InicioPortadaFENTANILO Y LOS CHAPITOS, LA DROGA INVISIBLE

FENTANILO Y LOS CHAPITOS, LA DROGA INVISIBLE

J. Jesús Lemus/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Ciudad de México. – La polémica ya fue puesta sobre la mesa del debate público: ¿es o no México un país productor de fentanilo? Para llegar a la respuesta no se necesita de fe ni voluntad política. Solo se tienen que revisar los hechos reales, a fin de entender no solo el momento que vive México en el tiempo de las drogas sino para dimensionar el trato que podemos esperar como nación por parte del gobierno de Estados Unidos.

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, el hombre que teóricamente más debe saber cómo funciona el país, México no produce la letal droga. A México llega –desde China- la droga elaborada y nuestro país solo es territorio de tránsito del Fentanilo hacia el mercado de Estados Unidos. Así lo ha reiterado en por lo menos 7 ocasiones durante la conferencia de prensa de todos los días por la mañana.

Por su parte, lo anterior es refutado por Felipe de Jesús Gallo Gutiérrez, otro de los hombres que mayormente saben del tema delictivo, no solo por ser el actual titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Fiscalía General de la República (FGR), sino porque durante casi 30 años, tanto en el CISEN como en la Secretaría de Seguridad Pública o ahora en la FGR, Felipe de Jesús ha venido combatiendo a la delincuencia.

Para el que es considerado uno de los mejores espías de México, que incluso trabajo al lado del tristemente célebre Genaro García Luna, México no solo es productor de Fentanilo, sino que -al igual que en materia de Anfetaminas- nuestro país ha sido campeón en la elaboración de esas sustancias tóxicas, según lo advirtió durante una reunión con funcionarios del departamento de Justicia del gobierno de Estados Unidos.

El reconocimiento de México como país campeón en la producción de Anfetaminas y Fentanilo, hizo que el presidente López Obrador le enmendara la plana al titular de la agencia anticrimen de la FGR. Felipe de Jesús Gutiérrez Gallo, terminó por pedir una disculpa pública por su aseveración y dicha disculpa fue aceptada felizmente por el presidente, zanjado una discusión en ciernes.

¿POR QUÉ NO SE RECONOCE LA PRODUCCIÓN DE FENTA?

Antes que revisar los actos reales que nos lleven a esclarecer la respuesta de si México produce o no Fentanilo, debemos hacernos otra pregunta ¿por qué no se quiere reconocer que en México sí es una realidad la producción de Fentanilo?

La razón por la que México no puede aceptar abiertamente, menos por los conductos oficiales del gobierno mexicano, el innegable hecho de que grupos del narcotráfico mexicano sí son productores de esa sustancia tóxica, es por las sanciones que oficialmente el gobierno de México podría recibir de parte del gobierno norteamericano.

“Si el gobierno mexicano -explicó el abogado internacionalista Daniel Equihua- acepta que sí se produce Fentanilo en el país, por el solo hecho de la omisión o la falta de acciones de combate a la producción de ese narcótico o contra los narcotraficantes, el gobierno de Estados Unidos podría calificar al gobierno mexicano como ‘Narcotraficante Significativo’”.

Esa es una denominación legal que el gobierno de Estados Unidos ha aplicado ya a algunos facilitadores del proceso de producción de esa droga, principalmente de algunos países de Asia. Esta clasificación de “Narcotraficante Significativo” lleva implícito algunas acciones de decomiso de bienes de producción, dinero, multas y sanciones comerciales.

Pero no solo es eso, para el doctor en sociología Edgar Morín, la aceptación y reconocimiento del gobierno mexicano de que en nuestro suelo también se produce Fentanilo, podría significar la pauta para ejecutar una estrategia extraterritorial por parte del gobierno de Estados Unidos para combatir a grupos del narcotráfico mexicano dentro del propio suelo mexicano.

Ese, el de las acciones del gobierno de Estados Unidos combatiendo a narcos mexicanos en suelo mexicano, es uno de los principales escollos que ha advertido el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha reiterado que esa acción, por legítima que sea, no puede ser aplicada en México porque sería un acto atentatorio contra la soberanía mexicana.

¿QUÉ DICEN LAS AUTORIDADES NACIONALES DE LA PRODUCCIÓN DE FENTA?

Hasta hoy, en México ninguna de las autoridades del gobierno federal, principalmente aquellas que combaten al narcotráfico, hablan de si se produce o no Fentanilo en nuestro país. Sin embargo, en la mayoría de las dependencias de combate a los cárteles de las drogas, se reconocen acciones de incautación de ese estupefaciente cada vez mayores.

Informes públicos de seguridad, expuestos en las conferencias de prensa del presidente López Obrador, hablan de un constante incremento en la incautación de Fentanilo. Así, entre diciembre del 2018 al mes de febrero del 2024, dependencias como la Secretaría de la Defensa Nacional (SDENA), la Secretaría de Marina (SEMAR), la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), La Guardia Nacional (GN) y la Fiscalía General de la República (FGR), registraron índices cada vez mayores en cuanto a incautación de Fentanilo.

Tomando en cuenta sólo las cifras que públicamente aporta la SEDENA en materia de combate al Fentanilo, se debe resaltar que en el 2019 se logró sacar del mercado de las drogas un total de 136.1 kilogramos de Fenta, en el 2020 se incautaron 418.8 kilogramos, en el 2021 fueron 984.1 kilogramos del opioide, en el 2022 fueron mil 371.3 kilogramos, en el 2023 se llegó al tope récord de 2 mil 300.4 kilogramos, mientras que en lo que va del 2024, ya se logró incautar una cantidad récord establecida en 8 mil 100 kilogramos de Fentanilo.

Es decir, si solo tomamos en cuenta el Fentanilo incautado por elementos de la SEDENA, podemos establecer que el tráfico ilegal de esa sustancia ha venido también en aumento en los últimos cinco años, registrando un crecimiento promedio anual de entre el 94 por ciento al 247 por ciento. Incrementos que solo pueden ser atribuibles a un proceso de producción doméstica de droga.

Además, se debe señalar que las cantidades de Fentanilo que se han logrado incautar son exorbitantes frente al Fentanilo que ingresa legalmente a México para la prescripción médica.

De acuerdo a informes oficiales de la Secretaría de Salud, en el 2021 ingresaron a legalmente a México 2.9 kilogramos de Fentanilo; en el 2022 fueron otra vez 2.9 kilogramos de Fentanilo los que ingresaron por aduanas internacionales a suelo mexicano; en el 2023 fueron 1.3 kilogramos y en lo que va del 2024, apenas han ingresado menos de 0.2 kilogramos de Fentanilo.

PINTA PARA PROBLEMA DE SALUD

Las cifras anteriores no dirían nada, si no fuera porque el gobierno mexicano, a través del sector salud, mediante el Informe sobre la Demanda y Oferta de Fentanilo en México que recién elaboró el Observatorio Mexicano de salud Mental y Adicciones, reconoce que el Fentanilo se está convirtiendo en un problema real de salud.

De acuerdo al citado informe médico, publicado en enero de este 2024 bajo la dirección del doctor Jorge Alcocer Varela, también secretario de Salud, se refiere que las demandas de tratamientos médicos de rehabilitación para enfrentar el consumo de fentanilo vienen al alza desde el 2013 hasta el 2023. En el 2013 se presentaron cinco demandas de tratamiento contra la adicción al Fentanilo. En el 2023 fueron 430.

La línea de la mayor demanda de tratamientos por intoxicación de Fentanilo –según refiere el informe de la Secretaría de Salud- se curvó prolongadamente a partir del 2019, cuando fueron 25 casos de urgente rehabilitación; en el 2020 fueron 72, en el 2021 se llegó a 184, en el 2022 fueron 333 casos, y en el 2023 se llegó al pico máximo de 430 casos.

Los estados en donde se han registrados las primeras demandas de tratamiento de desintoxicación de Fentanilo, son Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Chihuahua, entidades controladas en el mundo del narcomenudeo por la organización delictiva que ha sido señalada desde Estados Unidos como la principal responsable de la fabricación de Fentanilo en México: El cartel de los Chapitos.

Sobre el problema de salud en que ya se está convirtiendo el consumo de Fentanilo en México, no se puede pasar por alto un dato aterrador, dado a conocer por la Secretaría de Salud: “de acuerdo con los casos atendidos en salas de urgencias y de admisión continua del sistema de salud en México, entre 2013 y 2024 se atendieron a 5 mil 901 personas por urgencias relacionadas con el uso de opioides (Fentanilo), siendo los años 2019 (721 casos), 2022 (713 casos) y 2023 (759 casos), los que mayor número de casos presentaron.

“En 2023, las entidades con mayor número de casos (de intoxicación por Fentanilo) fueron Baja California (218 casos), Ciudad de México (54 casos), Sinaloa (52 casos), Chihuahua (47 casos), aspecto consistente con los estados donde se reporta mayor consumo de Fentanilo”.

Por consumo de opioides, entre ellos el del Fentanilo, el gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Salud reconoce que en los últimos 10 años -del 2013 al 2023- ya se han registrado un total de 114 decesos de personas adictas, en los estados de Sonora (38 casos Baja), Baja California (28 casos), Chihuahua (22 casos), Michoacán (6 casos), Puebla (5 casos), Sinaloa (4 casos), Coahuila (3 casos), Jalisco (2 casos), Colima (1 caso), Estado de México (1 caso), Guanajuato (1 caso), Morelos (1 caso), Nuevo León (1 caso) y Oaxaca (1 caso).

LOS CHAPITOS Y COMPAÑÍA

Solo el presidente Andrés Manuel López Obrador es el único que no quiere conocer o reconocer que el Fentanilo es una droga que no solo se fabrica en México, sino que ya se consume como parte del fenómeno de las adicciones, como ha quedado demostrado con los datos fatales establecidos por la propia Secretaría de Salud.

La producción de Fentanilo en México, por parte del cartel de Los Chapitos, es un señalamiento que ha hecho el propio gobierno de Estados Unidos, a través de la agencia antidrogas (DEA), por esa razón se les puso precio a las cabezas de los líderes de esa organización criminal, que una vez estuvieron trabajando en alianza con el Cártel de Sinaloa, el que fue fundado por Joaquín Guzmán Loera.

Hay que recordar que el Cártel de los Chapitos es la organización criminal que en su momento fue encabezada por Ovidio Guzmán López, quien tras ser detenido y extraditado a Estados Unidos cedió el mando de esa organización criminal a su hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar. El cambio de mandos dentro de Los Chapitos fue un acuerdo establecido entre Joaquín Guzmán Loera y el propio Ovidio Guzmán, ambos presos en Estados Unidos.

Por esa razón Los Chapitos rompieron la alianza que habían mantenido con su tío Aureliano Guzmán Loera, hasta ahora el principal fabricante de Fentanilo en México. Tras el rompimiento de Los Chapitos con el Cartel de Aureliano Guzmán, “El Guano”, también se fraccionó la fabricación de Fentanilo en México.

Fuentes al interior del Cártel de Sinaloa refieren que el Cártel de Los Chapitos, formado por Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar y Joaquín Guzmán López, son los responsables de la producción de Fentanilo en la zona norte del país, mismos que han podido incrementar sus utilidades al vender domésticamente el opioide en suelo mexicano a otros carteles de las drogas que no han establecido contacto en Asia con los suministradores de los precursores químicos.

De acuerdo a fuentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) al día de hoy, aun cuando los preponderantes en la producción de Fentanilo son algunas células del cártel de Los Chapitos, también hay indicios de que algunas células del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) ya han incursionado en la producción de esa letal sustancia.

Un tercer cartel que estaría también dentro del negocio de la producción de Fentanilo, sea porque es suministrado con precursores químicos por Los Chapitos o porque a estos les compran la mitad del proceso ya elaborado, es el cartel de La Familia Michoacana, el que ha comenzado a crear su propio mercado local.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados