InicioPortadaMANTENIMIENTO A VENTILADORES… EN PLENA PANDEMIA

MANTENIMIENTO A VENTILADORES… EN PLENA PANDEMIA

  • El IMSS registra el más alto porcentaje de fallecimientos por COVID-19: la falta de mantenimiento de los ventiladores volumétricos, entre las posibles causas que aceleran la muerte de pacientes, dicen enfermeras.
  • Contrata IMSS de Quintana Roo empresa fachada para dar mantenimiento preventivo a respiradores del Hospital General Regional Número 17 de Cancún repleto de enfermos de Coronavirus.
  • Destinó más de 3 millones de pesos para que la empresa “Corporativo en Servicios de Ingeniería Médica S.A. de C.V.” comenzará a dar mantenimiento a los ventiladores en plena fase 3 de la contingencia.

STAFF LA OPINIÓN DE MÉXICO

Cancún.-La declaratoria de la fase 3 de la alerta sanitaria en Quintana Roo y la continua llegada de enfermos de COVID-19 al Hospital General Regional Número 17 de Cancún del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), impidieron que la empresa “Corporativo en Servicios de Ingeniería Médica SA de CV” diera mantenimiento preventivo a los ventiladores volumétricos que son utilizados para dar respiración artificial a los pacientes con serias insuficiencias respiratorias.

Y es que la falta de mantenimiento de los aparatos de respiración mecánica se suma a la larga lista de carencias que tienen los centros hospitalarios del IMSS en Quintana Roo que, según la Secretaría de Salud del Estado, registra el más alto número de defunciones provocadas por la pandemia del coronavirus.

Ante los llamados de angustia de médicos y enfermeras, Grupo Sol Quintana Roo acudió al Hospital General Regional Número 17 de Cancún del IMSS en donde los trabajadores de salud comentaron que en plena fase 3 de la emergencia sanitaria aún tienen carencias graves de insumos, equipos y personal para atender a enfermos de COVID-19.

Pero no sólo eso, lo más grave es que los ventiladores volumétricos no están funcionando adecuadamente por falta de mantenimiento, ya que desde hace mucho tiempo no se les ha dado el servicio requerido por falta de presupuesto, explican.

Sin embargo, para este año ya se tenía previsto dar mantenimiento a los respiradores ventiladores volumétricos, pero la declaratoria de la fase 3 lo impidió.

El primer y único mantenimiento que tendría que realizar la empresa “Corporativo en Servicios de Ingeniería Médica SA de CV”, que por ciento no aparece en el Registro Público del Comercio y la dirección que ofrece a sus clientes es en realidad un restaurante Samborns en la Ciudad de México, tenía que realizarse el pasado 10 de abril de 2020.

Sin embargo, para esa fecha el Hospital General Regional Número 17 ya era considerado la zona cero de Cancún por tener el mayor número de pacientes de Covid-19, y en donde a la fecha existen anomalías en las áreas de aislamiento por lo que muy difícilmente podrán enfrentar la etapa más difícil de la curva epidemiológica que se espera para estos días.

Documentos en poder de Grupo Sol Quintana Roo muestran que la compañía, de la cual se sospecha que sea una “empresa fachada”, muestra que obtuvo el contrato por $3,118,080.00 (Tres millones ciento diez y ocho mil ochenta pesos 0/100 MN), mediante la licitación pública número IA-050GYR008-E67-2020.

El servicio para dar el mantenimiento preventivo a ventiladores volumétricos marca Maquet modelo Servo I del hospital del IMSS en Cancún, se autorizó para el plazo del 8 de abril de 2020 al 31 de diciembre de 2020, con fecha de ejecución entre el 20 y 30 del mes de diciembre, en horario de 08:00 horas AM a las 16:00 PM de lunes a viernes en días hábiles en el domicilio Región 509 Mz-1, Lt 1, Avenida Politécnico entre Tepich y Kinik, en Cancún, Quintana Roo, CP 77533.

El servicio de mantenimiento preventivo a ventiladores no es cualquier cosa para garantizar la vida de los pacientes que lo requieran. Incluye capacitación, movimiento de equipo o transportación aérea en caso de ser necesario y tendría que ser remplazado por otro igual como respaldo hasta que esté listo el que es propiedad del IMSS Quintana Roo.

Suministro y colocación de kit de mantenimiento preventivo de 5000 horas, filtro para módulos de gas, unidades de boquilla para los módulos de gas, transductor de presión inspiratoria, filtro de bacterias para la celda de oxígeno y celda de oxígeno.

Reemplazo de la batería de litio y módulo de batería, inspección visual, calibración de los transductores de flujo, calibración de sus parámetros ventilatorios (presión, oxígeno, volumen y flujo) con analizador de ventilación respiratoria, analizador FIO2, analizador de seguridad eléctrica, y pruebas de funcionamiento en sus diferentes modos de ventilación, recibidas por presión del área.

Revisión de presión de toma mural, horas de operación, versión de las instrucciones de operación, casete respiratorio. Revisión y limpieza de ventilador interno, realización de pruebas de ventilación, pruebas de flujos y test del equipo, revisión del log de alarmas y errores, etc.

Las personas que participaron en la autorización del contrato fueron José Andrés Martínez Aguilar, titular de la coordinación delegacional de abastecimiento y equipamiento; Karla Guillermina García Benítez, responsable del departamento de adquisiciones de bienes y contratación de Servicios; Belxara Tolayka Balogun Mendoza, titular de la Oficina de Adquisiciones de Bienes y Contratación de Servicios.

La empresa “Corporativo en Servicios de Ingeniería Médica SA de CV” no aparece en el Registro Público del Comercio y, además, la dirección que ofrece a sus clientes es en realidad un restaurante Samborns en la Ciudad de México.

Según la compañía se encuentra en la Calle Managua, #685, colonia Lindavista, Gustavo A. Madero, Ciudad de México, 7300, sin embargo, allí se encuentra la tienda propiedad de Calos Slim Helú, quien es uno de los mayores beneficiarios de los contratos de bienes y servicios que licita el gobierno federal.

Mientras la empresa se quedó con las ganas de darle mantenimiento a los ventiladores volumétricos, médicos, enfermeras y enfermeros, así como afanadores y personal de seguridad, han manifestado a las afueras del centro hospitalario.

Pero las protestas no son fortuitas, por el contrario, responden a una realidad y a un temor latente.

Como se recordará el domingo 26 de abril murió un médico neurocirujano del Hospital General Regional No. 17 del IMSS, en Cancún, que atendía a pacientes con Covid-19.

Según el IMSS, el médico Francisco Brito Barrera de 58 años de edad, fue internado como caso sospechoso de coronavirus el 22 de abril, días después su estado de salud se complicó y falleció el domingo a las 15:00 horas.

Brito Barrera tenía 18 años trabajando en el IMSS y es el único trabajador del sector Salud que ha muerto en los cinco hospitales que están en proceso de reconversión para atender pacientes con Covid-19.En el Hospital No. 17 se ha atendido el mayor número de casos positivos de coronavirus, con más de 300 pacientes, y cerca de 50 fallecidos por la enfermedad.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados