InicioReportajes EspecialesNarcotráficoEX SUBPROCURADOR INVESTIGADO POR LA FGR

EX SUBPROCURADOR INVESTIGADO POR LA FGR

*Felipe Muñoz Vázquez, avaló la “verdad histórica” de Murillo Karam

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Primera de siete partes)

Ciudad de México.- Nuevamente, como ha ocurrido al menos en media docena de ocasiones, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, ex subprocurdor de Investigación de Delitos Federales, es investigado otra vez, ahora por la Fiscalía General de la República; acusado por el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa de haberlo extorsionado para no dañar a su esposa, sus hijos y su padre y de ser una de los más sádicos torturadores.

Las indagatorias corren a cargo de personal bajo las órdenes del doctor Alejandro Gertz Manero, titular de la FGR, que parece dispuesto a limpiar el “cochinero” que le heredara Alberto Elías Beltrán, encargado de despacho de la desaparecida Procuraduría General de la República, y también señalado por el ex mandatario estatal, de haberlo presionado para que se declarara culpable y se sujetara a un proceso abreviado.

Independientemente de esa averiguación, hay otra carpeta de investigación de la FGR, en torno a cinco agentes de a la Policía Federal Ministerial, detenidos en mayo pasado, por el secuestro de un empresario en la Alcaldía de Miguel Hidalgo, en el mes de enero.

Los ahora ex federales estaban adscritos a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Comercio de Narcóticos Destinados al Consumo Final, quienes en sus declaraciones ministeriales relacionaron al ex subprocurador como uno de los personajes vinculado a los “trabajos” (secuestros) que llevaban a cabo.

Duarte de Ochoa acusó que Muñoz Vázquez lo extorsionó bajo amenazas de dañar a su esposa Karime Macías Tubilla, a sus padres, María Cecilia de Ochoa y a Javier Duarte Franco, así como a sus hijos, Carolina y Javier, además de que tenía que declararse culpable para reclasificarse el delito, con lo que obtendría una condena más baja, situación que así sucedió ya que finalmente Duarte de Ochoa, que recibiría al menos 20 años de cárcel, fue condenado sólo a nueve años.

En la revisión de las actuaciones del ex subprocurador, a su paso por la desaparecida PGR, se ha descubierto que incurrió en la obstaculización y omisión de diligencias, en retrasar diversos casos para permitir que prescribieran, en el archivo indebido de expedientes y en otros actos que revelan desempeño irregular en la función pública.

Esos son tan sólo algunas de las acusaciones que a la fecha pesan contra Felipe de Jesús, aunque a lo largo de 25 años por distintas instituciones impartidoras de justicia, ha acumulado toda una cadena de denuncias como torturador, protector de narcotraficantes contrabandistas y “pirateros”, entre otros señalamientos.

En un cuarto de siglo dentro del servicio público, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez ha recorrido varias instituciones bajo diferentes cargos, principalmente en la desaparecida PGR, dependencia de la que ha salido en siete ocasiones en circunstancias desfavorables y bajo investigación, sin embargo en todos los casos ha sorteado con éxito las acusaciones bajo el argumento de estar bien “apadrinado”, situación que si bien podría ser cierta con los gobiernos priístas y panistas, con el arribo del nuevo gobierno podría cambiar diametralmente.

En la extinta PGR, fue subdelegado de Procedimientos Penales en Quintana Roo; director general del Ministerio Público Especializado, director de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y Propiedad Industrial (UEIDDAPI); titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Fiscales y Financieros y subprocurador de Investigación Especializada en Delitos Federales en dos ocasiones.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados