ENTRESEMANA

MOISÉS SÁNCHEZ LIMÓN / LA OPINIÓN DE MÉXICO

Palabra de PT

En febrero de 2019 la desaparición de las estancias infantiles, por
inanición presupuestal ordenada por Andrés Manuel López Obrador, había
provocado protestas y movilizaciones de organizaciones ciudadanas y de
la oposición legislativa, menos en el Partido del Trabajo pese a que
la disposición debía afectar a los Centros de Desarrollo Infantil
(Cendis) y Centros de Asistencia al Desarrollo Infantil (Cadi) de su
propiedad y, por ende, el control de la administración de cientos de
millones de pesos.

Dos años antes, en octubre de 2017, estalló el escándalo relacionado
precisamente con la administración de los Cendis del Partido del
Trabajo. La Procuraduría General de la República, entonces, obtuvo de
un juez federal orden de aprehensión contra Guadalupe Rodríguez
Martínez, esposa de Alberto Anaya, líder sempiterno del PT.

Rodríguez Vázquez fungía como directora del Programa de Cendis del PT
en todo el país y se le acusó de participar en una red de lavado de
dinero, unos 100 millones de pesos que debían invertirse en las
guarderías pero fueron a parar a cuentas bancarias de la esposa de
Beto Anaya y otras personas, una de ellas su cuñado Manuel Rodríguez
Martínez.

El dinero lo había aportado el gobierno del estado de Nuevo León, pero
62 millones se sumaron a un fondo de inversión de doña Guadalupe; 27
millones más se distribuyeron mediante cheques a nombre de Héctor
Quiroz, dirigente del PT en Aguascalientes y que fue detenido, además
de María Cristina Martínez y María Mayda Paredes Díaz.

En aquellos días de 2017, Óscar González Yáñez, actual diputado
federal y entonces dirigente en turno del Partido del Trabajo,
calificó como absurdo –sin duda lo era—que los recursos fueron
desviados para financiar actos terroristas.

Bueno, de acuerdo con Óscar, cien millones de pesos tuvieron como fin
pago de nómina y equipamiento y compra de alimentos para los Cendis,
que en esos días albergaban a unos cinco mil menores en el estado de
Nuevo León.

Usted se preguntará si acaso la ley fue aplicada puntualmente. Para
nada, el caso se fue diluyendo e incluso un año después, en campaña,
Andrés Manuel López Obrador llamó a la señora Guadalupe a regularizar
los Cendis. Y luego vino la decisión de desaparecer a las estancias
infantiles, que se presume incluían a las administradas por el PT bajo
su libre albedrío.

El Partido del Trabajo se había sumado a la alianza Juntos haremos
historia y continuaba haciendo historia, aunque sea gerundio. Y la
historia, sin duda, implicaba impunidad, tanta que aquella recurrente
exigencia de recortar el presupuesto a los partidos políticos no ha
prosperado. Y no ha sido posible porque el PT se ha opuesto y Morena
no está en la condición de renunciar a la multimillonaria
prerrogativa.

Óscar González Yáñez lo planteó de la manera más sencilla a la
entonces encargada del Consejo de Administración del Corporativo
Morena, Yeidckol Polevnsky. Palabras más, palabras menos, González
Yáñez le dijo a la señora Yeidckol que el PT aceptaría el recorte de
las prerrogativas, pero entonces Morena renunciaría al 50 por ciento
de más de mil millones de pesos que le correspondían para el ejercicio
2019.

Yeidckol no dudó en decir a Óscar que el tema debía ser analizado y
discutido. Y el asunto está en la congeladora.

Pero, vaya, estábamos en lo de las estancias infantiles a principios
del año pasado. Mientras todo mundo estaba escandalizado y en el
Senado había indignación de las bancadas opositoras y las legisladoras
Xóchitl Gálvez, Kenia López Rabadán, Patricia Mercado y Josefina
Vázquez Mota, entre otras, exigían al licenciado López Obrador que
diera marcha atrás a esa bárbara decisión, en el Partido del Trabajo
no se despeinaban.

En la Cámara de Diputados el licenciado Gerardo Fernández Noroña y el
coordinador de la bancada petista, Reginaldo Sandoval Flores, habían
hecho mutis, mientras en la Cámara Alta el senador Joel Padilla Peña,
por supuesto de la fracción del PT, en mayo dio la clave de esa
postura petista.

Y es que, a pesar de que el licenciado presidente había dicho que no
le darían dinero al PT para sus estancias, la realidad era otra.

El 14 de febrero del año pasado, López Obrador declaró:

“¿Cómo le vamos a dar dinero a los Cendis del PT si no les vamos a dar
a las estancias infantiles? Porque se les va a dar a los padres. Los
Cendis del PT son muy cercanos a nosotros, pero si no actuamos con
rectitud y parejos, no tendríamos autoridad”.

Pero, 800 millones de pesos hicieron la diferencia entre el decir y el
actuar, sobre todo porque cómo habría de afectarse al socio, al
compañero de viaje, al integrante de Juntos haremos historia. Y esa
cantidad se destinó para los Centros de Desarrollo Infantil del
Partido del Trabajo.

El senador petista Joel Padilla Peña declaró a reporteros de Mexicanos
Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), que ya se había negociado
la partida de 800 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la
Federación (PEF) 2019 para el PT. Los recursos fueron fondeados en
mayo del año pasado. ¿Y?

Bueno, bueno, la sociedad operaba en el Congreso de la Unión y Morena
confiaba en la palabra de los coordinadores de las bancadas del
Partido del Trabajo.

Pero, primero el día 6 de este mes en Cámara de Diputados y luego el
pasado miércoles 21 esa confianza en la palabra empeñada y la
afectación de intereses de grupo, nada del espíritu patriota, fueron
los votos de los senadores del Partido del Trabajo negados a la minuta
recibida de la Cámara de Diputados, donde igual opero ese singular
chauvinismo para desaparecer a 109 fideicomisos.

De pronto diputados y senadores del Partido del Trabajo se vistieron
de verde, blanco y rojo e invocaron la defensa del interés nacional
para votar en contra de los dictámenes de reformas que desaparecieron
a fideicomisos y fondos públicos, medida demandada por el presidente
Andrés Manuel, con quien Alberto Anaya y sus coordinadores, Geovanna
Bañuelos en el Senado y Reginaldo Sandoval Flores en la Cámara de
Diputados, comprometieron votos en el trayecto de la LXIV Legislatura
federal que ha entrado en su último año de ejercicio.

Sí, en el Senado operó la traición salpicada con chauvinismo petista
que derivó en una votación de 64 a favor con 39 en contra que
determinó la desaparición de los 109 fideicomisos.

Geovanna Bañuelos argumentó que el PT lleva 20 años acompañando al
presidente López Obrador; la razón de ser, dijo, es la coincidencia
“para atender las causas más apremiantes de la sociedad”. Sostuvo que
apoyan y están comprometidos con la 4T y reiteran su apoyo a Morena y
a López Obrador.

Pero, adujo la legisladora zacatecana, “disentir no significa
abandonar su proyecto de nación. Decirle no al Presidente de la
República, en ocasiones, significa decirle sÍ al pueblo (¡sopas!). Las
decisiones parlamentarias deben ser contrapesos. Es innegable que en
el manejo de muchos fideicomisos hubo corrupción, desvío de recursos,
la actual reglamentación es muy laxa, hoy debían estar discutiendo su
nueva reglamentación para terminar con la opacidad”.

Y su voto en contra del dictamen fue dizque “porque lacera al pueblo
de México”. Los senadores del PT presentaron reservas para rescatar a
37 fideicomisos; nadie duda del interés que tiene la empresa de Beto
Anaya en fideicomisos y otros etcéteras que se alimentan de recursos
públicos, como los Cendis.

Seis senadores y 32 diputados federales del PT (en la sesión del 6 de
octubre 14 de 46 se ausentaron) olvidaron la alianza con Morena y
votaron en contra. ¿Chantaje? ¿Y la palabra empeñada? ¿Usted le cree a
diputados y senadores del PT? Yo tampoco. Conste

 

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados