InicioNacionalNARCO-GOBERNADORES, LA AFRENTA PARA EL PRI

NARCO-GOBERNADORES, LA AFRENTA PARA EL PRI

*De los gobernadores del PRI que incurrieron en actos de corrupción y protección al narcotráfico el único que sigue libre –aunque está bajo investigación en México y Estados Unidos por lavado de dinero y corrupción –es Roberto Sandoval, exmandatario de Nayarit

*La captura de César Duarte Jáquez, en Miami, Florida, puso fin a la lista de exmandatarios que incurrieron en saqueo de la hacienda pública y protección al narcotráfico.

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Primera de dos partes)

Ciudad de México.- De los gobernadores del PRI en capilla faltaba en caer César Duarte Jáquez, detenido en Miami, Florida.

Prófugo de la justicia desde hace poco más de tres años, Duarte desfalcó al gobierno de Chihuahua con más de 6 mil millones de pesos y desvío fondos públicos para fondearlos en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y así financiar las campañas de gobernadores en 2016.

Los fondos se entregaron a Alejandro Gutiérrez, entonces secretario General del PRI, quien, a su vez, los entregó a Manlio Fabio Beltrones, dirigente del PRI en ese tiempo, un personaje formado a la sombra de Fernando Gutiérrez Barrios, secretario de Gobernación con Carlos Salinas de Gortari, dueño de una historia negra no ajena a desapariciones forzadas y crímenes.

Las investigaciones de la PGR, hace dos años, acreditaron que Duarte Jáquez entregó, en una primera fase, 250 millones de pesos para el PRI.

La misma operación se efectuó en Quintana Roo y Veracruz. Propuesto por Manlio Fabio Beltrones, el esquema consistió en crear empresas fantasmas y en contratar obra pública que nunca se realizó pero sí se pagó a las empresas vinculadas en este presunto fraude.

El exgobernador de Chihuahua tiene 21 órdenes de aprehensión, 20 del fuero común y 1 del federal. De acuerdo con las investigaciones del gobierno de Chihuahua, encabezado por el panista Javier Corral, Duarte Jáquez cuenta con cerca de 40 mil hectáreas en propiedades, entre ranchos y casas, propiedades adquiridas con dinero público tanto en México como en Estados Unidos, concretamente en el Valle de Texas y La Florida.

La captura del político chihuahuense permitirá que la Fiscalía General de la República ahora profundice en la investigación contra Duarte Jáquezy Manlio Fabio Beltrones por el presunto delito electoral en el que habrían incurrido en 2016 y que el entonces presidente Enrique Peña Nieto encubrió.

Y, no sólo eso, también facilitó la huida de César Duarte, quien vivió plácidamente en Estados Unidos sin ser molestado, hasta que fue ubicado en un taller mecánico de su propiedad localizado en céntrica calle de Miami, Florida, donde vivía.

​El desvío de dinero público, de acuerdo con las investigaciones, fue propuesto por Manlio Fabio Beltrones al presidente Peña Nieto, quien, a su vez, habría instruido al entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para que canalizara los recursos a los gobiernos estatales.

​En 2016, se efectuaron elecciones. Se renovaron doce gubernaturas, congresos locales y alcaldías. El propio Manlio Fabio Beltrones reconoció que detrás de muchos candidatos del PRI estaba el poder del narcotráfico. En algún momento planteó sustituir a los abanderados que estaban infiltrados por el crimen, pero no hizo nada.

​A pesar de que el PRI dispuso del dinero suficiente para operar las elecciones, ese partido sufrió una debacle histórica: perdió siete gubernaturas, la mayoría en el Congreso –apenas y dispone de una pequeña representación y estuvo a punto de perder el registro –, con lo que se anticipó lo que vendría, dos años después, en las elecciones presidenciales, donde el PRI fue totalmente barrido por MORENA y el huracán llamado Andrés Manuel López Obrador.

​Al explicar la estrepitosa derrota, Manlio Fabio Beltrones justificó al afirmar que la corrupción de los gobernadores y los malos gobiernos no contribuyeron en la confianza de la sociedad.

Cuando Javier Corral asumió la gubernatura de Chihuahua de inmediato procedió a integrar carpetas de investigación en contra de César Duarte por malversación de fondos públicos, transferencias de dinero al PRI –el delito electoral –, la adquisición de un banco y la compra de unas cincuenta propiedades –entre ranchos y casas –que habrían sido adquiridas con dinero del gobierno del estado.

Duarte Jáquez se dio a la fuga, con el respaldo de Peña Nieto, quien no hizo nada para impedir su escape. El exmandatario se refugió en Texas, donde Duarte tiene varias casas. Ahí vivió sin ser molestado. Siempre se dijo que era un prófugo de la justicia, pero en realidad todo el mundo sabía dónde se encontraba.
En la prensa mexicana se publicaron fotografías de César Duarte en sus ranchos y casas.

Existe otra imagen donde aparece en un bar tomando cerveza. Sin embargo, ni la autoridad mexicana ni la estadounidense hicieron lo posible por capturarlo.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados