InicioReportajes EspecialesNarcotráficoIVÁN ARCHIBALDO RESCATÓ A SU HERMANO OVIDIO (1/2 PARTES)

IVÁN ARCHIBALDO RESCATÓ A SU HERMANO OVIDIO (1/2 PARTES)

El gobierno aceptó haber sido superado en número y no le quedó más remedio que liberarlo, argumentó que fue para resguardar y proteger a la ciudadanía. Se sabe que no fue un patrullaje de rutina, sino un operativo previamente diseñado. El estado quedó doblegado no por falta de capacidad de respuesta, sino por decisión política del gobierno.

 

 

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

 

 

Ciudad de México.- El humillante operativo criminal que sometió a las Fuerzas Federales y las obligó liberar a Ovidio Guzmán Pérez, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, fue encabezado por su medio hermano, Iván Archibaldo Guzmán Salazar, que incluso antes liberó a medio centenar de reos de un penal, a los que armó e incorporó a las acciones de rescate de su consanguíneo.

 

La versión extraoficial, fue recabada entre los mismos culiacanenses que fueron testigos directos de los hechos al quedar en medio del fuego cruzado entre autoridades y narcos, que los obligaron a refugiarse en comercios e incluso en la misma Fiscalía del Estado, cuyas instalaciones se ubican a unos cuantos metros de donde comenzó la balacera.

 

En un caso inédito en la historia de las autoridades antidrogas de México, Ovidio Guzmán, cuya captura originó intensas balaceras, más de una veintena de lesionados, entre ellos varios militares, la muerte de un presunto sicario, la fuga de 49 reos, bloqueos y la quema de vehículos, fue liberado luego de que lo tuvieron las autoridades en su poder durante más de cuatro horas.

 

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, que horas antes había anunciado su aprehensión e incluso se filtraron fotos del detenido a diversos medios, admitió que Ovidio tuvo que ser liberado “para resguardar a la ciudadanía ante acciones del crimen”.

 

Durazo Montaño dijo que tras ubicar y detener en una vivienda de Culiacán, Sinaloa, a Guzmán López (al que en principio confundieron con su medio hermano, Iván Archibaldo Guzmán Salazar), los agentes fueron rodeados por una fuerza mayor y por ello se acordó suspender acciones.

 

 

Acompañado de los secretarios de Defensa y Marina, Luis Crescencio Sandoval y José Rafael Ojeda Durán; el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio y Audomaro Rodríguez Zapata, titular del Centro Nacional de Inteligencia, Durazo reportó que a las 15:30 horas (los hechos comenzaron a las 14:35), una patrulla de 35 elementos de la Guardia Nacional y el Ejército, realizaban un patrullaje rutinario en el fraccionamiento Tres Ríos, en Culiacán, Sinaloa, y que fueron agredidos desde una vivienda.

 

«El personal repelió la agresión y tomó control de la vivienda, localizando en su interior a cuatro ocupantes; durante dicha acción se identificó a uno de ellos como Ovidio Guzmán López», hijo del “Chapo”.

 

Sin embargo, dijo que esas detenciones generaron que varios grupos de la delincuencia organizada rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla, mientras que otros grupos realizaron acciones violentas en diversos puntos de la ciudad, generando una situación de pánico.

 

«Con el propósito de salvaguardar el bien superior, la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del gabinete de seguridad acordamos suspender dichas acciones», lo que derivó en la liberación del hijo del “Chapo” y los otros tres narcotraficantes.

 

Durante las acciones que se prolongaron por espacio de más de cinco horas, hubo 21 lesionados y un presunto sicario muerto, la quema de vehículos y la fuga de 49 reos del penal de Aguaruto a los que sacó la gente del otro hijo del “Capo”, Iván Archibaldo, quien los armó y los sumó al contingente de sicarios con los que tomaría el control de la situación.

 

De acuerdo a los primeros reportes y a múltiples videos que fueron subidos a la red por los ciudadanos testigos, los hechos se iniciaron a las 2.35 de la tarde, cuando fue detenido Ovidio Guzmán y terminaron, hasta después de las 7 de la noche en que fue liberado junto con tres de sus cómplices.

 

En dramáticos videos se escucha a un angustiado padre que dice a sus niños que se tiren al piso, a lo que una de sus niñas le pregunta que por qué al suelo, mientras que su otro niño también le pregunta por qué se oyen tantos balazos, hasta que finalmente logran subir a su vehículo y alejarse.

 

En otra videograbación se ve a varias mujeres que corren aterrorizadas para ponerse a salvo; una de ellas lleva en brazos a una niña hasta que es auxiliada por otra joven que le ayuda a cargarla y reanudan la desafiante carrera.

 

En uno de los audios difundidos en la red, se escucha la voz de un hombre que exige a gritos al militar al mando le responda y le advierte que es mejor que deje en libertad a los detenidos, o de lo contrario van a acabar con todos, “es tu responsabilidad, guacho, tu responsabilidad, así que ¿Cómo quieres el baile, lo sueltas o van a valer ver…”.

 

Un video más muestra a uno de los sicarios que entra a un centro comercial y recomienda a los ahí reunidos que no salgan, porque “se va a poner duro y pueden salir lastimados”.

 

Ovidio y los otros detenidos serían dejados libres horas después.

 

La versión de que los hechos habían sido resultado de un patrullaje de rutina, sería desmentido por el propio Durazo, en atropellada conferencia de prensa en Culiacán, al decir que habían tenido que abortar la misión “porque aún no contaban con la orden de cateo”.

 

Más leído

¡SE BUSCA!

HOY ESCRIBE
Relacionados