InicioNacionalLOZOYA, ABRIRÁ LA CAJA DE PANDORA

LOZOYA, ABRIRÁ LA CAJA DE PANDORA

​Emilio Lozoya se allana para ser extraditado a México.

​–Todo indica que la ruta legal está arreglada

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

El giro que dio el caso Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos, sorprende. Apenas hace unos meses, tras ser detenido en Málaga, España, el exdirectivo de la paraestatal había dicho, a través de su abogado, Javier Coello, que pelearía hasta donde topara para evitar la extradición a México, donde tiene cuentas pendientes con la justicia.

​Lozoya está acusado de recibir multimillonarios sobornos de la empresa Odebrech, desde el 2012, recursos que habrían sido invertidos en la campaña de Enrique Peña Nieto, entonces candidato del PRI a la presidencia de la República.

​Después, la contratista brasileña siguió otorgando dinero a Lozoya a fin de obtener más contratos de la paraestatal, los cuales se les otorgaron. En esa etapa Pemex fue un nido de corrupción, el propio director de Pemex, por ejemplo, cobraba un millón de pesos si algún empresario tenía interés en entrevistarse con él por asuntos de negocios.

​Durante el periodo en que fue director de la empresa el robo de combustibles se convirtió en el más jugoso negocio del régimen. Por todas partes se abrieron tomas clandestinas y, desde el tercer piso de la Torre –sede de la paraestatal –operaban el robo de gasolinas que después era vendida entre los concesionarios gasolineros a mitad de precio.

​Lo extraño del allanamiento de Lozoya es que, tan pronto como decidió venir a México a enfrentar los cargos en su contra, su abogado, Javier Coello Trejo presentó su renuncia a la defensa.

​Exsubprocurador General de la República, llamado “El Fiscal de Hierro”, Coello Trejo visitó a Lozoya en España poco después de que fue aprehendido y declaró que su cliente pelearía hasta el final por impedir su extradición. Dijo, además, que en el juicio contra su cliente era importante que la Fiscalía General de la República citara a declarar al expresidente Enrique Peña Nieto por los fraudes en Pemex y los sobornos de Odebrech.

​Coello Trejo argumentaba entonces que su cliente no actuó solo en Pemex porque no se mandaba solo: él recibía órdenes Luis Videgaray Caso, quien fue secretario de Hacienda en el gobierno de Peña Nieto y también del entonces presidente de la República. Por ello, explicó, es fundamental que Peña Nieto declare en este caso.

​Esta insistente petición de Coello Trejo nunca fue tomada en cuenta por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Es más, dijo que no enjuiciaría a ninguno de los expresidentes a menos que esto se decidiera mediante una consulta popular.

​Después argumentó que, aunque hubiera una aprobación popular para llevar a juicio a los expresidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, “yo votaría en contra”.

​Esto dejó puso en sentido que López Obrador algo les debe a los exmandatarios, sobre todo al último –Enrique Peña Nieto –, pues en diversas ocasiones ha rechazado la posibilidad de llevarlo a juicio a pesar de que él mismo ha denunciado que le entregaron un país plagado de corrupción y completamente saqueado.

​Pero el fondo de las cosas está por verse. Ahora que Emilio Lozoya regrese a México para enfrentar a la justicia vamos a ver si todavía insiste en su propuesta de que el expresidente Peña Nieto –su exjefe –sea citado por la FGR para que declare sobre las acusaciones que pesan en su contra por peculado, lavado de dinero y delincuencia organizada.

​Existen dudas de que Lozoya se mantenga en esta misma posición. Si decidió venir a México, y enfrentar a la justicia de la que siempre huyó, es porque el camino legal ya está arreglado. Nadie da pasos en falso. Es muy probable que todo esté negociado, de ahí que haya tomado la decisión que siempre evadió,

Más leído

¡EMERGENCIA!

HOY ESCRIBE
Relacionados