InicioInternacionalMAFIA OFICIAL DEL NARCO EN ECUADOR

MAFIA OFICIAL DEL NARCO EN ECUADOR

José Sánchez López/Corresponsalías Internacionales/Grupo Sol Corporativo    

Ecuador.- La ejecución de un narco ecuatoriano dentro de la cárcel donde estaba confinado puso al descubierto la relación de políticos, abogados, jueces, un expresidente y personajes de diversos estratos del gobierno de Ecuador con el Cártel Jalisco Nueva Generación, con lo que quedó evidenciada la penetración de la estructura criminal mexicana en todas las esferas del gobierno del país andino.

En un operativo, considerado por la Fiscalía General de Ecuador como el más grande de la historia contra la corrupción y el narcotráfico, fue desmantelada toda una estructura criminal encabezada por magistrados fiscales, jefes policiacos y directivos del sistema carcelario, coludidos con un capo ecuatoriano y con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Agentes de la fiscalía ecuatoriana, en el megaoperativo, detuvieron al menos a 29 personas, incluido el presidente del Consejo de la Judicatura, jueces, fiscales, policías y funcionarios vinculados a una investigación sobre delincuencia organizada.

Las investigaciones revelaron una estructura criminal incrustada en todos los niveles del Estado, vinculada directamente al narcotráfico que evidenció la profunda descomposición social que campea en Ecuador, explicó la fiscal general, Diana Salazar.

Las pesquisas que mostraron el nivel de penetración del Cártel Jalisco Nueva Generación surgieron a raíz de la muerte del narcotraficante ecuatoriano Leandro Norero Tigua, alias El Patrón; asesinado en octubre de 2022 en la cárcel de Latacunga.

La muerte del capo, que estaba vinculado directamente con el Cártel Jalisco Nueva Generación, originó una masacre carcelaria que duró más de tres días y dejó un saldo de una treintena de muertos y más de 60 heridos.

El Patrón había sido detenido el 25 de mayo de ese mismo año y, según investigaciones, encabezaba las bandas Los Lobos, Tiguerones, Chone Killers y Latin Kings, brazos armados del CJNG.

La fiscal Salazar informó que la operación denominada “Metástasis”, en la que se llevaron a cabo 75 allanamientos en seis provincias, fue considerada como la más grande en la historia contra la corrupción y el narcotráfico en el país andino, en la que intervinieron más de 900 personas, entre fiscales, equipos tácticos y unidades especiales de la policía.

La propia fiscal general señala que el detonante de la operación fue la muerte de Norero Tigua, ya que, a partir de ese hecho, se desprendieron indicios de una estructura criminal enquistada en todos los niveles del Estado, vinculada directamente al narcotráfico.

De acuerdo con la prensa local, el celular de Norero Tigua confirmó vínculos con Wilman Terán, presidente de la Judicatura y Pablo Ramírez, quien dirigió el ente encargado de administrar las cárceles del país y el organismo antinarcóticos.

El Consejo de la Judicatura se encarga de administrar el sistema judicial y los concursos para elegir jueces, además de la aplicación de medidas disciplinarias a los funcionarios del sector.

La fiscal enfatizó que el término de la narcopolítica fue evidenciado y “ya no es exagerado hablar de un narcoestado, porque podemos ver cómo las estructuras delincuenciales han permeado las instituciones para conseguir sus objetivos”.

Al conocerse los nexos del presidente de la Judicatura, las bancadas de los partidos Social Cristiano de Derecha y Construye de Centro Izquierda, con el apoyo de 40 legisladores, presentaron un pedido formal de juicio político contra Terán, a quien acusan de impulsar una agenda de impunidad de los acusados por corrupción.

La operación se produjo días después de que el embajador de Estados Unidos en Quito, Michael Fitzpatrick, afirmó que el narco buscaba extender su poder e influencia en la función judicial.

Conforme a las investigaciones y a los chats encontrados en el teléfono celular de Norero Tigua, quedaron al descubierto viajes de personajes ecuatorianos a México, lo que resultó clave en el escándalo narcopolítico de aquel país.

En uno de los chats difundidos por la fiscalía, figura el de una funcionaria correísta y El Patrón:

 “La otra semana nos toca irnos a México”, le dice Mayra S a Nortero Tigua, lo que dejó entrever que los viajes no solamente sobre temas del narcotráfico, sino incluso de tráfico de armas.

La charla por escrito y vía teléfono celular de agosto de 2022, entre el narcotraficante ecuatoriano y una dirigente política y judicial de ese país, reveló algunos detalles del eslabón mexicano en la conjura delincuencial destapada en un proceso que la fiscalía bautizó como “Metástasis”.

Mayra le cuenta que se irá a México con María Fernanda V., a una reunión con RC y entonces Leandro Norero le dice que le mande saludos al “mashi” de su parte.

-Que dios nos agarre confesadas y que nunca nadie se llegue a enterar que le manda saludos al mashi, jajaja, dice Mayra.

Aunque el mashi no aparece identificado, una mayoría de medios de comunicación de Ecuador recordaron que el expresidente izquierdista ecuatoriano, Rafael Correa (2007-2017), en asilo en Bélgica y condenado en 2020 a ocho años de cárcel por cohecho, se identificaba como Mashi.

En su red de X, antes Twitter, en la que opera como Mashi, Rafael Correa escribió: “Nos hemos acostumbrado a lo inaudito. No se puede meter preso a nadie por unos chats, pero con Salazar (la fiscal) es aún peor, con los mismos chats mete presos a sus objetivos políticos y a sus cómplices ni los nombra.

Según la información trascendida, Mayra S fue pareja sentimental de Norero y laboró en la Corte de Justicia de la sur occidental, provincia ecuatoriana de Guayas, hasta que quedó presa tras la redada.

Acerca de María Fernanda V, la fiscal ratificó ayer que se trataba de la modelo ecuatoriana María Fernanda Vargas, alcaldesa del municipio de Simón Bolívar, en Guayas, y miembro del opositor e izquierdista Partido Revolución Ciudadana, RC de Correa

En otro chat, Norero contó a Mayra S que envió varias veces a Vargas a misiones y que le decía: “anda a verme algunos pendientes”. La mujer le preguntó que qué le iba a ver y el hombre le respondió: armas.

En declaraciones al periódico El Universo de Guayas, Vargas negó conocer a Norero y rechazó haberle movido armas, pero la fiscal Salazar aseguró tener videos en su poder que prueban que Vargas y Norero tenían un tema íntimo.

Al estallar el escándalo de la narcopolítica, exhibió a emblemáticos personajes ecuatorianos del siglo XXI como escala de presuntas negociaciones coordinadas con un traficante de drogas del país sudamericano, lo que fue considerado como “un foco cancerígeno de acelerada penetración del contrabando internacional de drogas”.

El Caso Metástasis se consideró como el mayor y más ambicioso operativo contra la corrupción y el narcotráfico, con el arresto de 31 jueces, policías, abogados, peritos y directivos penitenciarios en un voluminoso expediente por presunta delincuencia organizada.

Esto muestra que el crimen organizado corrompe o intimida no sólo con plata o plomo, pues ya tiene incrustados dentro del Estado, la sociedad, los gobiernos locales y el sector privado, a representantes de sus propias organizaciones, afirmó Femando Camón, académico de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Sin duda, este es un caso muy ilustrativo donde el Estado, la sociedad y el mercado están absolutamente inmersos en la lógica del narcotráfico en Ecuador añadió el especialista.

Este es el operativo más grande que se ha hecho en Ecuador. Hay una gran presencia del crimen organizado dentro de la fiscalía, la justicia, algunos gobiernos locales, algunos medios de comunicación y también empresas privadas que evidencian la descomposición social y la corrupción del Estado, concluyó Camón.

¿QUIÉN FUE LEANDRO NORERO QUE OPERABA EN ECUADOR?

En los operativos para capturarlo, la Policía encontró dinero en efectivo, joyas, drogas, y armas que sumaron decenas de millones de dólares. Era conocido como El Patrón.

Su operación delictiva creció desde que fingió su muerte, a inicios de la pandemia del covid-19, en el 2020. Creció tanto que se convirtió en uno de los principales proveedores económicos y financieros de las tres bandas enemigas de Los Choneros: Los Lobos, Los Tiguerones y Los Chone Killers, la organización armada que Norero formó, junto al alias “Trompudo Israel”.

La tarde del 3 de octubre de 2022 hubo un tiroteo en la cárcel de Cotopaxi, donde Norero fue asesinado. Su muerte fue confirmada por Jorge Flores, el subdirector del Servicio Nacional de Atención

Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI).

Su nombre fue noticia el 25 de mayo de 2022 cuando, en una serie de operativos en Guayaquil, se realizó un millonario decomiso de lingotes de oro, armas, joyas y fajos de billetes y la Policía detuvo a El Patrón, junto a otras seis personas. Entre ellos están sus hermanos Johanna e Israel, y su pareja, Lina Romero.

El 28 de mayo, los cuatro fueron trasladados a la cárcel de Latacunga, luego de que el juez Ubaldo Macías, de la Unidad de Garantías Penales, dictara prisión preventiva para tres de los siete procesados por presunto delito de lavado de activos. Los otros cuatro acusados, incluida Lina Romero, recibieron medidas sustitutivas.

En 2022, Norero tenía 36 años y su vida, como la de muchas personas vinculadas al crimen, estuvo ligada a la pobreza desde niño en Guayaquil. Sin embargo, cuando fue detenido se conoció que era propietario de empresas, relojes de alta gama y joyas.

Su actividad delictiva se remonta al 2005. Un año después, tuvo su primer revés judicial. En 2006, fue detenido por tenencia ilegal de armas. Luego, en 2012, según consta en los registros legales de la función judicial, enfrentó un proceso por robo agravado.

Más tarde, en 2018, afrontó otro juicio por tráfico de drogas a gran Escala; sin embargo, ninguna de las causas avanzó en esas fechas, ni logró confinar a Norero en una prisión ecuatoriana.

   

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados