InicioPortadaMARCIANO: NO TE TENEMOS MIEDO

MARCIANO: NO TE TENEMOS MIEDO

*Desde nuestra trinchera, le decimos al alcalde de Tulum que nada detendrá nuestra noble labor de informar al pueblo, el cual exige que cumpla sus promesas

*Sus amagos no nos detendrán y continuaremos dando seguimiento y desvelando los manejos irregulares del recurso público

*Nuestro compromiso es con la sociedad, que hoy se erige enfurecida y cansada del maltrato y la humillación de gobernantes, quienes lanzan cobardes promesas a la hora de pedir el voto y que al llegar a la silla se olvidan de cumplir

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla/La Opinión de Tabasco

Tulum.- Las acciones intimidatorias ordenadas por el presidente municipal de Tulum, Marciano Dzul Caamal, en contra del personal de Grupo Sol Corporativo, no nos detendrán en nuestra noble labor de informar sobre el manejo del dinero público y del patrimonio de la Comuna que, en últimas fechas, se ha visto muy deteriorada.

Si bien el acoso, las amenazas y el desprecio por la vida y los derechos humanos se han vuelto el pan de cada día en Tulum —no solo para la prensa y sus actores, sino para un pueblo que se siente defraudado, saqueado y humillado—, nosotros le decimos al alcalde que no detendrá nuestra labor de poner en evidencia el daño al erario que él y sus funcionarios provocan.

Tras las amenazas que lanzó en contra de nuestro personal, a través de su vocero, Grupo Sol Corporativo refrenda que no claudicará en su lucha por brindar a sus lectores información objetiva y veraz, para que pueblo siga concientizándose y exigiendo que Dzul Caamal cumpla con su palabra empeñada de velar por las familias tulumnenses.

Insistimos en que quienes conformamos este corporativo no tenemos miedo y nada nos detendrá en nuestra noble tarea de informar a una sociedad empobrecida y abandonada, que hoy se erige enfurecida y cansada del maltrato y la humillación de gobernantes, quienes lanzan cobardes promesas a la hora de pedir el voto y que al llegar a la silla se olvidan de cumplir.

Más leido
Relacionados