ISEGORÍA

SERGIO GÓMEZ MONTERO / LA OPINIÓN DE MÉXICO

Desvanecimiento de las protestas

Carne no de res o de algún otro animal, carne de arcilla del mismo color que aquella doblemente roja

López Colomé: “Tierra de azafrán” 

Paulatinamente, sin grandes aspavientos, como un viento que poco a poco pierde fuerza, así, los reclamos de la autodenominada Alianza Federalista, compuesta por diez gobernadores de partidos diversos (ninguno, obvio, de Morena, ni muchos del PRI tampoco –no comen lumbre, claro–), opuesta al gobierno federal de la Cuarta Transformación, retoma mejor la posición de no mover más de lo debido el avispero y vuelve, de nuevo, a asumir sus responsabilidades administrativas sin tanto cuete ya. ¿Por qué buscarle tres pies al gato sabiendo que tiene cuatro o no gobernador Corral?

Es decir, no se vale enfrentar al gobierno federal reviviendo la añeja táctica de enfrentarlo desde los terruños estatales, estando conscientes de que, constitucionalmente, nuestro país hasta hoy es una federación y ello obliga a los gobiernos estatales a coordinarse obligatoriamente con el gobierno federal, cuyo asiento, por el momento, se encuentra en la Ciudad de México con casi todos sus órganos administrativos (secretarías de Estado) y con los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), desde donde cada cual atiende lo que debe de atender en lo que se refiere a los estados y municipios, en estrecha relación y comunicación con ellos. Relación y comunicación que se deben de estrechar precisamente en momentos de crisis sanitarias como las actuales, que requieren acciones coordinadas de gran escala para que los males no nos rebasen y afecten más allá de lo debido a toda la población del país, que hoy sufre la pérdida de casi cien mil habitantes (un poco más, si se toma en consideración el sub-conteo que existe al respecto). Pero no es ese hoy el problema.

No, desde luego. El problema real radica en el hecho de que los gobernadores que componen esa Alianza Federalista están todos empecinados y son oportunistas enemigos de AMLO y de la 4T, y quienes responden como muñecos de feria a los resortes que, desde la oscuridad, mueven quienes están empeñados en sabotear todas las acciones tanto de AMLO como de la 4T para, en la primera oportunidad, lograr crear las condiciones que permitan crear problemas que permitan, ilegalmente, ponerle fin al proceso de transición que hoy encabezan AMLO y la 4T, creando esa falsa conciencia de irregularidad que los miembros de esa Alianza espuria están empeñados en propiciar.

Vale la pena preguntarse: ¿qué sería del país si, por ejemplo, todos sus componentes gubernamentales (los responsables de los tres poderes, los gobernadores y munícipes) actuaran todos coordinados, buscando todos ellos el bien de la Nación? ¿Será muy difícil pensar en ello y concretarlo? ¿No es verdad, acaso, que así todos saldríamos beneficiados?

Qué tanto es poquito, digo, ¿no?

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados