InicioPortadaLUIS CÁRDENAS PALOMINO: UNA HISTORIA CRIMINAL

LUIS CÁRDENAS PALOMINO: UNA HISTORIA CRIMINAL

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

Estado de México.- Luis Cárdenas Palominos, detenido la madrugada del lunes 5 en el Estado de México, donde se refugiaba desde septiembre del 2020, tiene una historia negra: Además de haber sido brazo derecho de Genero García Luna en la Secretaría de Seguridad Pública también aparece relacionado con los negocios de su exjefe y en la protección que brindaron al cártel de Sinaloa durante el gobierno de Felipe Calderón. Por ello, está implicado en el expediente que se integró contra García Luna en Estados Unidos, donde también figura Ramón Pequeño, acusado de tener ligas con el crimen. La captura de Cárdenas Palominos se debió a una orden de aprehensión girada en su contra por el delito de tortura en contra de los hermanos Vallarta, quienes fueron obligados a la fuerza a declararse culpables del delito de secuestro y de pertenecer a la banda delictiva conocida como “Los Zodiacos”, perseguida por el caso de la francesa Florance Cassez, acusada de secuestro y luego liberada por falta de pruebas. Sin embargo, sobre sus vínculos con el narcotráfico la Fiscalía General de la República (FGR) hasta ahora no ha integrado ninguna carpeta de investigación contra Cárdenas Palominos.

Prófugo de la justicia durante varios meses, la buena estrella de Luis Cárdenas Palominos –extitular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal y exdirector de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) se extinguió:

La madrugada del lunes 5, mediante un operativo implementado por efectivos de La Marina, el exfuncionario federal y brazo derecho de Genaro García Luna durante el sexenio de Felipe Calderón fue capturado en Naucalpan, Estado de México, donde se escondía desde el año 2019, luego de que fue implicado en la red de corrupción que desde la Secretaría de Seguridad Pública brindó protección al cártel de Sinaloa, de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Durante su paso por la Secretaría de Seguridad Pública, Cárdenas Plominos fue señalado de brindar protección al cártel de Sinaloa, organización criminal que, de acuerdo con el libro “El Licenciado”, del periodista Jesús Lemus, pagó una suma millonaria por el nombramiento de Genero García Luna en ese puesto.

Según Lemus, esa fue la forma como el cártel de Sinaloa –entonces encabezado por Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, e Ismael “El Mayo” Zambada –cooptaron al gobierno de Calderón.

De acuerdo con la investigación de Lemus, luego de que Felipe Calderón fue declarado presidente electo se realizó una reunión entre miembros del cártel de Sinaloa. Al encuentro acudieron, además de Zambada García, Arturo Beltrán Leyva y Sergio Villarreal Barragán, éste último conocido en el mundo del hampa como “El Grande”.

La charla entre los tres capos se centró en cómo colocarían a García Luna en la Secretaría de Seguridad Pública. Cuenta Jesús Lemus que Zambada propuso que “El Grande” hablara con el presidente Calderón. Para ello, buscó a su excuñado, el senador Guillermo Anaya Llamas, quien en 2006 bautizó a su hija. Los padrinos fueron Felipe Calderón y Margarita Zavala. Anaya le dijo a Villarreal que acudiera a la fiesta y que ahí tendría la oportunidad de hablar con el presidente electo. Así se hizo.

Los pormenores del diálogo se desconocen, pero lo cierto es que después de aquel encuentro el camino de García Luna rumbo a la secretaría de Seguridad Pública se allanó. Durante el sexenio 2006-2012, el funcionario fue inamovible pese a que Calderón recibió denuncias respecto de sus vínculos con el crimen organizado, en particular con el cártel de Sinaloa.

Luis Cárdenas Palominos se convirtió en brazo derecho de García Luna; de acuerdo con diversas acusaciones, era el responsable de manejar las operaciones de narcotráfico en el aeropuerto Benito Juárez de la ciudad de México. Personal a su cargo se encargaba de vigilar los cargamentos de droga que, procedentes de Centro y Sudamérica, arribaban a la terminal aérea que, entonces, era controlada por el cártel de Sinaloa, particularmente por Rey Zambada, hermano de Ismael “El Mayo” Zambada.

Acusado de tortura

Cárdenas Palominos está acusado del delito de tortura. En septiembre de 2020 un juez federal libró una orden de aprehensión en su contra por ese ilícito, en la modalidad de instigador y autor material.

La resolución fue emitida por el Juez Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales de la Ciudad de México, Guillermo Urbina Tanús, el 6 de septiembre del año pasado. La causa penal que se integró en contra del exfuncionario federal es la 10/2020 que inició la Fiscalía General de la República contra trece elementos, exmandos todos ellos de la Policía Federal acusados de golpear y torturar a cuatro personas que fueron detenidos el 27 de abril de 2012.

La acusación contra Cárdenas Palominos establece que ordenó y dirigió la detención y tortura de Mario Vallarta Cisneros, hermano de Israel Vallarta y Sergio Cortez Vallarta, sobrino éste de Mario e Israel, para obligarlos a firmar confesiones, obtenidas mediante la práctica de la tortura, a fin de que se declararan culpables de pertenecer a una banda de secuestradores conocida como “Los Zodiacos”.

En la denuncia aparecen como víctimas Eduardo Estrada Granados, quien fue detenido y golpeado en el interior de su domicilio en la misma fecha que un grupo de doce policías federales torturó a los otros. Los agentes estaban bajo el mando de Cárdenas Palominos.

Mario Vallarta, Sergio Cortez y los hermanos Ricardo y Eduardo Granados fueron acusados de formar parte de la banda de secuestradores referida.

Negra historia

El círculo cercano con el que operó Genero García Luna como secretario de Seguridad Público en el sexenio de Felipe Calderón, poco a poco se va cerrando y la justicia alcanza a quienes desde sus principales puestos incurrieron en tortura, abuso de autoridad y protección al narcotráfico, en particular, al cártel de Sinaloa.

Es el caso de Luis Cárdenas Palominos, quien en el gobierno de Calderón se desempeñó como jefe de división de la Policía Federal, sobre quien ya pesa una orden de aprehensión –junto con 12 excolaboradores suyos –quienes incurrieron en un caso de tortura.

Según el expediente, radicado en la causa penal 10/2020 –derivado de la Averiguación Previa PGR/SIEDO/UEIS/126/2012, Cárdenas Palominos y los coimputados habrían cometido violaciones a los derechos humanos en contra de Mario Vallarta Cisneros, Sergio Cortea Vallarta, Ricardo y Eduardo Estrada Granados. Todos ellos están implicados en el caso Florance Cassez.

Estas personas fueron detenidas el 27 de abril de 2012 en la colonia Hank González, alcaldía de Iztapalapa; actualmente están presos en diversas prisiones del país. Se trata de una banda de secuestradores conocida como “Los Zodiacos”.

El caso tiene historia: Tras la captura de estos presuntos secuestradores, los probables delincuentes presentaron una denuncia ante las autoridades en la que acusaron a Luis Cárdenas Palomino y a sus colaboradores de haberles propinado golpes con sus armas; la denuncia asegura que también les golpearon con las manos y les colocaron bolsas de plástico en la cabeza. Todos estos golpes y vejaciones –dijeron los detenidos –se hizo con el objeto con el objeto de que ellos mismos se autoincriminaran.

La resolución judicial es clara: “Está demostrado que Luis Cárdenas Palomino, en su carácter superior jerárquico, de los elementos de la Policía Federal antes señalados, les autorizó para inflingir sufrimientos graves físicos, con el fin de obtener de la torturada una confesión”.

Cárdenas Palomino es investigado, además, por la Fiscalía General de la República por diversos delitos, entre otros, protección al crimen organizado durante su paso por la Secretaría de Seguridad Pública Federal en el sexenio de Felipe Calderón.

Fue brazo derecho de Genaro García Luna junto con Ramón Pequeño. Ambos son coacusados en Estados Unidos dentro del juicio que enfrenta García Luna por sus vínculos con el cártel de Sinaloa. De acuerdo con las autoridades estadunidenses, García Luna y sus presuntos cómplices cooperaron con protección para que el cártel que entonces encabezaba Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, introdujera varias toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Hasta principios de este año, Ramón Pequeño se desempeñaba como asesor de Alfonso Durazo, entonces secretario de Seguridad Pública Ciudadana del Gobierno Federal. Después de la captura de García Luna, en Texas, en diciembre de 2019, varios funcionarios ligados a este grupo fueron destituidos; sin embargo, un gran número de policías relacionados con García Luna siguen operando en diversos estados.

Cabe recordar que Luis Cárdenas Palomino fue acusado en 2012 de estar detrás de las operaciones de narcotráfico que se realizaban en el aeropuerto de la Ciudad de México.

En marzo de 2012 se desató una balacera en la terminal ll del aeropuerto capitalino debido a las diferencias –se pelaban un botín –que surgieron entre agentes federales tras el arribo de un avión comercial, de Aeroméxico, que aterrizó con una tonelada de cocaína procedente de Lima, Perú.

La balacera dejó varios muertos y heridos. Una parte de los agentes federales aseguraron que la gente de Cárdenas Palomino los presionaron para ligarse al narcotráfico y, por ello, aseguraron que el funcionario federal era el responsable de las operaciones de tráfico de drogas a través de la terminal aérea. En ese tiempo, el cártel de Sinaloa tenía el control del aeropuerto. Rey Zambada, hermano de “El Mayo” Zambada, era el capo que mandaba al interior de la terminal.

Ahora estos vínculos salieron a flote en el juicio que García Luna enfrenta en Nueva York, donde enfrentará a la justicia estadunidense para demostrar su inocencia ante la acusación que le hicieron agentes de la DEA y del Departamento de Justicia por brindar protección y facilidades para que el cártel de Sinaloa introdujera drogas a territorio estadunidense durante el gobierno de Felipe Calderón, en cuyo periodo se desató una guerra contra el crimen que, al parecer, fue una simulación porque, en el fondo, protegieron al narcotráfico.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados