EPISTOLARIO

Armando Rojas Arévalo / La Opinión de México

“No odio…”

ESTHER: “…no podría vivir odiando. Yo soy feliz porque predico el amor al prójimo, no le deseo mal a nadie”, dijo en respuesta a la carta abierta que firmaron 650 intelectuales, artistas, periodistas, cineastas y librepensadores convocándole a no seguir estigmatizando y difamando a la libertad de expresión. “¡Esto debe parar!” le exigen los abajo firmantes.

Es que, mira, los comunicadores, intelectuales, historiadores y analistas ya están “hasta la madre” de que el presidente se burle de la libre expresión de las ideas y endilgue calificativos a los medios de comunicación echándoles la culpa de lo que pasa. “prensa “fifí”, “prensa conservadora”, “hampa del periodismo”, “pasquín”, etcétera. Y, para seguir polarizando el ambiente, ha dividido el ejercicio periodístico entre “liberales y conservadores”.

Al hacerlo, agravia a la sociedad, degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante”, se lee en el desplegado.

Aparecen como responsables del mismo ROGER BARTRA Y francisco valdés Ugalde. firman el texto Valeria Luiselli, también Silvia Lemus Fuentes, Sandra Lorenzano, Sara Sefchovich, Rafael Pérez Gay, Lynn Fainchtein, Mónica Lavín, Pablo Boullosa, José Woldenberg, Gabriel Zaid, Fernanda Caso, Enrique Krauze, Catalina Aguilar Mastretta y Agustín Basave, entre otros.

El mandatario ha cuestionado el papel de la comunidad científica y cultural frente a decisiones gubernamentales. El año pasado advirtió que su gobierno no busca perseguir a escritores, pero que el Estado ya no protegerá a los “intelectuales orgánicos”.  Ante las críticas, en mayo pasado sostuvo que como en los tiempos del porfiriato, los científicos apoyan regímenes autoritarios y tienen posturas conservadoras.

En su desplegado, los intelectuales le dicen: “Tiene que saber el Presidente que nosotros no somos el enemigo a combatir y que los graves problemas que quiere ocultar con esta estrategia autoritaria se deben más bien a una absoluta falta de claridad política”.

Hoy, viernes, en su mañanera, el presidente insistió que “no me puedo quedar callado, hacer como que no me entero y, peor aún, convertirme en tapadera. ¿Cómo queda el Presidente, la investidura, la institución? Se debilita”.

Siguiendo con su estilo de responder a las críticas, el presidente les dijo a los firmantes de la carta, que se sienten ofendidos “cuando deberían ofrecer disculpas” por haber apoyado el periodo neoliberal.

“Todo este grupo siempre apoyó la política neoliberal y ahora se sienten ofendidos cuando deberían ofrecer disculpas porque se quedaron callados cuando se saqueó al país, y luego es demostrable que ellos eran bien atendidos por el Gobierno”.

ME PREGUNTARÁS EN QUÉ VA A acabar todo esto. El presidente va a seguir con su estilo, cosechando más adversarios. Las críticas aumentarán de tono, y él seguirá echando la culpa de los problemas del país a los conservadores y a la “prensa vendida”.

EN TANTO, presentó al Senado de la República una solicitud para llevar a cabo una consulta ciudadana sobre la posibilidad de enjuiciar a los últimos cinco expresidentes de México. “Nuestra decisión es entregar un escrito a la Cámara de Senadores para la realización de la consulta al pueblo de México sobre sobre el posible enjuiciamiento, en el marco de la legalidad, de acuerdo al debido proceso, de los expresidentes de México de 1988 a la fecha”.

MIENTRAS, engolosinado por el aparente éxito de la rifa del valor presidencial, “ya estamos pensando que para el año próximo vamos a hacer uno también así, muy grande”

¡Vaya, un presidente al que le encantan las rifas!

QUE AHORA SÍ ya tiene comprador el avión. El jueves aseguró que la venta del avión presidencial avanza con un compromiso de compra. «Ahora sí puedo decir que ya hay un compromiso de compra del avión que nos va a dar otra cantidad (de recursos). Antes no lo dije porque iba a haber mucha confusión de que cómo se está rifando si ya lo vendieron».

Esto quiere decir que seguirá usando el tema del avión hasta que el comprador se lo lleve, y luego vendrá otro tópico distractor. Para ello el presidente se pinta solo.

LO QUE SORPRENDIÓ en la ceremonia de “El Grito”, fue la evangélica proclama “amor al prójimo”. ¿Dónde está el Estado laico?

P.D.- #el artedehacerseodioso

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados