InicioReportajes EspecialesNarcotráficoEN 1950 INICIÓ LA HISTORIA DEL CÁRTEL DEL GOLFO (3/7 PARTES)

EN 1950 INICIÓ LA HISTORIA DEL CÁRTEL DEL GOLFO (3/7 PARTES)

*En 1950, cuando Juan Nepomuceno Guerra, tío de los hermanos Juan y Humberto García Ábrego, comienza a traficar con whisky por la zona norte de Tamaulipas y también a contrabandear

Redacción / Sol Quintana Roo / Sol Yucatán / Sol Campeche / La Opinión de México

Ciudad de México.- La historia del Cártel del Golfo se inicia en 1950, cuando Juan Nepomuceno Guerra, tío de los hermanos Juan y Humberto García Ábrego, comienza a traficar con whisky por la zona norte de Tamaulipas y también a contrabandear.

Por algún tiempo los sobrinos le piden que se dedique al narcotráfico, pero él no accede, hasta que decide retirarse y deja la organización en manos de Juan García Ábrego que se dedica de lleno al trasiego de droga.

Ya para entonces, además de los hermanos García Ábrego, formaban parte importante de la organización delictiva: Oscar Malherbe de León, Hugo “El Gordo” Baldomero Díaz y Salvador “El Chava” Gómez Herrera, quien en 1999 fue padrino de bautizo de una hija que Osiel Cárdenas procreó con Liliana Dávila González, una de sus tantas mujeres.

Al ser detenido Juan García Abrego, el 14 de enero de 1996, en una finca ubicada en el municipio de Juárez en Nuevo León, y posteriormente extraditado a Estados Unidos, queda como su sucesor su hermano Humberto, quien al carecer de liderazgo y don de mando, cede el máximo puesto a Oscar Malherbe de León.

Pero el cargo de jerarca le duraría solamente 13 meses, pues en febrero de 1997, Malherbe fue detenido en la Ciudad de México y recluido en el penal de máxima seguridad El Altiplano. Se dijo entonces que quien lo delató fue Osiel.

Quien asume la jefatura de la organización, sin que nadie se la otorgue, es Hugo Baldomero, por lo que se unen “El Chava” Gómez y Osiel, que ya había incorporado a sus hermanos Mario, Homero y Antonio Ezequiel en la organización, para evitar que “El Gordo” Baldomero les arrebatara el liderazgo.

Tras un atentado del que salió ileso, Hugo Baldomero prefirió desertar del cártel y comenzó a traficar solo, hasta que fue detenido en Tampico.

El control del grupo quedó entonces en manos de Salvador Gómez, quien designó como hombre de todas sus confianzas a su compadre Osiel.

Así, en unos cuantos años, Osiel llegó a convertirse en uno de los «capos» del narcotráfico más importantes del país.

Sin embargo, la buena suerte de Salvador y Osiel pareció acabárseles cuando el 5 de julio de 1998, ambos fueron detenidos en el rancho El Refugio, ubicado a 10 kilómetros de Matamoros, y trasladados a la Ciudad de México, en donde un juez federal obsequió a la entonces Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Contra la Salud, sendas órdenes de arraigo por 90 días.

Para cumplir con la medida cautelar, fueron llevados a la casa de seguridad de la Procuraduría General de la República, ubicada en las calles de Cráter en el Pedregal de San Ángel en el Distrito Federal. En ese inmueble, que había asegurado la PGR a Héctor Luis “El Güero Palma, habían estado arraigados la esposa y la nuera de Daniel Arizmendi López, “El Mochaorejas”.

Sin embargo, su permanencia no duró ni una semana, pues los dos se fugaron de la casa de arraigo. Se habló de cientos de miles de dólares con los que sobornaron a los cuatro agentes que los custodiaban, el caso es que ellos escaparon y los federales fueron cesados, detenidos y consignados.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados