InicioReportajes EspecialesNarcotráficoLA UIF INVESTIGÓ A ROMERO DESCHAMPS (3/ 7 PARTES)

LA UIF INVESTIGÓ A ROMERO DESCHAMPS (3/ 7 PARTES)

*Este obsequió de Carlos Romero Deschamps se unió al automóvil Lamborghini Aventador de 6.5 millones de pesos que también ha lucido su hijo en sus redes

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche / La Opinión de México

(Tercera de siete partes)

Ciudad de México.- En 2013 se dio a conocer que Romero Deschamps regaló a su hijo José Carlos Romero, un Ferrari Enzo edición limitada. Para poder comprarlo el solicitante debe demostrar que tiene solvencia económica y cuenta por lo menos con dos autos del mismo tipo, además de que el país donde se utilice el auto tenga una agencia de esa marca.

En uno de los videos de los hijos de Romero, se ve a José Carlos Romero Durán, paseando en otro Ferrari dorado por Mónaco. El Ferrari 458 Spider tiene un costo aproximado de más de 26 millones de pesos, además la pintura dorada representa un desembolso de otros 6 mil dólares. Este automóvil se sumó a un Lamborghini Aventador de 6. 5 millones de pesos que también ha lucido en sus redes.

Esther Romero Deschamps, hermana de Carlos, cuenta con una mansión en el Fraccionamiento Campestre, en Salamanca, Guanajuato, con un valor estimado en más de cinco millones de pesos. Se dice que se jubiló en Pemex sin haber trabajado durante muchos años.

Esos lujos y excesos de sus hijos resultan hasta cierto punto justificables, ya que si el padre es capaz de lucir un reloj de la marca Aude Piquet, valuado en 7 millones de pesos, por qué ellos no podrían tener Ferrari exclusivos, lujosos departamentos y viajar alrededor del mundo en aviones y yates privados.

También se conoció que en junio de 2018, Romero Deschamps adquirió una mansión en la bahía de Acapulco, valuada en 6.4 millones de dólares, de mil metros cuadrados, con terraza, bar, estacionamiento, cancha de tenis, 11 recámaras, un comedor y un antecomedor en una arboleda.

Sin embargo, el poderoso líder ordenó que la derribaran en su totalidad y después mando que la reconstruyeran, “pero a mi modo”.

En lo referente a Romero Deschamps, se le acusaba en la causa penal 107/2003 de «prestar auxilio para distraer de su objeto importantes cantidades de dinero del presupuesto de egresos de Pemex, que se otorgaron al STPRM mediante diversos convenios”.

La investigación que había seguido puntillosamente la entonces PGR, era la última acusación pendiente de resolverse por el desvío de recursos de Pemex a la campaña en el 2000 (Pemexgate), sin embargo terminó en el “archivo de la reserva”.

Según las diversas pruebas recabadas por la PGR, se había podido comprobar que mediante la firma de varios convenios se desviaron de Pemex mil 580 millones de pesos, de los cuales 640 habrían terminado en la campaña presidencial de Labastida Ochoa en el año 2000.

El líder sindical, supuestamente, enfrenta en la actualidad dos acusaciones por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero que interpuso la UIF del gobierno de la Cuarta Transformación.

Sin embargo, la realidad es que Romero Deschamps no salió de Pemex ni rinde cuentas, continùa dentro de la paraestatal y le concedieron un amplio periodo vacacional, de diciembre de 2019 hasta el 27 de julio de 2024.

Dicho de otra manera, el perpetuo líder, porque se dice que sigue manejando tras bambalinas los hilos de la agrupación sindical, disfruta de cinco años de vacaciones pagadas con un modesto sueldo de 28 mil 636 netos, de acuerdo al portal Nómina Transparente de la Secretaría de la Función Pública.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados