ISEGORÍA

SERGIO GÓMEZ MONTERO / LA OPINIÓN DE MÉXICO

La política nuestra, de todos los días.

 No hay capitán que desoiga la voz de esas sirenas

La distancia promete islas ancladas en la palma de la mano

Pausides: “Brújula”

Escribiendo ahora con la presión de conocer ya pronto los resultados electorales de Estados Unidos, mientras no dejo de pensar en el futuro político próximo del país: ¿será para que dentro de un año la situación política del país se habrá modificado sustantivamente o será que entonces seguirá siendo como hoy? Lo anterior, obvio, no es un juego de adivinanzas, sino sólo el inicio de una especulación que gira en torno al comportamiento del zoon politikon aristoteliano que todos llevamos dentro y que es el que nos lleva a especular sobre el qué sucederá en el ambiente político del país en el 2021: ¿se modificará el campo de fuerzas o éste se mantendrá sin modificaciones o sólo con una consolidación, ampliación y fortalecimiento de lo existente?

Si a la hora de contestar la interrogante antedicha, se mantiene la tendencia de la política del país los años últimos, la respuesta no se prestaría a dudas: prevalecerá la tendencia de más vale malo por conocido que bueno por conocer (que es la que posiblemente se imponga hoy en el proceso electoral de nuestros vecinos del norte), a la que, en lo electoral, tiende a cobijarse el animal político que todos llevamos dentro y que nos facilita mucho, en lo electoral, el seguir adelante sin mayores problemas, dado que la política no es cosa nuestra, pues eso se decide, amigablemente o no, entre los políticos. Es decir, hoy, uno, como ciudadano común y corriente se siente expulsado de los territorios en los cuales opera la política como actividad social: ello, en el mejor de los casos, se juega, sólo, en base a los acuerdos que se hacen entre los políticos (partidos y candidatos) y nada, o muy poco, tiene que ver con el ciudadano común y corriente, que con dificultades va a votar. Menos aún tenemos que ver los ciudadanos, cuando son las cúpulas de poder (que lo mismo están en Palacio Nacional que en FEMSA) las que toman las decisiones.

Operando, pues, con base en los razonamientos del párrafo anterior, es muy probable que, como pinta hasta ahora el panorama, el triunfo de Morena se volverá a repetir igual que en 2018, pues hasta hoy nadie, ciertamente, le está disputando con suficiente fortaleza su presencia política que, como marcan las tendencias, es hoy dominante y de allí la huida callada pero continua de militantes de otros partidos hacia las filas morenistas, que es donde ubican hoy la posibilidad de un triunfo electoral.

Mas es necesario tomar en consideración, que el accionar del zoon politikon no se reduce sólo a lo electoral, sino que también puede ver otros campos del quehacer político hasta hoy menospreciados por los partidos políticos existentes y que tienen que ver, sobre todo, con el accionar político que implica la formación de cuadros y el énfasis en aquellas tareas políticas centradas en la elaboración de principios de agendas de futuro que garanticen qué tipo de tendencias de cambio requerimos para que las mayorías de la población vivan en mejores condiciones de vida y sobre todo qué tipo de gobierno hay que tener para garantizar esos cambios.

Sí, algo que va mucho más allá de lo electoral.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados