InicioReportajes EspecialesEL “MELLADO”, FUNDADOR DE LOS ZETAS

EL “MELLADO”, FUNDADOR DE LOS ZETAS

  • Los Zetas ganaban 120 mil pesos en el cártel del Golfo.
  • De acuerdo con el testimonio de Galdino Mellado, Los Zetas recibían sueldos de 120 mil pesos, camionetas de lujo nuevas y con ese salario podían comprarse ropa de marca a su gusto.
  • Las prestaciones que les otorgaba el cártel del Golfo, cuando era operado por Osiel Cárdenas, eran muy atractivas y las condiciones salariales estaban, por mucho, mejores que las que en aquel momento les ofrecía el Ejército Mexicano.
  • Aunque había muchos riesgos, a 30 militares no les importó correrlos y, de esa forma, dejaron la milicia por meterse al narcotráfico, un negocio que a Osiel Cárdenas le dejaba ganancias multimillonarias.
  • Por esa suma de dinero, Los Zetas ponían en riesgo la vida al cuidar al jefe de la organización.

Ricardo Ravelo/La Opinión de México

Ciudad de México.- Galdino Mellado Cruz, fundador de Los Zetas, desgranó algunos detalles respecto de cómo se conformó el llamado brazo armado del cártel del Golfo.

Su testimonio, narrado al periodista Ricardo Raphael en el libro “Hijos de la Guerra”.

Mellado Cruz hizo una carrera militar en el Ejército Mexicano, pero la interrumpió para entrarle al narcotráfico. Se dio de alta en la milicia el 1 de septiembre de 1992 y causó baja, por su voluntad propia, el 1 de mayo de 1999.

Para esa fecha, Los Zetas ya tenían tres años de haberse conformado, pero los jefes del grupo criminal –Arturo Guzmán Decenas y Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca –seguían reclutando militares para garantizar la seguridad del jefe del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén.

El famoso “Mellado”, como se le llamaban en el mundo del hampa está relacionado con más de 13 averiguaciones previas integradas a nivel federal por homicidio, secuestro, extorsión y narcotráfico. En Los Zetas fue un elemento importante.

El periodista Ricardo Raphael entrevistó durante un año y medio a Galdino Mellado Cruz.

De su amplio testimonio surgió el libro “Hijo de la Guerra”, que ha tenido un éxito importante debido a las revelaciones que hizo el Zeta sobre la fundación del grupo criminal.

En el libro hay detalles que no se conocían y que dan cuenta de cómo se formó el brazo armado del cártel del Golfo.

Galdino Mellado contó que acudió a un desayuno en un restaurante. Los demás “muchachos” y el jefe ya los esperaban. Nadie hablaba.

Cuenta Ricardo Raphael en uno de los capítulos publicados:

“Ante el escenario, como de funeral, José Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”, preguntó: ¿Ustedes qué tienen, cabrones? ¿Están mal cogidos o se les apareció el diablo?.

“El silencio continuó hasta que intervino Osiel Cárdenas preguntando qué sucedía.

“Mellado Cruz se levantó a hablar, le relató a Osiel que lo había visto en la televisión, acusado de narcotráfico.

“Cárdenas comenzó a reírse tras las palabras de Galdino.

¿Antes no sospechaban nada?, preguntó Osiel.

“Un poco”, repondió Mellado.

Óscar Guerrero, otro de los muchachos, intervino, le preguntó a Cárdenas Guillén las razones de por qué había ocultado toda la verdad.

Osiel respondió que había dejado toda la responsabilidad de Arturo Guzmán Decenas y Heriberto Lazcano.

“Luego, Cárdenas Guillén dijo a todos que salieran al estacionamiento, donde le dijo a Alejandro Lucio Morales Betancourt que trajera una de las camionetas que tenía, abrió la puerta del conductor, sacó una navaja y cortó la piel del respaldo, de donde sacó varios paquetes cubiertos de plástico y cinta canela”.

Según el libro “Hijos de la Guerra”, Osiel les dijo que cada asiento delantero de la camioneta tenía 30 kilos de cocaína, mientras que los dos asientos traseros tenían 120 kilos más.

Cárdenas Guillén pidió que trajeran otra camioneta e hizo lo mismo, en esa ocasión no sacó droga sino dólares, alrededor de 750 mil billetes”.

El libro da cuenta, también, de los salarios que les ofrecían a los militares que conformaban el grupo Los Zetas. Les pagaban 120 mil pesos mensuales, camionetas nuevas, ropa de marca y prestaciones. Estaban mejor pagados que en el Ejército, solía presumir Guzmán Decenas y Heriberto Lazcano.

Sin embargo, había el temor de que Osiel Cárdenas pudiera ser asesinado o detenido, con lo que se vendría abajo el negocio.

Cárdenas Guillén, conocido como “El Mata Amigos”, dijo que no se preocuparan, que él estaba protegido por el gobierno y que tenía muy buenas relaciones y a muy alto nivel.

En ese momento se realizó una reunión con todos Los Zetas. A cada uno le preguntaron si le iban a entrar al negocio.

Heriberto Lazcano, dijo que quien no quisiera seguir que podía irse. “O hay pedo”, expresó, pero el que se queda sabe que le tiene que entrar y bien, y el que se quiera ir que lo haga de una vez.

La mayoría de los soldados se mantuvieron unidos y así se conformó el llamado cártel de Los Zetas, el cual ha desaparecido, pues ahora suelen llamarse cártel del Noreste: Operan en Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, pero ya no forman parte del cártel del Golfo ni operan como brazo armado de la organización.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados