InicioReportajes EspecialesLA EXAGERACIÓN DE LA CRÓNICA DE “GOYO” CÁRDENAS

LA EXAGERACIÓN DE LA CRÓNICA DE “GOYO” CÁRDENAS

*El famoso reportero policial, Eduardo “El Güero” Téllez Vargas mencionó el asunto del estrangulador de Tacubaya en un libro de editorial Diana, cuyo autor José Ramón “Garmabella” fue engañado por el diarista, acostumbrado, desafortunadamente, a exagerar sus crónicas.

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Segunda de cinco partes)

Ciudad de México.- El famoso reportero policial, Eduardo “El Güero” Téllez Vargas mencionó el asunto de “Goyo” Cárdenas en un libro de editorial Diana, cuyo autor José Ramón “Garmabella” fue engañado por el diarista, acostumbrado, desafortunadamente, a exagerar sus crónicas.

Por ejemplo, en esa obra titulada “Reportero de Policía”, Tellez Vargas relata en “sus memorias”—que deberían ser sagradas para quien se respete—que Blanca Estela Pavón y Pedro Infante Cruz formaron una gran pareja cinematográfica durante la segunda mitad de la década de los cuarenta.

Por ello, al saberse que el 26 de septiembre de 1949 se había extraviado un avión, procedente de Tapachula, Chiapas, con escala en Oaxaca y cuyo destino era la ciudad de México, “la noticia causó honda conmoción tanto en los medios políticos como entre la gente del pueblo, pues se desconocía la suerte que habían corrido el secretario de Agricultura, Gabriel Ramos Millán y Blanca Estela Pavón”.

En un convoy de la Cruz Roja salió el reportero policial, “que en ese momento no llevaba encima más que un simple traje de calle”.

(¿Un “simple traje de calle” para incursionar por la nieve del Popocatépetl, en busca de los restos del avión caído?)
Total, que en el Popocatépetl le prestaron buen equipo a Téllez Vargas y, dijo, “en la madrugada del día siguiente, después de luchar contra la nieve, la ventisca y las rocas, llegamos hasta el sitio donde había caído el avión”.

Luego de observar hondamente impresionados, añadió Eduardo Téllez Vargas, “que en un radio de tres kilómetros se hallaban esparcidos los restos de sus sesenta ocupantes, advertimos que el avión había caído a un par de metros de un precipicio cuya profundidad aproximada era de dos mil metros, lo cual hacía aún más difícil el rescate de las víctimas”.

En busca de otros cuerpos, “nos adentramos en los restos del avión, aunque esta operación tuvo que hacerse con extremo cuidado, pues se corría el peligro de que la nave, si así se le podía llamar a aquel conjunto de chatarra, se precipitara al vacío”.

En el colmo de sus mentiras, Téllez Vargas dijo que “cerca del cadáver de su padre, se hallaba, totalmente desnuda, la actriz”.

Y que “durante los tres días gastados en el rescate de las víctimas, el cual se realizó entre un frío polar, nuestro único alimento consistió en mazorcas asadas, las cuales arrancábamos de una milpa cercana, calentándolas en una fogata previamente encendida”.

Segundo, jamás pudo ver Téllez Vargas un precipicio de dos kilómetros de profundidad porque NO EXISTE y, por lo tanto, tampoco existió el riesgo de que los restos del avión se precipitaran al vacío”.

Tercero, Blanca Estela Pavón jamás estuvo totalmente desnuda, hay fotografías que la muestran tal como fue descubierta, con ropa aunque con muestras de violencia por el brutal impacto del avión al estrellarse, no cerca de ningún abismo sino en LOS ARENALES SUR del Popocatépetl, lo que de entrada descarta también “las mazorcas asadas de una milpa cercana”, que tampoco aparece en los cientos de fotografías en blanco y negro que se tomaron durante el rescate.

Pero, volvamos al tema central, “Goyo” Cárdenas.

Más leído

¡SE BUSCA!

HOY ESCRIBE
Relacionados