InicioEjecutadosMES PATRIO CON MÁS DE 2 MIL 392 MUERTES VIOLENTAS

MES PATRIO CON MÁS DE 2 MIL 392 MUERTES VIOLENTAS

*Quince masacres en Guanajuato en lo que va del año

*El último fin de semana, 31 crímenes en dicho estado

*Para Alfonso Durazo se redujeron 20% los homicidios dolosos

STAFF SOL QUINTANA ROO/ SOL YUCATÁN/ LA OPINIÓN DE MÉXICO

En el pasado septiembre se registraron 2 mil 413 muertes violentas y como en todos los meses anteriores, Guanajuato encabezó la lista con 353 crímenes; le siguió el Estado de México con 220 asesinatos, Baja California, con 187, Jalisco, 170 y Michoacán con 167.

De acuerdo a cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el promedio de muertes por día, sigue siendo de entre 80 y 100, es decir cada hora son asesinadas, en promedio, cuatro personas.

Entre enero y septiembre de este año, conforme al SESNSP, se registraron 3 mil 385 homicidios tan sólo en Guanajuato, relacionados principalmente por la guerra entre los cárteles de Santa Rosa de Lima y el de Jalisco Nueva Generación por el control del territorio en el saqueo de hidrocarburos (huachicol).

En el mismo lapso del año pasado, en la misma entidad, se registraron 2 mil 275 crímenes, lo que significa que hubo mil 170 muertes más en dicho estado, considerado en lo que va del sexenio como el más violento e inseguro.

Pese a la negativa presidencial de que haya masacres en nuestro país, en lo que va del presente año se han registrado 43 matanzas, en las que han muerto, en cada evento, más de cinco personas y de esos multihomicidios, 15 tuvieron lugar en Guanajuato.

La respuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador a la información publicada por el diario Reforma, obtenida precisamente a través del SESNSP, fue calificar al medio como “pasquín”, al tiempo que mostraba en una pantalla la primera plana del periódico y esbozaba una mueca que pretendió ser una sonrisa y exclamaba con sorna:

“Ahí están las masacres, je, je, je,”, pero en ningún momento desmintió la información.

Ese mismo día de tales declaraciones, un rotundo y claro mentís volvió a dar el crimen organizado al gobierno federal, al repetirse la cifra de 15 ejecutados en Guanajuato y al otro día se registraron 17 más, sin embargo, el día que mayor número de muertes hubo en dicha entidad fue el domingo 27, cuando el registro fue de 31 asesinatos.

No obstante las contundente cifras, Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, al presentar su informe en incidencia delictiva afirmó que: “la validez y la eficacia de la estrategia de seguridad nos permite señalar que hubo una baja en delitos”.

Al referirse a Guanajuato, aseguró que hubo una disminución del 20 por ciento en homicidios dolosos y, sin mencionar la detención de José Luis Yépez Ortiz, “El Marro”, aunque en clara alusión a ella, aseguró: “lo importante es que al detener al líder de una organización criminal viene un debilitamiento que facilita el enfrentamiento con las Fuerzas Armadas”.

Considerando únicamente los multihomicidios, han muerto en esas acciones 332 personas en los estados de Guanajuato, Michoacán, Guerrero, Puebla, Durango, Zacatecas, Veracruz, Tamaulipas, Jalisco, Baja California, Chihuahua, Morelos, Colima, Nuevo León, Sonora, Oaxaca, Estado de México, Chiapas, Tabasco y San Luis Potosí.

Una de esas masacres registrada en el estado de Morelos, fue la ocurrida durante un velorio, en una casa de las calles Lázaro Cárdenas, colonia Antonio Barona, en Cuernavaca. Los dolientes se encontraban velando a un joven que murió tras impactarse con su motocicleta contra un muro de contención.

Minutos después de las 10 de la noche, llegaron al lugar al menos media docena de vehículos, tripulados por hombres provistos con armas largas y en cuanto entraron al velatorio dispararon contra los asistentes.

Cuatro jóvenes murieron en el lugar, uno más cuando era trasladado en la ambulancia al hospital y otros cuatro fallecieron cuando eran intervenidos. Para las autoridades, los hechos se derivaron de la rivalidad entre grupos delictivos que operan en la zona.

No obstante, el número de muertes registradas la madrugada del día primero, el SESNSP reportó que el día uno sólo una persona había muerto de manera violenta en el estado y el miércoles informó que no se había registrado un solo crimen.

Debe acotarse que el SESNSP, en teoría, elabora su reporte de seguridad en base a la información que le proporciona cada uno de los gobiernos de los estados, lo que significa que, en el caso de Morelos, simplemente, “tiene otros datos”.

Entre la larga cadena de crímenes, el lunes 7, frente a militares y policías, fue ejecutado un individuo en el aeropuerto de Chetumal. Los sicarios huyeron por la ruta donde se ubica la Base de Intercepción Aérea y Naval en la que, en teoría, hay un operativo permanente.

Horas después, en la misma ciudad, fue asesinada otra persona en la esquina de Juan José Siordia y Flores Magín, a 100 metros del Hospital General, donde se hallan comisionados elementos de la Guardia Nacional.

En ninguno de los dos casos hubo detenidos.

Al día siguiente, en Tezonapa, Veracruz, apareció decapitado y con huellas de tortura Julio Valdivia, reportero del Mundo de Córdova, sobre las vías de ferrocarril, entre las comunidades de Motzorongo y Paraíso. Con ese asesinato suman ya ocho comunicadores muertos en el estado en lo que va delo 2020.

Ese mismo día, Alejandro Toledo Morales, diputado suplente morenista de la localidad de Moisés Reyes Sandoval, en Guerrero, fue asesinado de un tiro en la cabeza, Fue descubierto en una brecha de terracería en el kilómetro 7 de la carretera Acapulco-Barra Vieja, en la zona Diamante del Puerto.

Y también ese mismo día, se dio el ataque de elementos de la Guardia Nacional en la presa La Boquilla. En el lugar murió Jessica Silva y resultó herido Jaime Torres. El presidente López Obrador dijo que hombres armados atacaron a la Guardia Nacional, el gobernador Javier Corral Jurado le respondió que no hubo una sola evidencia que demostrara lo dicho por el mandatario.

El jueves 10, en la ciudad de Chihuahua, en la casa ubicada en la esquina de Dolores Hidalgo e Ignacio Rodríguez, colonia Insurgentes, cinco personas, entre ellas una mujer, cuyas edades oscilan entre los 20 y 25 años, fueron ejecutadas.

El día 11, en Aguascalientes, fue secuestrado Jorge Martínez Pérez, “El Chico”, dueño del bar “La Tejuinera”, de donde lo “levantaron”. Uno de sus empleados fue muerto cuando trató de impedirlo y Jorge fue encontrado muerto, con huellas de tortura, embolsado, en un predio cercano al lugar.

Posteriormente circuló un video en las redes en el que Jorge era interrogado y decía ser integrante del Cartel Jalisco Nueva Generación y que recibía protección de un funcionario del gobierno del estado, además de revelar otros nombres de individuos involucrados en la distribución de drogas en Aguascalientes.

En Villa Guerrero, Estado de México, tres policías fueron muertos y uno más resultó herido, durante un enfrentamiento con delincuentes a un costado de la autopista Tenango-Ixtapan de la Sal, en la comunidad d Los Reyes. No hubo detenidos.

La noche del Grito, el 15 de septiembre, explotó un auto afuera de la Base Estatal de la Policía, en Playa del Carmen, Quintana Roo. Los daños fueron parciales y no se registraron heridos. El secretario de Seguridad Pública del Estado, Alberto Capella Ibarra, minimizó el hecho.

Entre la noche del martes 15 y la madrugada del miércoles 16, fueron asesinadas 17 personas en los municipios de Tlajomulco de Zúñiga, Tlaquepaque, Guadalajara, Zapopan y Ciudad Guzmán, en Jalisco.

En otro velorio, pero en Celaya, Guanajuato, cinco mujeres fueron asesinadas y cuatro personas más resultaron heridas. Se velaba a un joven que días antes fue asesinado a balazos.
En ese mismo estado, pero en la ciudad de León, calificada como “La capital del crimen”, donde impera la inseguridad, tan sólo en este mes se registraron 48 homicidios.

El jueves 24, en el municipio de Tecate, Baja California, fue asesinado el activista Oscar Eyraud Adams, indígena kumiai por la defensa del agua de los pueblos originarios de dicho municipio. Varios sujetos lo balearon afuera de su domicilio.

El viernes 25, para variar, en Celaya Guanajuato, en la comunidad La Cruz, un grupo armado incendió el restaurante bar “Finca Tres Hermanos,”. A las 6 de la mañana, cuando aún operaba el establecimiento, varios hombres armados irrumpieron en el lugar. Dispararon y sometieron a los asistentes. Después rociaron el inmueble con gasolina y le prendieron fuego, sin permitir que saliera nadie.

Dos hombres murieron y media docena más resultaron con quemaduras graves. Se dijo que el ataque fue perpetrado por un grupo que pertenecía al CSRL que ahora se hace llamar “El grupo de los M”.

En Zinapécuaro, entre los límites de Guanajuato y Michoacán, fue descubierto un automóvil con cinco individuos calcinados. La autopsia reveló que fueron muertos a balazos y después incendiaron el vehículo.

Otro bar, denominado “La Cabaña del Toro”, en el municipio de Jaral del Progreso, en Guanajuato, fue blanco de un atentado por parte de una veintena de sujetos que llegó al lugar, a las 6 de la mañana y disparó contra los parroquianos. Fueron 11 víctimas en total, siete hombres y cuatro mujeres.

Ya para concluir el mes, el pasado fin de semana, fue uno de los más violentos del año en Guanajuato, con 29 ejecuciones en siete municipios.

En Irapuato se localizaron, en bolsas de plástico, los restos de 15 personas. De esos 29 asesinatos presuntamente ligados a la cruenta disputa que mantienen los cárteles Santa Rosa de Lima y el de Jalisco Nueva generación por el control de territorios, 14 se perpetraron en León, Comonfort, San Luis de la Paz, Salamanca, Valle de Santiago, Celaya y Apaseo el Alto.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados