunidad perteneciente al municipio de Bacalar, situada a unos 90 kilómetros del capital del Estado, es considerada como el centro de operaciones del Cártel de Sinaloa, al mando de la familia Coronel, por lo que, autoridades policíacas y militares evitan ingresar cerca de ahí.

En la carretera que conduce a Miguel Alemán se pueden observar las huellas punteadas que dejan las aeronaves al descender, aseguran habitantes de esa zona.

Marcados con impactos de bala de alto calibre están los señalamientos carreteros de la zona limítrofe con Campeche en las colindancias de los municipios de Othón P. Blanco y Bacalar, desde Nuevo Bécar hasta Miguel Alemán y El Gallito, área donde operan narcotraficantes para el aterrizaje de avionetas con droga.

Los primeros letreros carreteros marcados con impactos de balas de alto calibre fueron cambiados, pero al sustituirlos de inmediato les pusieron el sello de la casa y los volvieron a balear, como una muestra de poderío e impunidad, sobre todo porque esa narcoruta fue reactivada como ha mostrado la aparición de narco-avionetas incineradas.

Algunos habitantes señalan que es una forma de practicar el tiro al blanco de algunas personas, pero otros saben que significa algo más.

Curiosamente de la comunidad de El Cedralito a El Gallito la carretera no fue reparada y presenta enormes baches, por lo que se tiene que circular a vuelta de rueda, pero la que se asemeja a una pista de aterrizaje luce en óptimas condiciones.

En el pasado se colocaron varas largas a las orillas de esta carretera, así como en los caminos sacacosechas, para evitar que los delincuentes las usen como pistas clandestinas, pero hoy los costados lucen limpios.

Es necesario precisar que los habitantes de las comunidades tanto del municipio de Othón P. Blanco como de Bacalar viven entre el temor por la reactivación de la narcoruta, y solicitan una mayor vigilancia en la zona por parte del Ejército Mexicano, ya que por las noches han escuchado detonaciones de armas de grueso calibre y paso de camionetas doble cabina con personal a bordo y armado, y es que desde 2008 el puesto militar que estaba a la entrada a Otilio Montaño fue retirado hasta la actualidad.

Esa zona se mantiene insegura ante la falta de patrullajes de militares y policías, que facilita la actividad de los narcos.

Entre ellos se menciona a la familia Coronel, al servicio del Cártel de Sinaloa, quienes se encargan de distribuir y comercializar droga al menudeo en  el municipio de Bacalar y e grandes cantidades al resto del Estado y sureste del país.

Como líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán Loera, operaba en 17 entidades de México en 2005, siendo Quintana Roo, con la ayuda de los familiares de su esposa Emma Coronel, datos de Sol Quintana Roo.

La actividad se concentró en la zona sur del Estado y comenzó a ser mencionada a partir del 2003, con la operación de la narco-ruta del sur.

En 2004 el aterrizaje de una avioneta con matrícula colombiana a 20 kilómetros de Bacalar, corroboró la actividad ilícita.

Hubo un descubrimiento de una pista clandestina en el ejido Ignacio Allende, en la zona cañera de Othón P. Blanco.

La caída de una avioneta en el ejido El Gallito en el 2005, que era perseguida por el Ejército y que llevaba más de una tonelada de cocaína, fue una de las incursiones más importantes de la actividad vinculada al cártel de Sinaloa.

En 2007, el Ejército Mexicano descubrió dos aeropistas clandestirnas, una de ellas en el ejido bacalarense de Nuevo Tabasco y otra más a un costado del sitio arqueológico de Kohunlich.

Después de ese año, la actividad se desplazó más allá de la frontera con Belice.

Se presume que El Chapo, incluso tenía una residencia a la que llegaba de vez en cuando, supuestamente ubicada en el Circuito 3 con Andador 2 Sur en la colonia Pacto Obrero Campesino donde nadie lo molestaba.

Juan Ramírez Tijerina, identificado como operador de Joaquín Guzmán Loera,  en la zona sur, principalmente en la ribera del Río Hondo, fue condenado a 20 años de prisión por actividades de narcotráfico; intentó escapar en una maleta del reclusorio chetumaleño en 2007, tras haber sido detenido con media docena de sus hombres en los cultivos de caña de San Rafael de Pucté tras el aterrizaje de una avioneta la cual logró descargar.

Hoy, la comunidad de El Gallito continúa siendo tierra prohibida para quienes no pertenecen a la zona.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados