InicioNacionalEL GIGIO, TAN ESCURRIDIZO COMO SU COMPADRE “EL MAYO”

EL GIGIO, TAN ESCURRIDIZO COMO SU COMPADRE “EL MAYO”

*Se le conoce también como “El Rey del Fentanilo”

*Se le considera responsable del 44% de la droga que llega a EU

*Domina la frontera Nogales, entre Sonora y Arizona

*Sin enrolarse en el Ejército de los EU, aprendió sus disciplinas

José Sánchez López/Corresponsalías Nacionales/La Opinión de México

Ciudad de México. – Sergio Valenzuela Valenzuela o Felipe de Jesús Sosa Canizales, “El Gigio”, “El Viejo del Sombrerón”, “El Tío” o “Mi Apá”, tan hábil como su jefe y compadre, Ismael Zambada García; “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa, quien durante 57 años como narcotraficante no ha sido detenido; mientras que “El Gigio” tiene más de tres décadas de introducir miles de toneladas de cocaína a los Estados Unidos, de Nogales, Sonora a Nogales, Arizona.

El Viejo del Sombrerón, recientemente envió un ultimátum a Los Chapitos, comandados por Iván Archibaldo Guzmán Salazar, quienes le disputan la ruta al Mayo Zambada, exigiéndoles liberar el corredor delincuencial de Benjamín Hill, Santa Ana, Magdalena de Kino e Ímuris, en Sonora, lo que ocasionó una escalada de violencia con decenas de muertos por ambos bandos.

Ante los hechos de violencia, la Fiscalía General de la Repúblca y las Fueras Armadas de nuestro país, así como las autoridades de los Estado Unidos, lanzaron una operación especial de alto nivel para capturar al Gigio, identificado como el Rey del Fentanilo, pues lo consideran el principal distribuidor de esta droga en la frontera México-Estados Unidos.

Hace más de una década, aproximadamente, a escasos metros de la frontera, en Nogales, Sonora, se aposentó la familia Valenzuela Valenzuela, identificada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos como otra célula delictiva que opera para Ismael “El Mayo” Zambada García. En principio se limitó a labores de transporte, hasta que con el paso de los años se convirtió en una red sofisticada invaluable para el liderazgo del Cártel de Sinaloa.

En 2018, la dependencia estadunidense identificó a Sergio Valenzuela Valenzuela como el jefe de plaza, al ser el encargado de coordinar el tráfico de varias toneladas de drogas ilícitas, principalmente fentanilo, metanfetaminas y heroína.

De acuerdo a reportes de la Drug Enforcement Administration (DEA), Sergio Valenzuela Valenxuela. Nació el 20 de agosto de 1969 en La Angostura, Sinaloa. Se le conoce también con el nombre de Felipe Canizales Sosa o por los alias de “El Gigio”, “Gio” y/o “Yiyo”.

Sus inicios en el narcotráfico fueron como simple peón dentro del Cártel de Sinaloa, pero al ser observado por El Mayo Zambada, quien le halló donde mando, decisión y sangre fría para ejecutar sus órdenes, dispuso que quedara sus órdenes directas.

No se sabe bien a bien por que El Mayo y El Gigio se dicen compadres, pero así se tratan, frente a los integrantes de la organización, según testimonios de miembros del mismo cártel detenidos, al declarar ante las autoridades.

Actualmente es el principal objetivo de la Customs and Border (CBP), a través de la operación “Plaza Spike”, enfocada principalmente en el combate del tráfico de Fentanilo.

A sus 54 años de edad, Sergio Valenzuela Valenzuela se convirtió en el primer jefe de plaza del Cártel de Sinaloa en Nogales, Sonora, lo que lo puso en la mira de Estados Unidos, debido a su involucramiento en el tráfico de drogas sintéticas, motejándolo como “El Rey del Fentanilo”.

Troy A. Miller, alto funcionario del CBP, durante la presentación de la operación “Plaza Spike” el pasado 10 de abril, dijo que se busca interrumpir las operaciones de los cárteles de la droga implicados en la fabricación del opioide sintético.

El principal objetivo de dicha operación es Valenzuela Valenzuela, quien es jefe de plaza en Nogales, Sonora, donde supervisa el tráfico de drogas a territorio estadounidense. De acuerdo con el vecino país del norte, él es el responsable del envío y la introducción del 44% del fentanilo que se envía a su territorio.

“Sergio Valenzuela Valenzuela es el primer jefe de plaza que tenemos en la mira, porque ha montado toda una red para el tráfico de fentanilo de Nogales, Sonora a Nogales, Arizona, aunque seguramente no será el último, porque ya hay indicios de la incursión del Cártel Jalisco Nueva Generación”, advirtió Troy A. Miller, quien indicó que se aplicarán todas las medidas coercitivas necesarias para inhibir esas actividades criminales.

Como jefe de plaza del Cártel de Sinaloa en Nogales, Sergio Valenzuela se encarga de la supervisión del trasiego de fentanilo, metanfetamina y heroína que es enviada a territorio estadounidense, además de controlar otras actividades ilícitas como el tráfico de armas, de personas y extorsiones.

Debido a su alto rango, “El Gigio” es considerado como uno de los colaboradores más cercanos de Ismael “El Mayo” Zambada, líder del Cártel de Sinaloa por quien EU ofrece una recompensa de 15 millones de dólares.

En septiembre de 2018, el Distrito Sur de California presentó una acusación en su contra por conspiración para importar y distribuir sustancias controladas. Hasta la fecha se mantiene prófugo de la justicia, tanto nacional como norteamericana.

El Gigio está a solo tres grados de separación del ejército de Estados Unidos de acuerdo con una ficha elaborada por el Departamento de Justicia (DOJ) de quien se convirtió en el objetivo número uno de la recién estrenada Operación Plaza Spike, una inédita iniciativa policiaca y militar de la Unión Americana que busca debilitar a los cárteles en sus principales plazas mexicanas.

Pese a ser casi un desconocido para las mismas autoridades mexicanas, El Gigio ha sido ubicado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos como uno de los más poderosos aliados del Mayo Zambada fundador del cártel de Sinaloa.

Su otra faceta desconocida es que su destreza criminal está ligada a los United States Armed Forces de Arizona. Su ficha se conoce desde el 2004, cuando El Mayo Zambada yEl Chapo Guzmán, ordenaron a los hermanos Beltrán Leyva recuperar el norte de Sonora tras una serie de jefes de plaza fugaces que no consiguieron la permanencia que logró Emilio Quintero tío de Rafael Caro Quintero, EI Narco de Narcos.

La estrategia de los hermanos Arturo yAlfredo, marcaría la región en losd municipios de Agua Prieta, Ciudad Obregón, Navojoa, Nogales y otros, que tendrían un brazo armado aliado, pero independiente para evitar que si caía uno cayeran todos.

De esa manera nacieron entre otros, Los Números, Los Paredes, Los Rayos, Los Jabalís, liderados por José Vázquez Villagrán o Villagrana, El Jabalí, que coordinaba el arribo de cocaína a Nogales, Sonora, desde Colombia y Nicaragua. Su apodo venía de las características de ese mamífero salvaje, duro y asesino cuando se trata de defender su territorio o a sus crías.

Entre los novatos que conformaban el clan de Los Javalíes, uno de esos cachorros era Sergio Valenzuela Valenzuela, El Gigio, mote impuesto porque cuando era niño se le dificultaba pronunciar su nombre.

Hecho en el US Army, El Jabalí era respetado en el hampa por su pasado gracias a que también tiene nacionalidad estadunidense. En 1990 se enroló en la base militar Fort Huachuca, al sur de Arizona y ahí conoció las mejores estrategias contra los cárteles mexicanos, lo que le permitió destacar entre otros jefes, según informes del DOJ.

Poco después desertó para unirse al crimen e inculcó a los miembros de su grupo lo aprendido en la Unión Americana: emboscadas, entrenamientos, y uso de armas largas, entre otras disciplinas.

Así, sin enrolarse en el Ejército de Estados Unidos, El Gigio tuvo acceso directo al conocimiento de la milicia estadounidense y lo aplicó en diciembre de 2009, cuando irrumpió en las casas de seguridad de Los Beltrán Leyva y Los Zetas en Nogales, Sonora.

Cuando El Mayo supo que Los Beltrán Leyva se habían aliado con Los Zetas para declararle la guerra, decidió utilizar a su mejor aprendiz para vengar esa traición, su compadre El Gigio, que ya se había ganado su reputación como criminal despiadado.

Su sadismo y su capacidad para replicar operativos militares para aniquilar a los traidores del Cártel de Sinaloa, lo hicieron de inmediato amo y señor de la frontera con Arizona.

Un año más tarde en 2010. El Jabalí fue detenido en Santa Ana, Sonora, y El Gigio se encumbró como máximo jefe de esta ciudad, a la que sue len llamar La Nogalera, una de las mayores puertas de drogas hacia Estados Unidos y hoy objetivo de la Operación Plaza Spike.

Con apenas 41 años, el inesperado novato superaría al maestro al asumir el rol de mano derecha del Mayo Zambada. En los años siguientes Sergio, ahora de 54 años, probó ser un elemento crucial para El Mayo.

Además de consolidar la plaza de los Nogales como las rutas narcóticas más rentables de ambos países, se posicionó como el Señor de las Guerras, encargado de anunciar a los enemigos de su compadre El Mayo que les declaraba la guerre por meterse en sus territorios.

Según el gobierno norteamericano, hay tanta confianza entre El Mayo y El Gigio, que en noviembre de 2013 el primero encargó al segundo que realizara los arreglos necesarios para que su hijo Serafín Zambada Ortiz cruzara hacia Nogales, Arizona, para entregarse voluntariamente a autoridades de Estados Unidos con el objetivo de negociar la exoneración de sus delitos a cambio de colaboración con la justicia.

El Gigio orquestó esa rendición y Serafín Zambada se volvió hombre libre tras solo 5 años de prisión, evitando una cadena perpetua. Aquello selló la amistad entre el jefe de plaza y el mítico capo del narcotráfico.

Entre 2015 y 2016 se alió con distintos criminales del norte del país, para emular con éxito lo que fallidamente intentaron Los Beltrán Leyva a principios de siglo, tener varios brazos armados independientes para un mayor control territorial de Sonora.

De esa manera, en silencio, nacieron células armadas a su servicio como Los Siete Demonios, Las Malas Mañas y Los Soldados de Plomo, con líderes subalternos como Jorge Damián Román Figueroa y Joel Alexandro Salazar Ballesteros, Los primeros resaltarían por su violencia y su leyenda asociada a la brujería, quienes ayudaron al Gigio a encumbrarse como Rey del fentanilo.

Actualmente, los enfrentamientos que causan terror, en la región norte de Sonora, forma parte de una guerra entre las dos facciones del Cártel de Sinaloa: la comandada por Los Chapitos y la de El Mayo Zambada, declarada por El Gigio.

Y es ahí donde destaca la figura de Sergio Valenzuela que asegura hacer valer su amenaza con la ayuda de su brazo armado, Leonardo López, El 20, un violento operador que comanda los ataques en Nogales y en Magdalena de Kino.

Los Chapitos están representados por una célula de la familia criminal de los Salazar, quienes cuentan con el apoyo bélico regional de los lugartenientes dejados por Jesús Humberto Limón López, ‘El Chubeto’, ‘El Cazador’ o ‘El Noveno’, detenido en Altar, en junio de 2021.

Esa guerra vaticina, según las autoridades, que continúe el baño de sangre en que está sumido Sonora, principalmente en Nogales, y no cederá hasta que alguna de las dos facciones: Chapitos y Mayo, desplacen a una o a otra o las autoridades capturen a los líderes.

El Mayo tiene 57 años de operar impunemente, nunca ha estado tras las rejas; su pupilo y compadre, El Gigio, lleva ya 30 años en la misma situación.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados