InicioPortadaNacionalNARCO SE LLEVÓ LAS ELECCIONES

NARCO SE LLEVÓ LAS ELECCIONES

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Chiapas.- Pasaron las elecciones y Morena quedó mágicamente de nuevo con el poder en la gubernatura de Chiapas, de acuerdo al PREP con 78.57 puntos a favor de Oscar Eduardo Ramírez Aguilar, luego que se tuviera una serie de eventos violentos sin precedentes, desde quemas de casas donde se encontraba material electoral, hasta el asesinato de familias enteras que no se quisieron adherir al narcotráfico, auspiciado y permitido todo ello por un gobernador morenista poco querido, Rutilio Escandón Cadenas, quien defendido por López Obrador, asegura que en Chiapas se trabaja de manera positiva, mientras niega la masacre de la familia en el municipio de Chicomuselo y el asesinato de la candidata del Partido Popular Chiapaneco, Lucero López Maza, ambos crímenes cercanos a las elecciones.

Chiapas vive una crisis de inseguridad nunca antes vista, donde al igual que su homólogo Michoacán, destaca por una afrenta directa al libre esparcimiento de los ciudadanos, quienes no pueden ejercer su derecho al voto, ya que durante la presente contienda ante los constantes hechos de violencia y amenazas del crimen organizado, no fueron instaladas al menos 108 casillas, lo que dejó sin la posibilidad de votar a 60 mil 972 ciudadanos, tras realizar la sumatoria del número de votantes por cada casilla electoral, de acuerdo a datos otorgados por el Instituto Nacional Electoral.

Las bajas de casillas ante la violencia desmedida, se implementó en 10 municipios: en el municipio de Bell Vista, hubo reporte de tres, en Chicomuselo, 45; en Amanatengo de Frontera cautro casillas; en Honduras de la Sierra se cerraron siete; en Tila, 12 casillas; en Altamirano, dos; en San Cristóbal de las Casas, cuatro casillas, en Pantelhó, 28 casillas; en Ocozocautla de Espinosa, dos casillas; y en Villaflores, una.

De igual forma, en Pantelhó y Chicomuselo fueron suspendidas por completo las elecciones, ante la situación de violencia e ingobernabilidad, lo que fue corroborado por funcionarios electorales que también fueron amenazados y solicitaron el anonimato.

Fue en Chicomuselo durante los primeros minutos del 31 de mayo, que civiles armados quemaron las instalaciones del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) Chiapas, donde se encontraba todo el material electoral, además se reportó la masacre de una familia de 11 integrantes el 12 de mayo pasado por parte de integrantes del crimen organizado.

Todo indica que no quisieron colaborar con grupos delincuenciales, por lo que fueron masacrados en su domicilio en la comunidad Nueva Morelia. Se trató de seis hombres y cinco mujeres de 15 a 73 años. Los criminales incendiaron la vivienda donde siete de ellos se encontraban dentro, por lo que dos murieron calcinados.

TRÁFICO DE PERSONAS, EL NUEVO NEGOCIO

En Chiapas se registraron picos de violencia que obligaron a las autoridades a frenar la colocación de 108 casillas en 10 municipios, ya que el Estado se ha vuelto zona de combate entre grupos narcos desde hace meses, inicialmente por la disputa del negocio del tráfico de personas en la zona.

Al parecer una célula líder del grupo del cártel de Sinaloa pasó al CJNG, llevándose consigo los territorios, razón por lo que ambos bandos buscan exterminar al contrario y quedarse con la zona de Amatenango de la Frontera, Chicomuselo, Frontera Comalapa, hasta llegar a Motozintla.
Actualmente, Chiapas es el paso de miles de migrantes, por lo que los cárteles de la droga se dedican al secuestro, robo de autos, al narcomenudeo, a la trata de personas y los asesinatos, pues incluso el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) arroja que durante el 2023 hubo un aumento del 32.62 por ciento en el número de carpetas de investigación al presentar 500, en comparación con el 2022 donde se reportaron 377.

ABUCHEADO

Cabe señalar, que durante los comicios y pese a que era de su conocimiento el cierre de las más de 100 casillas, el aún gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, fue abucheado por decenas de ciudadanos tras acudir a votar, quienes gritaban al unísono ¡Fuera! en la sección 1673 instalada en la Universidad del Valle de México, con sede en Tuxtla Gutiérrez, donde frente a medios, reconoció que “se está trabajando muy bien; esta casilla es una muestra de que el pueblo de Chiapas cumple con su obligación cívica de votar”.

A NADIE LE SORPRENDIÓ

Son diversas las investigaciones que indican que el crimen organizado utiliza la violencia política y la coerción ciudadana para ganar contiendas electorales, sobre todo para aquellos partidos políticos que permiten mantengan sus actividades ilícitas, quizá por contubernio, quizá por la imposibilidad gubernamental para hacerles frente, algo que se hizo evidente ante el anuncio de Eduardo Ramírez como el nuevo gobernador de Chiapas, quien cual jefe narco, recibió la noticia rodeado de escoltas que cargaban armas largas, tanto en el salón del hotel como al exterior, incluso a varios kilómetros a la redonda con personal de la Guardia Nacional a su disposición, ante un clima increíble en Chiapas: de paz y compromiso con el —de nuevo— gobierno morenista.

Tras aceptar que la entrega de Chiapas se da entre violencia y un nulo Estado de derecho, Eduardo Ramírez durante su mensaje de presentación como gobernador, dijo que “es un momento muy complicado, ustedes saben lo que pasa en varios municipios”, pero prometió como buen seguidor de López Obrador, que “habrá abrazos, pero no impunidad”.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados