InicioNacionalLA AFICIÓN POR EL CANTO LLEVÓ AL FEYO A LA CÁRCEL

LA AFICIÓN POR EL CANTO LLEVÓ AL FEYO A LA CÁRCEL

*A finales de agosto de 1981, Sahagún Baca logró la captura de Ríos Galeana y cuatro miembros de su banda, cuando cantaba en un palenque de Hidalgo

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México
(Cuarta de seis partes)

Ciudad de México.- Otra de sus peculiaridades era que todos los de su banda estaban advertidos qué si resultaban heridos o caían en manos de la policía, sus cómplices regresarían no para salvarlo, sino para rematarlo y de esa manera evitar que pudieran darse delaciones.

Su afición por el canto lo llevaría nuevamente a la cárcel, a finales de agosto de 1981, Sahagún Baca logró la captura de Ríos Galeana y cuatro miembros de su banda, cuando cantaba en un palenque de Hidalgo.

Fueron entregados a las autoridades de dicho estado y encerrados en la cárcel de Pachuca.

Cuatro meses después, el 19 de diciembre de 1981, desde afuera de la prisión, introdujeron un mástil de más de siete metros, relleno de cemento, supuestamente para una antena de televisión.

Apoyaron la pértiga en el muro norte del reclusorio y por ahí escalaron Ríos Galeana y sus cómplices. Habían evitado, al menos en esa ocasión, ser juzgados por homicidio, robo, asociación delictuosa, daño en propiedad ajena, lesiones, amenazas, injurias, golpes, acopio de armas prohibidas y asalto bancario.

Y con su escapatoria se reanudaron los asaltos a sucursales bancarias, algunas visitadas hasta en tres ocasiones. Sólo amenazaba una vez y guardaba su arma y cuando la volvía a sacar, era seguro que alguien moriría. En 1982 la DFS tenía documentadas las muertes de casi medio centenar de civiles y policías.

Un reportero del diario Excelsior, cuando el día estaba flojo en cuanto a información, pero se daba un asalto bancario por pequeño que fuera, se lo adjudicaba al peligroso asaltabancos para sacar la nota y “salvar” el día.

Hubo entonces un asalto a dicho diario por parte, ese sí, de la banda de Ríos Galeana. Ese día le fue dejada una nota en su escritorio al referido reportero con el siguiente mensaje:

“Señor periodista, le agradezco su permanente atención en mí, pero le suplico que antes de endilgarme cuanto asalto se comete en el DF, lo confirme y no me lo adjudique, atentamente A.R.G”, cierto o no, a partir de ese momento el reportero no volvió a mencionar a Ríos Galeana en sus notas.

El 18 de enero de 1985, la policía detuvo a Leonardo Montiel, “El León”, quien confesó la serie de asaltos, el nombre de sus cómplices y la ubicación del cuartel general, en la calle de Enrique Rébsamen, donde arrestaron a Jacinto Garza Dávila, Eduardo Rosey Lira y Gustavo Alberto Juárez Montes.

Estos dieron más datos que originarían que Ríos Galeana cayera al poco tiempo, aproximadamente un mes después, en manos del comandante de la Policía Judicial del Distrito, Luis Aranda Zorrivas.

Los elogios por la detención del peligroso asaltabancos fueron para Aranda Zorrivas y lo lanzaron a la fama, pero el jefe policíaco no quiso dar declaraciones.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados